Bienvenido

Si eres nuevo o eres seguidor de este blog, te interesará saber que además de este hay otros blogs míos. Las direcciones están debajo de este texto. En ellos encontrarás desde una corrección de esta historia. A un blog de vídeos y noticias que engloban a todos los blogs que me pertenecen. Tambien puedes acceder al blog dedicado al futuro cómic basado en la historia.

viernes, 24 de junio de 2011

Capitulo 112 , Promesa , part 4

La noche me había cogido cerca de Castellón. Había decidido pararme para descansar en una caseta de hormigón al lado de las vías. Entre en el interior y me quede vigilando, por el lugar donde estaba era improbable que algún infectado llegase hasta a mí. No tarde en quedarme dormido.

A la mañana siguiente me desperté y vi que la lluvia seguía de forma torrencial. Me prepare para seguir el camino que tenía pensado. Tendría que cruzar parte de la ciudad para llegar a las montañas y llegar hasta el caserón de Eva, tenía ganas de verla y llevármela conmigo.

Antes de salir de la caseta comprobé los cargadores y las armas, era casi seguro que iba a tener que usar las armas nada mas llegar.

Salí de la caseta y me monte en el Kuad en dirección a Castellón.

Quince minutos más tarde llegue a la estación de Castellón. La estructura de la estación era similar a la de la estación de Valencia, salí de las vías y circule con el kuad por el andén hasta llegar a la zona de embarque, vi algún que otro tren abandonado y las tiendas de la estación saqueadas. Detuve el motor y deje el kuad aparcado, luego me acerque a pie hacia la salida.

Observe la calle y vi que aquello había sido una zona de guerra total. Había vehículos militares por todas partes y un helicóptero semiestrellado en el suelo con el morro totalmente destrozado, había cadáveres descompuestos por todas partes, casquillos de bala y charcos de sangre reseca. No tarde en imaginarme la escena. De alguna manera intentaron evacuar a la gente en tren y los militares trataron de frenar la horda sin éxito.

Afortunadamente no veía ningún infectado en esa zona, así que volví al kuad, me volví a montar y salí de allí atravesando la zona en dirección a las montañas.

************************************

Durante toda la noche habían estado escuchando la emisión en bucle. Cesar no daba crédito a lo que estaba escuchando.

-De fondo se escucha un helicóptero, pero no están transmitiendo desde dentro, deben estar en alguna torre de radio o emisora-explico Cesar

-Pero... ¿Se puede saber desde donde transmiten?-pregunto Eloy

-No sabría decirte-contesto Cesar

-Pero hay más gente. Por la transmisión se diría que pertenecen a algún refugio, lo que significa mas gente como nosotros-dijo Héctor

-Bueno....., de momento no le digáis nada a nadie sobre esto. No quisiera infundir falsas esperanzas a nadie. Luego vienen las decepciones, y ya estamos demasiado jodidos con el tema de Felicia-dijo Cesar

-Pues de momento lo mantendremos en secreto-dijo Héctor

-Si, de momento si-contesto Cesar

Lidia y Nuria se encontraban en la enfermería con Emilio y Alicia, les estaban cambiando las vendas y comprobando su estado, entonces entro Ana con su hijo en brazos para que Lidia lo pesara.

Lidia cogió al bebe y comenzó a pesarlo en la bascula.

-Ocho kilos y medio, esta en un buen peso. Come bien por lo que veo y esta precioso-contesto Lidia

-Si, ojala su padre pueda verlo otra vez-contesto Ana

-Lo hará, Juanma ya dijo que de paso que iba a Castellón vigilaría el campamento Francés-dijo Lidia

-¿Y que pasara si lo cogen a el también?-pregunto Ana

-Espero que no ocurra eso-contesto Lidia

-¿No volvió todavía?-pregunto Ana

-No, todavía no-contesto Lidia

********************************************

Atravesé la ciudad de Castellón tan deprisa como pude esquivando vehículos y infectados, llegué hasta el camino de montaña y avance por el camino que tiempo atrás recorrí junto a Gustavo y Vicky para llegar hasta el caserón. Mientras recorría la ciudad pude ver el hospital donde nos encontramos con aquellos presos.

Me llevo casi una hora llegar hasta el caserón, nada mas llegar detuve el kuad con un frenazo cuando vi la puerta del caserón abierta de par en par y mas de una treintena de infectados en el exterior y otros tantos dentro del caserón.

-Oh...no-dije yo

Me baje del kuad y dispare al primer infectado que trato de acercárseme. Corrí hasta el porche a medida que disparaba y golpeaba a los infectados que se me cruzaban. Cuando llegue al porche, cruce la entrada de un salto y dispare al infectado que había en medio del salón, luego cerré la puerta detrás de mí.

No tarde en notar los golpes en ventanas y en la puerta.

-¡¡¡¡¡Eva!!!!!-grite esperando una respuesta.

No la hubo.

Grite el nombre de Eva una y otra vez, pero ella no contestaba, subí al piso de arriba y dispare a dos infectados que había en el pasillo. Comencé a abrir puertas en su busca, pero no había ni rastro de ella.

-¡¡¡¡¡¡Eva!!!!!!!-

Decidí ir al sótano y acceder al pasillo del bunker, si Eva seguía viva debía estar allí.

Baje las escaleras y cruce el salón directo a la puerta del sótano. Baje al sótano y baje las escaleras de mano, vi la puerta que daba al bunker y me percate que allí había habido una explosión.

-¿Que coño paso aquí?-pregunte yo

Llegue al pasillo del bunker y comencé a recorrerlo con la pistola en alto preparado para disparar mientras gritaba el nombre de Eva una y otra vez. Llegué hasta la puerta del bunker y llame nuevamente a Eva.

La puerta del bunker se abrió y salió Eva con una escopeta en alto.

-¡¡¡Cuidado!!!,¿Vas a disparar?, llevo un rato gritando tu nombre, estaba claro que era yo-dije yo

En ese momento Eva me abrazo. Me abrazo tan fuerte que casi me dejo sin respiración.

-Pensé que ya no volverías-dijo Eva tratando de besarme, pero yo aparte la cara.

-No hay tiempo. Salgamos de aquí-dije yo

Eva y yo comenzamos a recorrer el pasillo en dirección al sótano por el que se accedía al bunker, una vez en el sótano le pase una de mis pistolas a Eva.

-Aun tengo balas en la escopeta-replico ella

-Guárdatelas, usa la pistola con silenciador-conteste yo

-Te eche de menos, has tardado un poco en volver-dijo Eva con una sonrisa.

-Si bueno. Pero cumplí mi promesa de volver, ¿no?-conteste yo

-Si, eso si-contesto Eva

-Escucha, hay infectados en la casa y fuera. Debemos ser rápidos y no entretenernos, tengo un kuad esperando a unos quince metros del porche, corramos-dije yo preparándome para abrir la puerta del sótano.

Cuando abrí la puerta del sótano me encontré de cara a un infectado y mi primera reacción fue disparar a bocajarro en la cabeza.

Eva y yo comenzamos a correr por la casa hacia la puerta principal, entonces esta se abrió de golpe y comenzaron a entrar infectados, yo comencé a disparar mientras Eva se quedaba detrás de mí.

El cargador se quedo vacío y me pare para recargar.

-Cúbreme-pedí a Eva

Pero Eva cogió una silla y la lanzo por una ventana rompiendo el cristal.

-Vamos, por la ventana-dijo Eva al tiempo que me cubría

Los dos corrimos hacia la ventana y primero salto Eva, luego salte yo. Una vez en el exterior comenzamos los dos a disparar a los infectados que trataban de rodearnos y nos dificultaban la llegada hasta el kuad.

Cuando llegamos hasta el kuad nos montamos y puse en marcha el motor, luego comenzábamos a alejarnos rápidamente de allí mientras Eva lanzaba un último vistazo a su casa. Entonces note como Eva me abrazaba y apoyaba su cabeza en mi hombro.

-Gracias por volver-me susurro al oído

-Nos dirigimos hacia Alcoy, a una prisión donde nos espera el resto de mi grupo. Pero antes pararemos por Picassent para vigilar a unos franceses-dije yo

-¿Amigos tuyos?-pregunto Eva

-No..., son unos cabrones, pero no te preocupes, nos mantendremos bien ocultos-conteste yo.

Comenzamos a alejarnos por los caminos de montaña mientras la lluvia nos golpeaba con fuerza y los truenos rugían, la tormenta se estaba volviendo mas violenta por momentos.

Capitulo 112 , Promesa , part 3

A pesar de la tormenta. Todo el grupo se encontraba fuera asistiendo al entierro de Felicia. Todos estaban presentes. Emilio se mantenía en pie gracias a unas muletas improvisadas que le había hecho Lidia para que pudiese caminar y salir de la enfermería. Todos estaban apenados por esa triste perdida, pero sobre todo Cristina .Cristina había sido testigo del brutal y triste final de Felicia.

Entre Iván y German depositaron el cuerpo dentro del hoyo que habían cavado y luego comenzaron a enterrarla, cuando acabaron se quedaron quietos y German pregunto.

-¿Alguien quiere decir unas palabras?-

-Yo no sabría que decir. Ni siquiera tengo fuerzas para ello-dijo Cesar totalmente abatido.

-Yo lo hare-dijo Héctor

Héctor dio un par de pasos y se situó delante de la tumba. En sus ojos podía verse que estaba apunto de echarse a llorar y su voz era casi temblorosa.

-Apenas había hablado con ella. No puedo decir que la conociese mucho. Pero la veía una chica dulce y buena. Pero no era feliz. Desde lo de su novio se le notaba distante con los demás, hablaba, pero no era como antes. Pero me ha decepcionado porque todos estamos hundidos en algún momento desde que el mundo dejo de ser lo que era y esos seres deambulan de aquí para allá. Pero luchamos. Luchamos por salir adelante y ver un nuevo día. Conservamos la esperanza de sobrevivir a esto. Nos tenemos los unos a los otros y cuando tenemos inquietudes las hablamos y si tenemos un problema tenemos en apoyo de los demás....- Héctor rompió a llorar-....Pero aquí seguimos, esto es lo que nos toco vivir, no se si es algo natural o un castigo de dios o no se que mas, pero ya no importa, el motivo no importa, las causas no importan. Solo importa seguir adelante y tratar de encontrar de nuevo la felicidad. Felicia fue egoísta porque ella no estaba sola, nos tenía a todos. Creo....creo que se por que lo hizo....lo hizo por miedo.....sabe que Álvaro esta vivo, le temía, pero aun así se lo callaba.....no lo decía, debería......joder, debería haber hablado con alguien y contarle la verdad de lo que sentía,...se le podría haber ayudado.....pero eligió el camino fácil y cobarde....quitarse la vida de esa forma.....lo lamento profundamente....pero no puedo comprenderla.....no puedo....-

Héctor no pudo seguir y Lidia comenzó a hablar.

-Estoy con Héctor.....aun así, no puedo culpar a Felicia por lo que hizo.....no fue acertado, pero no puedo culparla...lo único que podemos hacer ahora es recordarla con cariño mientras nosotros permanecemos juntos y evitamos que esto ocurra de nuevo-

Todos asintieron y comenzaron a rezar al unísono por Felicia, para que encontrara la paz que no pudo tener mientras vivía.

Philip observaba al grupo desde la celda en la que estaba encerrado. Había estado escuchando todo lo que había ocurrido desde que escucho el disparo, en ese momento vio pasar por delante de su celda a una pequeña figura acompañada de un perro, era la niña.

-Hola pequeña-dijo Philip

Como sorprendida, la niña dio unos pasos atrás y luego saludo tímidamente.

-Ho..hola-

-¿A donde vas?-pregunto Philip

-¿Porque hablas de esa forma tan rara?-pregunto la pequeña

-Porque soy Francés...-contesto Philip mientras sonreía y se acercaba a los barrotes.

-Tu eres el Francés malo...-contesto la niña

-No soy tan malo.....en realidad soy bueno-contesto Philip con una sonrisa.

El perro comenzó a mirar a Philip y este decidió que no era buena idea sacar los brazos entre los barrotes. No fuese que el perro entrara en algún estado de locura y se los arrancara de cuajo. No se fiaba de ese animal.

-Tu perro es muy grande-dijo Philip

-No es mío, pero a veces el me cuida y yo a el, se llama Yako-dijo la niña

-Mmmmm, Yako, suena a perro fuerte. ¿Como te llamas tu pequeña?-pregunto Philip

La niña pareció dudar, pero al poco rato contesto con una tímida sonrisa.

-Vicky....-

-Vicky, ¿eh?, es un nombre bonito-contesto Philip

Vicky dio un par de pasos al frente y pregunto.

-Si no eres malo. ¿Porque estas encerrado?-

-Porque están confundidos conmigo, pero soy un hombre bueno. ¿Tu has sido una niña buena?-pregunto Philip

-Soy una niña buena-contesto la pequeña dando un par de pasos más al frente.

-Claro que lo eres..., escucha Vicky. ¿Me harías un pequeño favor?-pregunto Philip

-¿Que favor?-pregunto la niña

-¿Sabes donde esta la sala de guardas?, allí están las llaves de aquí. ¿Podrías ir a buscar las llaves y abrirme la puerta?-pregunto Philip sonriendo.

-No se-murmuro la niña

-Sera una buena obra que harás. Aunque si no lo haces. Quizás no seas tan buena como dices y seas mala-dijo Philip intentando engañar a la niña.

La niña puso una mueca de enfado y miro al francés.

-Soy buena...-

-Entonces si eres tan buena ábreme la puerta y déjame salir. Prometo hacerte un regalo si lo haces-dijo Philip mostrando su sonrisa una vez mas.

En ese momento Philip vio entrar a uno de los presos al que reconoció de días anteriores, era ese que había sido un violador. Al verlo hablando con la niña se acerco y miro a la niña.

-¿Que haces hablando con este hombre pequeña?-pregunto el preso

-Me dijo que es bueno y que le deje salir-contesto la niña.

El preso sonrió y dijo.

-Tu mama viene ahora. Ve con ella, yo me quedare hablando con este señor-

La niña se alejo corriendo junto al perro y el preso miro a Philip.

-¿No te da vergüenza engatusar a una niña?-

-¿Y a ti no te da vergüenza ser un puto violador?-pregunto Philip apoyándose en los barrotes y sonriendo.

-Eso fue hace mucho y ya me arrepentí bastante. He pagado mi deuda con la sociedad-contesto el preso.

-Ya. Claro. Es decir que no sientes deseos con tanta mujer y esa tierna niña que corretea por aquí....o esa adolescente que también es bastante tiernecita. Ni siquiera sientes ganas de tirártelas .Venga ya....., un violador siempre será escoria. Nunca dejara de ser un jodido monstruo-decía Philip

En ese momento el preso se lanzo contra los barrotes y agarro a Philip por el cuello.

-¿Y te crees que no se quien eres tu?, ¿O lo que hacen los tuyos en su campamento?, lo se todo. Yo me arrepiento de todo lo que hice. No tengo perdón, lo se. Pero esta es mi redención, donde antes hice daño, ahora hare el bien hasta que llegue mi hora. Pero es normal que una maldita rata como tú no lo entienda. Te pudrirás aquí Franchute-

Philip se limito a sonreír y el preso lo soltó, luego le dio un empujón.

-Cuando salga de aquí. Veamos si eres tan valiente como para hablarme así-dijo Philip

-Cuando salgas de ahí, con mucho gusto te sacare a hostias al exterior para que converses con los podridos, veamos si con esos tienes los mismos humos. Gilipollas-dijo el preso

Philip se dio media vuelta y comenzó a cantar algo en Francés mientras con las dos manos hacia movimientos como dirigiendo a una orquesta.

Cuando la noche llego la tormenta había amainado, pero aun llovía. El grupo se encontraba cenando en el comedor. Amparo y Elisa habían expuesto la idea de construir un huerto para plantar hortalizas y Narciso quería construir un corral para los conejos y las gallinas que llevaban en uno de los furgones.

Héctor y Eloy habían acabado de cenar y lo primero que hicieron fue volver a la centralita para seguir con la radio.

-Creo que estará lista en unos días, aun así no creo que funcione a la perfección. Es algo vieja la radio-dijo Héctor

-No me jodas. Entonces estamos trabajando para nada-contesto Eloy

-No. Porque podremos pillar las transmisiones de los franceses y saber que traman o pillar frecuencias cercanas de supervivientes que necesitan ayuda. Ya escuchaste a Juanma. Quiere traer a todos los supervivientes que pueda, y para ello necesitamos la radio-contesto Héctor

Héctor cogió un par de cables y los junto, en ese momento la radio crepito con un sonido.

-¡¡¡Coño!!! funciona-exclamo Eloy

-Si. Pero solo podemos escuchar, y nadie sabrá que estamos a la escucha-contesto Héctor

En la radio se escuchaba un ruido similar a las aspas de un helicóptero y la débil voz de lo que parecía ser un hombre.

-Aquí Alfa desde la madre pájaro, responda nido ochenta y uno. Repito, aquí alfa desde madre pájaro, responda nido ochenta y uno....-

Héctor y Eloy se miraron.

-¿Que significa esta transmisión?-pregunto Eloy

-Se repite. Podría ser un mensaje en bucle. Me es imposible localizar la procedencia-contesto Héctor

-¿Y a que crees que se refiere con nido ochenta y uno?-pregunto Eloy

-Así con esa definición....., podría ser un campamento o un refugio-contesto Héctor

-¿Supervivientes?-pregunto Eloy

-No me cabe duda. Pero la pregunta es si son como nosotros o ratas saqueadoras-contesto Héctor

-Quédate aquí. Voy a informar a Cesar-dijo Eloy

Eloy salió corriendo de la sala y Héctor se quedo a solas mientras seguía escuchando el mensaje, la voz parecía la de un hombre joven de origen Andaluz y estaba claro que retransmitía desde un helicóptero, si eran supervivientes probablemente estarían cerca de una ruta de escape.

Capitulo 112 , Promesa , part 2

Cuando Cesar volvió a la celda con las toallas, vio que Lidia había cubierto el cuerpo con una sabana. Felicia había muerto. Todos lloraban la perdida. No tardaron en llegar Andrea y Luci a ver que había ocurrido.

-¿Que paso aquí?-pregunto Andrea mirando la comitiva que se había formado fuera de la celda.

-Felicia se ha suicidado-dijo Lidia cogiendo la pistola con la que Felicia se había suicidado y mostrándosela a Andrea y a Luci.

-¿Y como lo hizo?-pregunto Luci

-Me pidió el arma para ir a practicar tiro. Al dársela se la metió en la boca y disparo. No sabía que iba a hacer eso-contesto Cristina.

Cuando Zulema apareció por allí. Sandra le corto el paso.

-¿Que ocurre?-pregunto Zulema- Estaba en la ducha y escuche un disparo-

-Felicia se ha suicidado. No te asomes, no es nada agradable-contesto Sandra

-Es una pena que una chica tan guapa se vaya así-contesto German mirando el cadáver.

-¿Donde podemos enterrarla?-pregunto Lidia

-Aquí fuera. No muy lejos al otro lado del muro hay un descampado-dijo German

Lidia se puso en pie y miro a Iván. Este enseguida supo lo que Lidia iba a decir y se marcho. Al poco rato apareció con un par de palas y picos y las repartió entre German, Cesar y David.

-¿Yo también?, ¿ahora te fías?-pregunto German con ironía

-Tú estas fuerte al parecer. Así que a cavar la tumba de la chica-contesto Iván

Los cuatro salieron fuera y comenzaron a caminar en dirección a la puerta que llevaba al exterior mientras los demás envolvían el cuerpo de Felicia en unas sabanas y posteriormente la alzaban para sacarla al exterior.

******************************************

La lluvia había hecho que no los sacasen a trabajar ese día. Fuera se podía ver a los militares descansando por orden directa de Roache.

Jorge se encontraba en su tienda de campaña acompañado por Garrido y el japonés Hanzo, el cual había sorprendido a todos conociendo varios idiomas, eso lo convertía en alguien valioso para Roache.

Por lo que había visto Jorge. Hanzo se manejaba muy bien con armas blancas y en el cuerpo a cuerpo, lo que le recordaba a los movimientos de un samurái. En ese momento entro Jean, un francés del ejército de Roache. Este comenzó a hablar en francés y Hanzo tradujo palabra por palabra.

-Mandan a un grupo a Castellón y quieren voluntarios-

-¿para qué es el grupo?-pregunto Jorge

-Según uno de los nuevos reclutas. Este residía en Castellón y ha revelado que en las montañas hay una casa con una especie de bunker subterráneo lo bastante grande como para refugiarnos allí, al estar lejos de la ciudad los infectados apenas se acercan y Roache piensa que podría ser un buen refugio, Roache opina que podría mandar allí una avanzadilla para comprobar la zona y ver si es tan segura como dice el recluta-siguió explicando Hanzo

-¿Quien va?-pregunto Jorge

Jean asintió y le paso una lista con cinco nombres. En la lista podían leerse los nombres Benjamín, Jaques, Zoran , Esteve y Jean. Luego Jean dijo algo en francés y Hanzo asintió enseguida traduciendo.

-Necesitan uno más-

Jorge negó con la cabeza- No, hoy es mi día libre-

-Voy yo entonces- contesto Garrido

Garrido se puso en pie y salió de la tienda siguiendo a Jean hasta un jeep donde esperaban los demás. Pudo ver a Lazarevick que no paraba de reír y hacer gestos de movimiento de penetración, seguramente estaba contándoles a los demás como había abusado de la chica pelirroja o de la francesa rubia. Jorge sintió repulsa de aquel hombre y pensó en la chica que dejo escapar.

-Ojala este bien...- pensó para si mismo

Sole seguía en el mismo estado al cuidado de Magda y Natacha.

Natacha había estado los últimos días sustituyendo a Sole para mantener relaciones sexuales con Lazarevick, aunque mas que relaciones eran autenticas violaciones y Natacha volvía siempre con moratones y restos de semen en la ropa y en la cara. Pero Natacha apenas se inmutaba, era como si se contuviera. Magda no pudo contener más sus preguntas y comenzó a preguntar.

-¿Como es posible que aguantes tanto?-pregunto Magda

-¿De que sirve hundirse?, mira como a quedado Sole, esta totalmente ida, no habla, no come, no hace nada. Lazarevick pronto querrá llevársela al picadero de nuevo, se esta cansando de mi. Ya lo dijo- contesto Natacha

-Eso no contesta a mi pregunta, ese tipo es un monstruo que os viola con violencia, os pega y aun así a ti te veo entera-dijo Magda

-Ese hijo de puta no es la primera vez que me folla y trata como una mierda, cuando me metieron aquí, la primera vez que me sacaron para el picadero.....lo hicieron Roache y Lazarevick. Se turnaban para follarme, correrse dentro de mí y golpearme. Son monstruos Magda. Yo estuve como Sole desde aquellos días, luego cambiaron por algunas chicas y a mi me dejaron para los otros, logre salir de ese shock y asumir esto mientras planeaba como hacérselo pagar. Mientras Lazarevick me folla y me golpea, yo para mis adentros me rio, me descojono. Porque a la menor oportunidad me los pienso cargar a ellos y a todo hijo de puta que se me cruce de este campamento, soportando lo insoportable me hago fuerte y cuento los días buscando la oportunidad-dijo Natacha

-¿Oportunidad?, ¿que oportunidad?-pregunto Magda

-La que llegara. Solo se que tendremos que estar preparadas para entonces-dijo Natacha

En ese momento escucharon la voz de Sole. Pero esta sonaba débil. Natacha se planto delante y acerco su oído a la boca de Sole.

-Cuenta conmigo, ya no voy a sufrir mas, aguantare y se la devolveré-

Desde el interior del granero Zapico y los otros observaban como algunos de los soldados se preparaban para partir en alguna misión. Pero eran solo seis, los demás permanecían en sus puestos.

-¡Mierda!, si no se van todos lo tendremos difícil para escapar-dijo Toni

-No podríamos aun así. Recuerda que Jorge esta con ellos, si escapamos seria obvio que iríamos al parque de bomberos y ese traidor los llevaría hasta allí-contesto Paco

Zapico se quedo mirando a Paco y asintió.

-Cierto. No me fio de lo que me dijo-

-Entonces... ¿Que haremos?-pregunto Félix

-Solo nos queda esperar. Además. También tendremos que liberar a las mujeres de la casa, lo que implica más tiempo. Seriamos un gran grupo demasiado visible-contesto Paco

-Yo no pienso irme sin mi mujer-contesto Miguel

Zapico miro a Miguel y enseguida le comprendió, si Ana estuviese ahí no se marcharía dejándola atrás.

El vehículo con los seis soldados encabezados por Lazarevick no tardo en salir del campamento en dirección a donde quisiesen que fuesen. Y aun así, a Zapico y a los otros no les gustaba nada eso.

**********************************************

Me subí al Kuad y puse en marcha el motor. Sabía que el fuerte rugido atraería a infectados hacia mi posición, tenia que darme prisa. Cruce toda mi antigua calle y llegue a la calle principal donde debía torcer a la derecha, nada mas llegar a esta vi a cinco infectados a la izquierda que enseguida se alertaron con el sonido del motor y comenzaron a acercarse mientras yo me alejaba.

Seguí recto esquivando cadáveres, infectados y vehículos abandonados. Ya estaba cerca del parking al que me dirigía.

Pase por delante de una plaza que había antes de llegar al parking y allí vi a varios infectados golpeando una puerta debajo de un balcón, quizás buscaban a alguien en el interior de aquella casa. Aunque yo no veía a nadie. Probablemente fuese quien fuese el que estuviese allí dentro estaría ya muerto. Los infectados que golpeaban la puerta no tardaron en reparar en mí y comenzaron a andar con paso rápido hacia mí.

Pase a toda velocidad por delante de la plaza y llegue hasta el parking, me acerque a toda velocidad hasta la puerta de hierro que tenia que cruzar y vi que estaba cerrada con candado.

Yo me baje del kuad al tiempo que observe que la horda que golpeaba la puerta comenzaba a acortar distancias conmigo. No tenía mucho tiempo. Saque el arma y apunte al candado.

Dispare y la bala destrozo el candado haciéndolo caer al suelo. Le di una patada a la puerta y esta se abrió. Cuando pretendí volver al kuad vi a uno de los infectados casi subido encima.

Volví a efectuar un rápido disparo y este impacto en la clavícula del infectado haciendo que este se tambaleara y cayera al suelo de espaldas.

Con un salto me subí al sillín y volví a poner en marcha el motor, note como el infectado del suelo me agarraba de la pierna y cerraba sus fauces en mi espinilla sin éxito mientras ya casi tenia a otros dos encima. Me sacudí al que había intentado morderme y luego dispare a los dos que tenia cerca, estos dos cayeron al suelo y yo pise en acelerador. Salí disparado y las ruedas traseras pasaron por encima de la cabeza del que me había intentado morder, el sonido de su cráneo al romperse casi que se escucho más que el motor.

Subí el kuad a las vías del tren y seguí recto en dirección a Castellón mientras la lluvia me golpeaba con fuerza y los truenos ensordecían el ruido del motor.