Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 23 de diciembre de 2011

Capitulo 134 : Perturbado , part 2


El viejo detuvo el vehículo en lo que parecía un gran descampado rodeado de arboles, la hierva del suelo era artificial y se podían ver algunos banderines por el suelo, entonces Sandra divisó unos agujeros en el suelo. Aquel lugar era un campo de golf. Era increíble que con el tiempo que había pasado aquel lugar pareciese tan intacto.
-¿Recordáis este lugar?, aquí se conocieron papa y mama de jóvenes. Hacía mucho tiempo que no veníamos aquí, justo desde que aparecieron los grises, pero esto va ha cambiar muy pronto. Vendremos aquí mas a menudo a disfrutar del sol y del aire fresco, por aquí esos grises no se acercan, por precaución no haremos mucho ruido. Aun así yo no os quitare los ojos de encima, sois mis hijos y os voy a proteger-
Paco y Sandra se miraron mientras se preguntaban lo mismo: “¿Nos protegerás también de ti mismo maldito loco?”.
-Venga. Ayudadme a montar el mantel…¡¡Oh!!, perdón Iñaki, ahora te quito las esposas-
El viejo abrió la puerta del asiento trasero para que Sandra y Paco pudieran salir. Cuando estuvieron fuera, este le quitó las esposas a Paco, este estuvo apunto de golpear al viejo y salir de allí corriendo junto a Sandra, pero deshecho la idea rápidamente, no era muy sensato.
El viejo sacó una cesta del maletero y comenzaron a preparar el mantel entre los tres, mientras lo hacían, Sandra pudo ver como aquel hombre sonreía de felicidad, por un momento sintió compasión por aquel hombre, el fin del mundo lo había convertido en un perturbado peligroso con constantes brotes psicóticos, realmente había cosas peores que los infectados.
**********
Emilio se asfixiaba, ese encierro estaba acabando con el, no podía mas. Se removió en el pequeño espacio para mirar por la pequeña rejilla, no podía ver a los infectados, seguramente se habían marchado la gran mayoría, quizás fuera el momento adecuado para salir de allí.
-Tenemos que salir de aquí- dijo Emilio mirando a Dennis.
-¿Ves alguno ahí fuera?-preguntó Dennis.
-Aquí no, pero se les oye al otro lado de la barra. Tendremos que ser rápidos-respondió Emilio tocándose las piernas para comprobar lo dormidas que estaban.
Ambos tenían el cuerpo dormido y eso era una desventaja a la hora de salir corriendo. Los infectados eran lentos pero más numerosos, allí dentro podía haber pocos, pero el exterior era otra cosa, podría estar plagado, por otro lado estaban débiles y tenían que recoger a Gregorio.
-Bueno…¡¡¡vamos allá!!!-
Emilio abrió la puerta de golpe y se lanzó al exterior seguido por Dennis. Estos rodaron sobre si mismos y se pusieron de pie apoyándose en los estantes. Al otro lado de la barra pudieron ver cinco infectados, estos no parecieron percatarse de la presencia de los dos humanos. Estos permanecieron agazapados detrás de la barra mientras Emilio susurraba el nombre de Gregorio. Cuando llegó al pequeño armario donde este se había ocultado, abrió la puerta y un olor a podrido le golpeo en la cara, Emilio se lanzó hacia atrás y estuvo apunto de lanzar un grito. En el interior del armario estaba el cuerpo sin vida de Gregorio, este presentaba un enorme corte en la garganta y en su mano había una navaja. Aquel pobre muchacho se había suicidado, no había podido soportar la presión. El hedor era insoportable, era una mezcla entre descomposición, heces y orina. Emilio había pasado por algo similar, pero lo de Gregorio tuvo que ser mucho peor, no quería ni imaginarse el suplicio que había pasado aquel chaval.
-Venga, no te entretengas- dijo Dennis agarrándole del hombro.
Los dos se pusieron de pie y saltaron al otro lado de la barra, fue entonces cuando uno de los infectados los vio y avanzo hacia ellos. Dennis lo recibió con una patada y el infectado salió volando hacia tras, este acabó chocando contra una mesa y con un fuerte “crack” este se partió en dos por el tronco.  Los otros infectados se percataron de su presencia y comenzaron a avanzar hacia ellos.
-¡¡¡Salgamos de aquí!!!-gritó Dennis
Los dos salieron corriendo de la cafetería, nada más salir, la luz del solo los cegó. Había infectados a ambos lados de la calle, empezaba una vertiginosa huida por las calles de Alcoy.
***********
Después de muchas vueltas Félix y Toni por fin habían llegado al parque de bomberos, pero su sorpresa fue ver el lugar. Podían imaginarse que el grupo ya no estaría allí, que estos se habían marchado, lo que no se esperaban era ver que la nave donde estaba aquel arsenal estuviera completamente demolida y que una gran capa de polvo cubriera toda la zona.
-¿Qué crees que pasó aquí?- preguntó Toni bajándose de su moto.
-Quizás lo volaron. Por lo que sabemos ellos sabían de la existencia de los franceses. Se imaginarían que andaban detrás de ese arsenal, así que decidieron joderles volando el puto almacén-
-Muy buena esa Sherlock. ¿Pero donde se han metido?-
-No hay huellas de neumáticos tampoco que nos puedan dar una pista…y es obvio que no nos han dejado una nota para decirnos donde están- Félix se quedó un rato pensativo y luego miro a Toni.- Se me ocurre algo, desandemos el camino que hicimos, volvamos a Picassent y empecemos por la comunidad-
-¿Por la comunidad?, ¿Por qué allí?-preguntó Toni estupefacto.
-La ultima vez que estuvimos todos juntos fue allí, quizás hayan vuelto todos o alguno que sepa donde están-
-¿Y si no están allí tampoco?-preguntó Toni cada vez mas confuso.
-No perdemos nada, lo único malo es que nos acerca demasiado al campamento gabacho otra vez, pero no creo que el hijo de puta de Roache se atreva a volver. Ese tipo debe estar ya muy lejos de aquí-
-Bien. Volvamos sobre nuestros pasos- contestó Toni con una sonrisa.
Ambos se pusieron en marcha nuevamente volviendo por donde habían venido. Félix tenía razón, si en el parque de bomberos ya no estaban, quizás en la comunidad si, no perdían nada por intentarlo, lo único que Toni no quería, era caer de nuevo en las sucias zarpas de Roache.
Por su parte, Félix tenía la sensación de que pronto darían con una pista que los llevaría de nuevo con sus compañeros. Tenía ganas de reunirse con todos ellos, de estar todos juntos como antes. Era algo que necesitaba.
**********
Los muros de la urbanización estaban semiderruidos, las puertas abiertas de par en par y por el suelo podían verse varios huesos amarillentos y cuerpos casi en los huesos. Sole le dio una patada a un cuerpo y este sonó como si golpeara un fardo de paja, seguramente había alcanzado ese estado al estar tanto tiempo al sol. Las tres chicas estaban en una urbanización.
-Creo que esta es la urbanización de la que Félix nos hablo cuando lo encontramos solo en la carretera, mucho antes de que nos cogieran-
-No parece muy acogedora. ¿No os parece?-preguntó Natacha con una sonrisa.
-Tuvieron un problema con una horda de esos seres. Les superaron rápidamente. Al menos así lo contó Félix- respondió Sole.
Magda se aupó por encima de los muros y comprobó mejor las calles de la comunidad, solo pudo ver muy pocos infectados.
-Creo que podremos limpiarlo en pocas horas y ocupar alguna casa-
-Si, para un tiempo creo que no estará mal-respondió Sole.
Las tres mujeres entraron en la urbanización, a veces algún infectado se acercaba, pero era rápidamente abatido por Sole o Natacha. En pocos minutos habían limpiado toda la zona hasta que encontraron una casa que encajaba con sus gustos, se trataba de una casa grande, realmente era la que estaba mas intacta de la comunidad, las demás casas estaban casi quemadas y presentaban grandes agujeros en la fachada, sin embargo esa casa era perfecta, era como si nadie la hubiese ocupado antes ni tratado de ocultarse en el interior en el momento del asedio.
Las tres chicas entraron en el interior de la casa con las armas en alto. El interior no olía a podrido, lo que significaba que no había ningún infectado allí dentro, sin embargo olía a cerrado. Alguien había trabajado amueblándola antes de que pasase todo. Sobre la mesa vieron una carpeta con unas fichas con fotos de los posibles dueños de aquella casa, eran un matrimonio joven que tenían dos niños mellizos. En otra hoja ponía un informe sobre los dos adultos.

“Vivian en Valencia capital, lograron escapar del punto seguro ubicado en la plaza de toros. Han pasado las pruebas de actitud y personalidad y se les ha adjudicado esta casa.
Ella trabajaba en una inmobiliaria y el era cartero. Aquí recuperaran sus puestos de trabajo, los mismos que tenían antes del Apocalipsis. Ocuparan esta casa en dos semanas aproximadamente.”
Por una nueva vida en la comunidad, atentamente el alcalde:
Jacinto

-Pobres desgraciados, nunca la ocuparon, seguramente están por ahí dando tumbos o con una bala en la cabeza- murmuró Natacha mientras inspeccionaba los cargadores de sus armas.
-¿Qué haces?-pregunto Magda.
-Voy a hacer una ronda por aquí. No había muchos podridos, pero ya sabéis como son, basta con que noten nuestra presencia para que acudan como moscas a la miel-
Natacha salió por la puerta y se alejó calle abajo. No quería llevarse una sorpresa desagradable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario