Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 23 de diciembre de 2011

Capitulo 134: Perturbado , part 3


Hacía ya un buen rato que habíamos dejado atrás el internado. Tenía ganas de dejar a Fidel con su familia y volver a la prisión para poder abrazar a Lidia. No sabia muy bien el porque, pero tenía un mal presentimiento, era algo que me oprimía el pecho. Mientras caminaba sentí como una punzada en el pecho, eso hizo que me parara de golpe. Luci me vio y se acercó a mí para ver que me pasaba.
-¿Qué ocurre?-preguntó Luci mirándome fijamente.
-Tengo una sensación extraña…no se, es un mal presentimiento que no me abandona-contesté mientras miraba en la dirección que estaba Alcoy.
-Supongo que es normal, el mundo ha cambiado y no para bien precisamente. Dejemos al niño con su familia y volveremos a la prisión. Tranquilo, estarán bien-
-Si…tienes razón-contesté yo.
Reanudamos el camino, pero yo no podía quitarme esa sensación de mal estar de encima. Sabía que algo no andaba del todo bien, pero no sabía que podía ser.
*********
La comida que el viejo había preparado era muy diferente a la que estaban acostumbrados a comer. No se trataba de ningún potingue de color verde. Era sobretodo embutido y queso. Por unos momentos aquello parecía una merienda familiar, pero no lo era, ahí estaba ese hombre contándoles batallitas de su juventud sin apartar las manos de su rifle. Iba a ser difícil escapar de allí con aquel viejo armado, no podrían dar mas de dos pasos sin que aquel hombre les disparara.
-Papa- comenzó a decir Sandra- Necesito ir al baño-
El viejo la miró y se puso en pie.- Vamos-
-Papa, prefiero que me acompañe Iñaki- contestó Sandra intentando librase de aquel viejo.
El viejo miró a Paco y sonrió.- Esta bien… supongo que hay cosas que solo se le pueden contar a un hermano, pero no tardéis-
Paco y Sandra se pusieron de pie y comenzaron a alejarse en dirección a los arboles. Cuando estuvieron entre los arboles, mientras Sandra se ocultaba detrás de un árbol para simular que orinaba, Paco se quedó a la vista de aquel viejo. Este pudo ver como aquel viejo había levantado el arma en dirección a ellos.
-¿De que va esto?-preguntó Paco.
-La prisión donde están los demás esta en aquella dirección. Tenemos que escapar de aquí, una vez lleguemos allí estaremos a salvo- contestó Sandra- Dime que tipo de rifle es y el alcance que tiene-
-El alcance no lo se. Pero se trata de una escopeta deportiva de cañones superpuestos Lamber 12, es un modelo español de 1987. Desde esa distancia no podría acertarnos y se carga de forma manual, lo que le restaría un tiempo precioso-
-Gracias por la información… pero no necesitaba tanta. ¿Nos da tiempo a escapar?, ¿si o no?-
-Si, diría que si. Al menos si somos mas rápidos que el-
Sandra se asomó un poco por el lado del árbol y vio al viejo con el rifle en alto apuntando hacia ellos. Dispararía en el momento que los viera salir corriendo, pero lo tenían que intentar.
-Prepárate para correr, a la de tres.- Sandra miró una vez mas al viejo y comenzó a contar- Uno, dos y …¡¡¡Tres!!!-
Sandra se puso de pie y ambos comenzaron a correr entre los arboles, no tardaron en escuchar los disparos.
Mientras corrían huyendo. Paco contaba los disparos, esas escopetas solo podían cargar seis cartuchos, y ya había disparado tres. Luego tendría que cambiarlo de forma manual y eso también le restaría tiempo, a eso había que sumarle el que el viejo era mas lento que ellos, jugaban con ventaja.
*************
La noche en la prisión había pasado lenta. Narciso había sido trasladado a la enfermería de psiquiatría donde se estaba retorciendo de dolor frente a la mirada impotente de Gorka. El cual observaba a su viejo amigo retorcerse, la morfina había terminado de hacerle efecto del todo. Pronto entraría en shock si no hacían algo, en ese momento entró Nuria.
-¿Qué ocurre?-preguntó Gorka.
-Estuve buscando en el almacén. Encontré morfina, cuatro ampollas-dijo Nuria sacando una ampolla para inyectársela a Narciso.
Nuria inyectó el contenido de la ampolla en el brazo sano de Narciso. Pronto este dejo de moverse y se quedó quieto.
-¿Cómo va la cosa por ahí fuera?. ¿Alguno reconocible de los nuestros?- preguntó Gorka.
-Solo los cadáveres de Cuchillo, Amparo y Ángela. No hay ni rastro de los cuerpos de Elisa y ni de Darío-dijo Nuria recogiendo.
-¿Dónde vas ahora?-preguntó Gorka.
-Tengo que curar a Álvaro. Eva le disparó, también tiene unas pequeñas quemaduras-contestó Nuria.
-Ten cuidado con ese loco-
-Lo tendré-
Nuria salió de allí y se dirigió al pabellón donde dormían todos. Avanzó hacia la celda de Álvaro donde estaba esperando Gálvez para protegerla. Los demás habían montado en el exterior una hoguera con los cuerpos que habían podido encontrar, seguramente entre ellos estaban los cuerpos de Elisa y Darío, pero eran todos irreconocibles. La explosión había arrasado con todo. Según Almudena, Darío estaba sobre el camión cisterna cuando lo hizo explotar, las posibilidades de encontrar su cuerpo eran difíciles.

Álvaro estaba en el interior de la celda esperando a que Nuria llegara. Este sonreía cuando la vio aparecer.-Llegas tarde, ¿quieres que me desangre o que?-
Nuria entró en la celda con el material necesario mientras Gálvez apuntaba a Álvaro con el arma.-No quiero ni un movimiento raro, si lo haces te agujereo la cara-
Nuria comenzó a curar a Álvaro mientras este no dejaba de mirar a Gálvez. El no podría hacer nada para escapar de allí.

En el exterior estaban llevando a cabo los funerales de los cuerpos recuperados. Eva comenzó a decir unas palabras.
- No conocía mucho a ninguno de los fallecidos, pero ellos murieron cuando yo había asumido el mando de la prisión. Es indudable que la mayor parte de la culpa es mía, no supe protegeros bien y ellos pagaron las consecuencias- los ojos de Eva de humedecieron a consecuencia de las lagrimas – La culpa esta pudiendo conmigo, os necesito para superarlo, necesito vuestro perdón-
-¿Por qué te atormentas?-preguntó Alicia mientras acunaba al bebe en sus brazos.
-Porque no supe ser una líder en momentos de necesidad. Y mi error les ha costado la vida a varias personas-
-Si no hubieses sido tú. Otro habría asumido el mando y el resultado podría haber sido el mismo o peor. Es tontería echarse las culpas uno mismo por esto. Lamenta su muerte si quieres, pero no digas que es culpa tuya- dijo Almudena entrando en la conversación.
-Siento que todo es mi culpa- dijo Eva dejándose caer de rodillas en el suelo.
Cristina se acercó a ella y la abrazó con fuerza. Ese era un momento para estar todos unidos y no dejarse vencer por nada. Eva necesitaba todo el apoyo del mundo en esos duros momentos.
*********
A Ramiro se la habían jugado. Ahora sus dos hijos corrían huyendo de el. Sentía una descarga de adrenalina casi irrefrenable, tenía que darles caza y darles un castigo ejemplar. Se detuvo un momento para recargar los seis cartuchos de su rife de caza, no tenía intención de disparar a matar, pero en el momento que tuviera a la vista a uno de los dos abriría fuego. No los seguía muy de lejos, así que ellos no podían haberse alejado demasiado.
En aquella zona no había sonidos de ningún tipo y Ramiro era un buen rastreador, sabía que no andaban muy lejos, estaban cerca, muy cerca.

Sandra tuvo que detenerse para descansar y Paco tuvo que detenerse también, se habían ocultado entre unas rocas cuando vieron aparecer al viejo. Paco miró a Sandra y le pidió que guardara silencio, luego este cogió una piedra grande del suelo, mucho más grande que su mano.
-¿Qué vas a hacer?-preguntó Sandra en voz baja.
-Voy a cargarme a ese cabronazo- respondió Paco.
El viejo estaba de espaldas a las rocas y Paco aprovechó para salir del escondrijo. Este comenzó a acercarse sigilosamente con la piedra en la mano, estaba dispuesto a golpear a aquel viejo, quería matarlo.
Se fue acercando poco a poco y cuando estuvo cerca le lanzó la piedra a la cabeza, esta golpeó al viejo en la cabeza y este se tambaleó hacia delante. Luego Paco se lanzó contra el y le pegó una patada en la espalda, el viejo cayó al suelo y seguidamente Paco comenzó a darle golpes en la cabeza con la piedra. La furia de Paco crecía, solo paró cuando Sandra lo detuvo.
-Vámonos…-
Los dos se alejaron corriendo del cuerpo del viejo. No sabían si estaba muerto o no, pero lo mas seguro era que si, seguramente lo había matado, nadie podía sobrevivir a tantos golpes de una forma tan rabiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario