Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Capitulo 135: El convoy , part 2


La urbanización vio el amanecer con tranquilidad. Félix y Toni habían estado turnándose para vigilar mientras las chicas dormían. La primera en despertar había sido Natacha, esta estaba en la cocina preparando algo de café. Iban a tener un largo viaje por delante. No había No Muertos por la zona, ni siquiera parecía que los hubiese cerca.
Natacha sacó un mapa de la comunidad Valenciana con varios puntos rojos marcados.
-¿Qué es esto?-preguntó Félix.
-Es un mapa que tenía Roache. Lo usaba para localizar puntos de interés. Son lugares con altas vallas o grandes muros. Quería montar varios campamentos y estar comunicados por aire-
-No sabía eso- dijo Toni sentándose en una silla.
-Hay muchas cosas sobre Roache que no sabéis. Ese cabrón tenía mucha ambición, espero que este por ahí jodido o con una bala en la cabeza-
-Mirad eso de ahí-dijo Félix señalando un punto rojo en el mapa.
Natacha lo miró y se quedó extrañada, no sabía a que se refería Félix.-¿Qué es eso?-
-Alcoy. Es una ciudad con algunos sitios de interés. Murallas y demás. Si Roache lo tenía marcado es porque tenía cierto interés. Los nuestros son listos y tengo una corazonada de que pueden estar allí-
-Yo creo lo mismo. Deben estar allí. Lo malo es el problema de podridos, su numero será elevado, la población antes de la pandemia era de unos 60.000 habitantes. Así que imaginaros la que nos espera-
-¿Crees que merece la pena acercarse?-preguntó Natacha.
-Acabas de decir que Roache quería usar el desplazamiento aéreo. ¿No?-preguntó Félix.
-Si- respondió Natacha sin saber muy bien a donde quería llegar su compañero.
-Alcoy es conocida como la ciudad de los puentes. La peculiar orografía marcada por barrancos, que condicionaron el urbanismo y las ampliaciones sucesivas, hicieron necesaria la construcción de estos puentes. Además de los pequeños puentes que formaban la antigua red viaria (el puente de Penáguila, el de Cocentaina y el puente viejo de San Roque), que datan de los siglos XVII y XVIII, hay otros menores que fueron edificados para permitir el acceso a las industrias situadas en la orilla del río Riquer.-
Toni se quedó sorprendido con la explicación de su compañero. Se notaba que Félix sabía cosas de Alcoy.- No sabía que sabías tanto de geografía-
-Cuando corría en bici fui varias veces…coño…parece que ha pasado una eternidad desde todo eso. Por ejemplo, si mi intuición no me falla… Roache tenía pensado volar esos puentes, ya que es prácticamente el único acceso a la ciudad. No seria mala idea si no fuera porque Roache era un jodido loco-
-¿Creéis que los vuestros están allí?- preguntó Natacha mirando a Toni y a Félix.
-Pues deberíamos ponernos en marcha desde ya. Alcoy nos pilla a tomar por culo de aquí y nos llevara un par de días o más, pongamos un máximo de seis o diez. Todo dependerá de nuestro trasporte y las vueltas que tengamos que dar- explicó Toni.
Cuando Magda y Sole se despertaron se pusieron en marcha yendo a pie. Iban a tardar en llegar, pero valía la pena intentarlo.
*******
Iván, Luci, el chico y yo nos habíamos adentrado en Castalla. Las calles estaban llenas de basura. Algunas de las casas estaban cubiertas de vegetación debido al paso del tiempo. Nadie se había ocupado de cuidar aquello, supuse que algún futuro incendio arrasaría el pueblo algún día.
Ninguno de los tres perdía de vista al chico, este parecía que sabía muy bien hacia donde iba. Tenía una gran sonrisa que daba a entender que íbamos en la dirección correcta. Cuando llegásemos a su casa quizás tendríamos respuestas del significado del bloc de dibujo y del paradero de Ray. Llegamos a una casa residencial enorme, tan grande que seguramente pertenecía a la persona más rica de la población. La reacción de Fidel fue soltarse de la mano de Luci y entrar corriendo dentro de la casa. Nosotros tres hicimos lo mismo y entramos con las armas en alto dispuestos a disparar contra lo primero que representara un peligro contra nosotros.
-¿Dónde coño se ha metido ese crio?-preguntó Iván.
Luci trató de gritar su nombre, pero yo le negué con la cabeza. Aquello no seria buena idea. Tendríamos que buscarlo por el interior de aquella casa. Mientras caminábamos por los pasillos podía ver cuadros de familia, en ellas aparecía el mismo hombre que había dibujado en el bloc de dibujo, este estaba junto a una mujer y una chica rubia de unos veinte años, era bastante guapa. Los cuadros tenían gran cantidad de polvo, lo que significaba que allí hacía tiempo que no había nadie.
En ese mismo momento escuchamos un ruido en el piso de arriba, eran como unas campanillas.
-Creo que esta arriba-dijo Iván señalando hacia unas escaleras.
Los tres subimos las escaleras con cautela y nos vimos en medio de un pasillo parecido al de los cuadros, salvo por la diferencia de las ventanas que teníamos a nuestra derecha, las cortinas ondeaban con el viento del medio día, era un aire fresco y limpio. Allí mismo no había ni rastro del olor a muerte al que ya nos habíamos acostumbrado. Por el pasillo nos encontramos con un triciclo de color rojo y azul, seguramente había pertenecido a Fidel cuando este era mas pequeño. Volvimos a escuchar el sonido de las campanillas, este venia de más adelante. Caminamos poco a poco hacia delante y llegamos a una puerta abierta, era de un color blanco, aunque esta estaba ennegrecida por el polvo y la ceniza que en algún momento se había colado por las ventanas.
Entramos en la estancia y vimos que era una habitación infantil. Había varios peluches, un tobogán y balones de futbol y baloncesto, las paredes estaban llenas de dibujos colgados. En un lado de la habitación estaba Fidel con una pandereta en las manos, mientras Luci lo vigilaba, Iván y yo nos quedamos mirando la cantidad de dibujos que cubrían las paredes de la habitación.
En los dibujos se veía a la misma chica del cuadro posando. Se veía a mas niños dibujados, uno de los dibujos me llamo la atención, se veía un cuerpo en el suelo y una mancha de color rojo en la cabeza del protagonista del dibujo.
Iván cogió el dibujo y lo descolgó de la pared-¿Que opinas?-
-Que le han abierto la cabeza de un golpe- contesté.
Algo me llamo la atención en ese momento, había una piedra encima de una estantería junto a unos muñecos de He-man. Me acerqué a la estantería y cogí la piedra, esta tenía una mancha de color rojo reseca. Era sangre.
-Esta es el arma homicida- murmuré.
-Mira este dibujo de aquí-dijo Iván llamando mi atención.
Miré el dibujo y vi algo que me dejo boquiabierto. Se trataba del mismo hombre de otros dibujos, pero había algo diferente en el, detrás de su silueta había una especie de sombra con ojos rojos.
-¿Qué crees que significa esto?-pregunté yo descolgando el dibujo para observarlo con más atención.
-Se podría decir que esa sombra representa al diablo…-respondió Iván.
-Este hombre parece el padre de familia, pero no entiendo que tiene que ver una cosa con la otra. Quizás el padre del chaval sea un hijo de puta de manual. Si es así y el hijo lo ve como en este dibujo. No entiendo como puede querer volver con su familia-
-Ni idea, pero aquí no hay nadie. Creo que vinimos para nada-dijo Iván.
En ese momento escuchamos un ruido que venia del exterior, nos asomamos por la ventana y vimos un frondoso jardín con altas hierbas. Aquello parecía una selva. Entonces vimos algo que nos dejo parados, un par de hombres avanzaban por el jardín en dirección a la casa, en un principio creímos que eran No Muertos, pero estos iban demasiado bien vestidos y sus ropas estaban limpias, fue entonces cuando uno de los hombres me resultó familiar, volví a mirar los dibujos y fue en ese momento cuando reconocí al hombre. Era la misma persona.
-¿Qué hacemos?-preguntó Luci ocultándose mientras trataba que Fidel no hiciera ningún ruido.
-Es el mismo tío de los dibujos- dije en voz baja.
-Entonces si es el mismo tío…significa que es el padre del chaval-dijo Iván preparando su arma para disparar en caso de que fuera necesario.
No tardamos en escuchar el ruido de los pies en el interior de la casa. Los pasos avanzaban hacia nosotros, venían directos.
-Ocúltate en ese armario con el niño-le señalé a Luci mientras Iván y yo ocupábamos posiciones de combate.
Luci hizo lo que le dije. Iván y yo tumbamos la cama para que formase una cobertura y nos situamos detrás, habíamos hecho ruido pero nos daba igual, esas personas sabían que estábamos allí.
Los dos hombres no tardaron en aparecer en el marco de la puerta con las manos en alto, estos iban inmaculados. Fue en ese momento cuando el tipo de los dibujos nos miró de hito en hito y sonrió.
-Buenas tardes. Tenemos que hablar. Tengo entendido que traían a mi hijo Fidel. Yo soy Manuel Hidalgo. Dr. Manuel Hidalgo y el es mi hermano Pablo-dijo señalando al otro hombre.
De repente la puerta del armario se abrió y Fidel salió corriendo a abrazar al hombre que se había presentado. Nosotros no dejábamos de apuntar. No entendíamos como sabían tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario