Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 9 de diciembre de 2011

Capitulo 132 : Plan propio, part 4


Estefanía temblaba de miedo también, pero mantenía firmemente el arma en alto, apuntando a sus compañeros. Yo seguía apuntando a Rey mientras los demás me miraban, poco a poco, todos los demás fueron bajando el arma. Esto hizo que Rey perdiera los nervios y comenzara a gritar.
-¡¡¿Qué coño estáis haciendo?!!, ¿Por qué le hacéis caso a el?, el no es nadie, es un jodido adulto forastero. Yo mando aquí. ¡¡¡¡yo!!!!-
En ese momento vi como Cayetano se acercaba a el y con la culata de su AK-47 le golpeaba en el estomago y lo derribaba, cuando vi que pretendía dispararle lo detuve.
-No lo hagas. No cargues con esto en tu conciencia-
-Este cabrón dejo embarazada a Gloria contra su voluntad. Se la tenía jurada desde entonces, esta es mi oportunidad-
Yo le cogí el arma y lo miré.- No vale la pena. Ve y reúnete con ella, te debe estar esperando-
En ese momento escuchamos murmullos entre la multitud que nos rodeaba.
-¿Qué ocurre?-pregunté.
-Ayer. Gloria y otras chicas desaparecieron sin dejar rastro. No sabemos donde están, creemos que se escaparon-dijo una chica que estaría embarazada de unos cuatro meses.
Mas murmullos…
-¿Es la primera vez que ocurre algo así?-pregunté.
-No…- contestó otra chica.
Un nuevo arranque de ira hizo que Cayetano apuntara nuevamente a Rey.
-¡¡¡Tu!!!. ¿Qué has estado haciendo con ellas?-
Rey sonrió desde el suelo, poco después estallo en carcajadas.
-Las vendí. Siempre las vendí-
Cayetano comenzó a darle puñetazos y patadas. Yo me lancé sobre el y los separe, momento que Rey aprovechó para salir corriendo hacia uno de los vehículos que había allí, lo puso en marcha y se marchó.
-No vale la pena matarlo Caye…- miré en ese momento a uno de los chicos.-¿Dónde están mis amigos?-
El chico me hizo un gesto con la cabeza para que lo siguiera. Comencé a seguirlo hasta que llegamos a un patio, allí había unas estacas entre un montón de leña, y atados a las estacas estaban Iván y los demás chicos. Ni rastro de las chicas.
-Rey pretendía quemarles. Los drogó antes de atarlos- me dijo el chico.
Corri hacia ellos y me plante ante David y Héctor.- ¡EH!, estoy aquí. ¿ Me veis?- pregunté dándoles palmadas en las mejillas.
-Quería hacerlo esta noche- el chico señaló una estaca vacía- Esa iba a ser para ti. Rey tenía su propio plan, iba a traicionarte-
-Llama a más gente y que me ayude a desatarlos. ¿Cuándo se les pasaran los efectos?-
-En unas horas. Las chicas están…-
-¿Dónde?-le interrumpí.
-En la habitación de Rey. Las llevó allí para…-
-No sigas, liberadlas también. Que descansen. ¿Y el niño deforme que nos acompañaba?- pregunté interesándome por Fidel.
-Esta en un cobertizo-
-Sacadle de allí. Llevadlos a todos al Hall y darles de comer y de beber-
El chico asintió y yo me quede sentado a los pies de lo que iba a ser la gran hoguera. Poco después mis compañeros fueron llevados al hall, vi a las chicas y a Fidel. El chico sonrió cuando me vio y yo le devolví la sonrisa, se notaba que se alegraba de verme. Yo me alegraba de verlos a todos, al final todo había salido bien, solo nos quedaba descansar y recuperar fuerzas antes de seguir hacia la familia de Fidel. Pronto tendríamos que abandonar la seguridad de aquellos muros y meternos de nuevo en el infierno.
**********
Con el amanecer, todos los que habitaban la cárcel, pudieron comprobar con horror la enorme horda que rodeaba la prisión. Había No Muertos de todo tipo, algunos estaban totalmente deteriorados por el paso del tiempo. Otros estaban hinchados a causa de los gases internos. Era una visión muy poco alentadora. Eva bajó rápidamente por la escalera de mano de una de las torretas y comenzó a dar órdenes.
-Situad los furgones en los puntos más débiles de los muros y en las puertas. Los autobuses nos servirán de barricada- Eva se paró junto a Gorka y le puso las manos en los hombros.- Coge a la niña, al perro y a los heridos y llévatelos a lo mas alto del pabellón de psiquiatría, quedaros callados y si los muertos entran os ignoraran-
-Pero yo quiero defender los muros-
-Gorka. Aun no te recuperaste de tus heridas y ellos te necesitan. Eres el único hombre joven que queda aquí. Quiero que te ocupes tu de ellos y …-fue en ese momento cuando Eva cayó en la cuenta de que no podrían mover a Lidia.
-¿Qué ocurre?-preguntó Gorka estupefacto.
-No podemos mover a Lidia…-
Ambos escucharon como Darío movía uno de los autobuses y lo situaba en la entrada principal, por la misma que trato de escapar Philip atravesándola y que hasta entonces la habían mantenido cerrada con maderos y muebles.
-Si entran estaremos jodidos- aseguró Gorka.
-No te quedes aquí. Tenemos cosas que hacer.- Antes de que Gorka echase a correr, Eva lo llamo nuevamente.- Ármate con todo lo que tengas a mano, pero que no se acerquen a la niña. ¿Me oyes?-
Gorka echo a correr, cogió a la niña de la mano y seguidos por Yako se perdieron en el interior del pabellón.

Todos estaban nerviosos, especialmente Eva. Era ella quien se estaba jugando el todo por el todo en aquella situación. Ella había asumido el mando en aquel momento, si fallaba y alguien moría, aquello sería algo que la perseguiría el resto de su vida, lo que esta diera de si al menos. Seguramente querría morir. Mientras Eva caminaba no podía evitar pensar en multitud de posibilidades para salir de allí todos y hacerlo ilesos, pero había gente que no estaba allí y que podrían volver en cualquier momento, no podían irse sin mas.- Juanma. ¿Qué coño haces?, vuelve de una puta vez-
Todos la llamaban a voces. Eso la estaba estresando, había demasiada carga sobre sus hombros en ese momento.

Gorka recorrió los pasillos del pabellón junto a la pequeña y el perro. Cuando pasaron por delante de la celda de Álvaro, este comenzó a llamar a Gorka a voces.
-¡¡Eh!! Sácame de aquí. No me dejes aquí tirado, cuando los bichos entren estaré jodido-
Gorka se paró de golpe y le susurró algo a la niña, luego se acercó a los barrotes mientras la niña se abrazaba al perro.
-Si entran… estaré encantado de ver como te arrancan los cojones a bocados pedazo de mierda-
-Al menos dame un arma para defenderme- Álvaro juntó las manos a modo de rezo- Dejarme así no es humano-
-¿Y tu?, ¿tu eres humano?-preguntó Gorka sonriendo con cierta maldad. No le importaba nada de lo que pudiera pasarle a ese tipo, por el podía pudrirse en el mismísimo infierno.
-No me dejes así Gorka. Por favor. No me dejes… somos amigos-
-Que te follen Álvaro-
Álvaro se quedó allí solo, contemplando como Gorka se alejaba con la niña. Quizás allí los podridos no pudieran entrar, pero el no podría salir, estaba condenado de todos modos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario