Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Capitulo 135 : El convoy, part 3


Eva estaba junto a la camilla donde Lidia se encontraba. El aparato al que estaba conectada emitía pitidos que revelaban el estado de Lidia, el mismo aparato que la mantenía con vida. Eva no podía dejar de mirarla.
-Lidia…no se si me oyes, muchos dicen que las personas en coma escuchan a los demás cuando les hablan. No se si será verdad porque yo nunca he estado en coma. Debes saber que hemos perdido a mucha gente en un asedio de esas cosas, Juanma todavía no ha vuelto y el grupo se esta dividiendo… Gorka ha sugerido que nos marchemos de aquí, eso implicaría dejarte aquí e irnos sin esperar a los que están fuera. Yo no estoy de acuerdo, pero creo que todos se lo plantean- Eva hizo una pausa para limpiarse las lagrimas que comenzaban a surgir de sus ojos.-Perdona. Ya sabes como es nuestra situación, como para no llorar- Eva sonrió y continuo hablando- Si te cuento esto es para que sepas que yo no voy a dejarte aquí, si ellos se marchan yo me quedare contigo, cuidare de ti y esperaremos a los demás-
Eva se inclinó sobre Lidia y le dio un beso en la frente y seguidamente puso sus manos sobre la mano derecha de ella.
-Yo no te abandonare-
*********
El furgón conducido por Emilio se detuvo delante del hospital de Alcoy. Los No Muertos  estaban mas hacia el centro de la ciudad, al menos en su mayoría. Eso les daba una ventaja, tenían que ser rápidos y saquear lo que tenían que saquear del hospital. Con toda seguridad allí dentro en el hospital habría mas de esos seres.
-Espera…-dijo Dennis abriendo la parte trasera del furgón para sacar el armamento que llevaban. Este saco un AK-47 y se lo pasó a Emilio.- No se cuantos podría haber ahí dentro ni el trayecto que hay hasta el almacén de medicamentos…¿Tienes la lista de Nuria?-
-Aquí la tengo-dijo Emilio mostrando la lista que Nuria les había dado.

Las puertas del hospital estaban abiertas de par en par. La amplia recepción parecía un vertedero. Había sillas y mesas montando una barricada en la entrada a urgencias mientras que en un rincón había varias bolsas para cadáveres amontonadas, lo más perturbador de estas era que estaban ocupadas. Cuando pasaron cerca de ellas, algunas se sacudieron con violencia. En el interior de estas el ser pugnaba por salir de aquel encierro eterno.
-Joder…-murmuro Emilio al ver el movimiento de las bolsas.
-No te sorprendas tanto, cuando todo empezó a ocurrir… antes de que se dijese que los muertos volvían a caminar y que se supiese que era la mordedura, los heridos acudían todos al hospital, los que morían primero pasaban a llenar la morgue donde poco después se reanimaban y masacraban al personal. Lo peor vino cuando el asunto se descontroló. Había muertos por los pasillos y estos se reanimaban enseguida. La misma situación se vivió en todos los hospitales. La gente se pensaba que estos eran seguros…se equivocaron-
Ambos comenzaron a subir las escaleras y vieron el cartel que señalaba lo que había en cada planta, este estaba tirado en el suelo. Emilio se arrodilló para inspeccionarlo y vio donde estaba el almacén de medicamentos. Este estaba en la tercera planta, con suerte esta no había sido saqueado del todo y podrían conseguir algo.
Subieron hasta que llegaron a la tercera planta y allí vieron el almacén, la puerta estaba cerrada y cuando Dennis trató de abrirla se dio cuenta de que esta estaba cerrada desde dentro. Dennis dio un par de golpes y enseguida unos golpes desde dentro respondieron a los suyos. Era evidente que al otro lado de la puerta había uno de esos seres, este había sido atraído por los golpes de Dennis.
-Aquí hay uno-
Emilio se puso frente a la puerta con la espalda pegada a la pared y apuntó hacia la puerta del almacén. La cual, Dennis se estaba preparando para abrir. Los golpes eran cada vez mas seguidos y a estos se sumaron los gritos del infectado que había a otro lado.
-¿Estas listo?-preguntó Dennis mirando a Emilio.
Emilio asintió con la cabeza y Dennis le dio una patada al pomo de la puerta. Este salió disparado y un celador salió disparado del interior, tenía el uniforme empapada en sangre reseca. Emilio ni siquiera se lo pensó, disparó a bocajarro y la cabeza del celador muerto estalló, el cuerpo salió disparado hacia atrás y se estrelló contra una estantería donde montones de cajas de pastillas comenzaron a caer sobre el. Seguidamente comenzaron a escuchar ruidos por todo el hospital. El ruido del arma de Emilio había delatado su posición y pronto se verían asediados por más de aquellos seres.
Emilio comenzó a llenar su mochila con cajas de morfina, era lo más importante que buscaban, mientras que Dennis llenaba su mochila con antibióticos, este solo sacaba lo del interior y lo envolvía en el prospecto para que no ocupara mas espacio del necesario en la mochila.
-Ya tengo cargada mi mochila.¡¡¡Vámonos!!!-dijo Emilio colgándose la mochila al hombro y amartillando su fusil. Estaba dispuesto a reventarle la cabeza al primero de esos bichos que asomara su putrefacta cara por allí.
Dennis hizo lo mismo y ambos salieron del almacén con la mercancía que habían ido a buscar. Por el final del pasillo a sus espaldas vieron a una enfermera que avanzaba hacia ellos tropezándose con todo, la enfermera en vida habría estado algo rellenita en vida. La enfermera tenía un gran boquete en el estomago, allí anidaba una cantidad considerable de gusanos que hacían bullir la carne negruzca del ser. Justo unos metros por detrás, las puertas dobles del pasillo se abrieron y más seres con pinta de civiles entraron en tromba. Algunos de ellos eran más rápidos. Ambos comenzaron a correr por el pasillo, de vez en cuando, Dennis se daba la vuelta para descargar sobre aquellos seres una ráfaga de munición. Dennis estaba demasiado nervioso como para acertar en las cabezas de los infectados.
Comenzaron a bajar las escaleras rápidamente en dirección al furgón. Pronto llegaron a la recepción. Fue entonces cuando Emilio se sacó la mochila de encima y se la pasó a Dennis, este había dejado de disparar y cogió la mochila.
-¿Qué cojones estas haciendo?- preguntó Dennis estupefacto.
-Corre hacia el furgón y ponlo en marcha. Yo voy al aparcamiento del hospital, tengo que robar una ambulancia-
-¿Cómo sabes que quedan ambulancias?-
-No lo se, pero da la vuelta para recogerme por el otro lado-
Emilio salto la barricada que bloqueaba el pasillo de urgencias y comenzó a correr mientras que Dennis se dirigía hacia el furgón. Por el hospital, los ruidos y gemidos se iban intensificando.
********
Félix y los demás se habían pertrechado con todo lo que se iban a llevar en su viaje. Este iba a ser largo, muy largo. Alcoy estaba lejos de allí. Todos estaban de acuerdo en seguir la corazonada de Félix. De alguna manera habían confiado en ella y creían que allí encontrarían al resto.
Natacha estaba echando una última ojeada a su arma, quería que estuviera en buen estado y que esta no la dejaría tirada en un momento de necesidad. Un momento de necesidad como podría ser estar rodeados de una horda de infectados.
-Bien. Ya podemos irnos, pasaremos por la autopista para ver si podemos hacernos con un vehículo o algo- sugirió Félix.
-El atasco es grande. Lo malo es que el blindado que conseguimos lo tuvimos que dejar atrás. Podríamos haberlo usado-dijo Magda .
-Lo habríamos dejado antes o después. En Alcoy no se puede entrar si no es por puentes. Un vehículo tan grande seria difícil que pasara por allí. Por ejemplo, cuando nieva es casi imposible salir de allí. Lo que necesitamos es un vehículo ligero como un coche o un furgón- explicó Emilio a medida que salían por la puerta de la casa.
Los primeros en salir fueron Toni, Félix y Natacha, eran los que más experiencia tenían en combate. Fuera no había nadie, los infectados no estaban por allí. Iba a ser fácil llegar hasta la autopista, esperaban que fuera igual de fácil llegar hasta Alcoy.
*******
Emilio llegó hasta la recepción de urgencias. Al otro lado del mostrador la recepcionista se había percatado de la presencia de Emilio y trataba de pasar por encima del escritorio que estaba tras la ventanilla, esta se había puesto frenética cuando vio aparecer a Emilio.
Emilio no hizo caso del ser y fue directo al aparcamiento en busca de una ambulancia, era lo que necesitaban si querían trasladar a Lidia.
Había varias bolsas para cadáveres ocupadas por un cuerpo, también vio un helicóptero del ejercito, un superpuma. Quizás, si Jorge hubiese estado allí habría sabido pilotarlo, pero en ese momento el único interés que podría tener en ver a Jorge era para pegarle un tiro para hacerle pagar cara su traición.
Emilio pasó del helicóptero y vio una ambulancia del samur, era lo que había estado buscando. Emilio corrió hasta ella y lo primero que hizo fue asomarse por la ventana del conductor, este aun estaba allí al volante, aunque de el solo quedaban los huesos. Emilio abrió la puerta y saco de un tirón el esqueleto, las llaves seguían en el contacto.
-Por favor, que funcione-
Emilio saltó al interior de la cabina, cogió las llaves en el contacto y las giró. El motor ni se movió. El motor estaba muerto.
Fue en ese momento cuando apareció Dennis con el furgón y se acercó a donde estaba el.
-¿Qué coño estas haciendo?-preguntó Dennis con desesperación.- Tengo a un jodido grupo de esas cosas oliéndome el culo, estarán aquí en unos momentos, no hay tiempo que perder, olvídate de la puta ambulancia-
-Pero…-trató de replicar Emilio.
Emilio no tardó en ver a la horda de unos veinte infectados aparecer por el aparcamiento. Emilio lanzó una última mirada a la ambulancia y con un juramento se lanzo al interior del furgón. Dennis pisó el acelerador y salieron rápidamente de allí, en la huida atropellaron el cuerpo de un adolescente que se cruzó con ellos. Mientras se alejaban, Emilio miró la ambulancia mientras para si pensaba que tenía que volver a por ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario