Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 9 de diciembre de 2011

Capitulo 132 : Plan propio , part 1


La noche había llegado y Alicia junto a los demás esperaba fuera a que la operación de Lidia terminara, a ser posible con éxito. En ese momento la puerta se abrió y apareció Nuria. Todos pudieron echar un rápido vistazo al interior y ver a Lidia tumbada en una camilla conectada a un aparato que la ayudaba a respirar, esta estaba en todo momento vigilada por Eva. En otra camilla estaba Narciso, su brazo había desaparecido por debajo del codo.
-¿Cómo ha ido?-preguntó Alicia
Nuria se quito los guantes manchados de sangre y miró los demás con una expresión de angustia- Esta en coma. He hecho todo lo que he podido, pero su futuro ya depende de ella y de sus ganas de vivir. No se lo que tardara en despertar, podría despertar en unas horas, unos días, unos meses…-
-O podría no despertar nunca- la interrumpió Cristina.
Nuria asintió con la cabeza-Así es-
-Cuando Juanma vuelva se va ha llevar un buen mazazo. Su novia se debate entre la vida y la muerte- dijo Ángela.
-¿Y como crees que se lo tomara Cesar?. Alexia fue asesinada por ese cabronazo que esta en esa celda de allí- dijo Gorka señalando hacia la celda donde se encontraba Álvaro, el cual al escuchar a Gorka contestó con un sonoro- Te he oído…-
-¡¡¡¡Me importa una mierda que me oyeras!!!!, ¡¡¡y será mejor que te calles antes de que te saque los huevos por la garganta!!!-
-Olvídalo Gorka. No vale la pena. Ese mamon recibirá su merecido cuando los demás vuelvan- replicó Darío mirando al joven.
-¿Y que pasó con Narciso?-preguntó Almudena.
-Tuve que amputar por debajo del codo. Le suministré la última dosis de morfina que me quedaba. Ahora si, estamos completamente jodidos. No tenemos de nada y Emilio y los demás siguen sin volver- contestó Nuria lacónica.
-Emilio y los otros están muertos. Sandra y la cría están muertas y Juanma y los otros… también lo están. Todo se ha ido a la mierda desde que estamos en este puto lugar. ¿No se supone que aquí estaríamos a salvo?- Gorka comenzó a ponerse de los nervios – Tenemos que irnos, largarnos de esta mierda de lugar y que les den a los que no estén. Nadie les obligó a irse-
La puerta de la enfermería se abrió de repente y por ella salió Eva lanzándole una mirada muy poco amistosa a Gorka.- No nos iremos. Nos quedaremos aquí. Este es nuestro hogar ahora. Además, confió en las habilidades de los que se fueron, están vivos. Solo tenemos que esperarlos. Por el momento. Yo asumo el mando-
-Eso debería ser una votación- replicó Gorka.
-Todos estamos de acuerdo con quedarnos y que Eva nos lidere- dijo Darío mirando a Gorka después de pasar la mirada por cada uno de los presentes.
-Esta bien. Como queráis-
En ese momento escucharon como los comunicadores crepitaban. Les estaban mandando un aviso desde las torretas. Gorka y Almudena fueron los primeros en salir corriendo.
-¿Quiénes están ahí en las torretas?-preguntó Almudena.
-Amparo y Elisa-

Cuando llegaron y subieron a las torretas se encontraron con los rostros aterrorizados de las dos chicas.
-¿Qué cojones pasa?-preguntó Gorka.
Amparo tragó saliva y señalo hacia el exterior. Allí Gorka y Almudena vieron varias siluetas tambaleantes que avanzaban hacia los muros de la prisión
-¿Cómo nos han encontrado?- quiso saber Elisa.
-Serian las explosiones de cuando las alcantarillas…es fácil que el sonido rebotara y al estar todo en silencio hayan sabido llegar- contestó Gorka.
-¿Qué hacemos ahora?, ya tenemos muchos problemas- Almudena miró fijamente a Gorka.
-Avisa a los demás. Hay que asegurar los muros y todas las entradas-
-Espera, estos muros son impenetrables- Elisa comenzaba a ponerse nerviosa.
-Pero hay verjas. Recuerda que cuando el Gabacho escapó atravesó una de las verjas, esta la aseguramos como pudimos. No resistirá las acometidas de esos bichos- explicó Gorka.
-¿Por qué nos pasa esto justamente ahora?- preguntó Elisa por lo bajo.
-Porque vivimos en un mundo de mierda. Avisa a los demás, necesitamos a todo el mundo trabajando- dijo Gorka mirando a Almudena- E informa a Eva. Ella esta al mando ahora-
**********
Estábamos llegando al internado cuando las ruedas delanteras del camión de SEUR reventaron. Sentí un arranque de rabia, bajé del vehículo y le di una patada a una de las ruedas.
-Joder, lo que nos faltaba. Así tardaremos más-
-¿Qué hacemos ahora?-preguntó Cayetano.
-Debemos seguir a pie. Lo que nos complica un poco las cosas. Tenemos algunos kilómetros hasta el internado y los No Muertos son más numerosos que nosotros, no quisiera tener que encontrarme con una horda-
Los demás comenzaron a bajar de la parte trasera del camión, estaban desarmados y asustados. Todos me miraban con recelo y desconfianza, de la misma forma que miraran a un secuestrador.
-Estamos cansados-dijo uno de los chicos.
-No habéis caminado ni nada parecido, así que no me vengáis con tonterías de cansancio. Volved al interior y quedaros quietecitos- pude ver como Estefanía me miraba, entonces le pedí que se acercara.
-¿Qué quieres?-
Me alejé un poco con ella para hablar en privado mientras no quitaba ojo a los demás.
-Siento haberte apuntado antes, pero no tenía opciones-
-Me amenazaste con matarme-
-Formaba parte de mi plan. Tus compañeros no colaborarían si no pensaban que esto era un secuestro. De lo contrario, si creen que son mis rehenes colaboraran, si te lo cuento es porque necesito que confíes en mi. Solo Cayetano y tú lo sabéis-
En ese momento escuché los gritos de algunos chicos, lancé una mirada rápida y vi a uno de los chicos salir corriendo alejándose del grupo. Me dio tiempo a gritarle a Cayetano que vigilase al resto antes de salir corriendo.

El chico corría entre los arboles conmigo pisándole los talones. Era rápido, mucho más que yo, le estaba perdiendo el rastro.
-¡¡¡¡Detente!!!!. No te alejes Antonio- le grité, pero el muchacho no prestaba atención, seguía corriendo rápidamente sin mirar atrás y la oscuridad de la noche dificultaba las cosas. Iba tan concentrado persiguiendo al chico que no me di cuenta de la silueta que se cruzaba por delante de mi. Choqué contra un cuerpo blandengue y ambos caímos rodando al suelo.
Aquel ser no tardo en echarse sobre mi con intención de morderme. Mientras forcejeaba con aquella cosa con una mano, con la otra traté de sacar la pistola de mi cintura, pero no estaba, la había perdido seguramente en el choque. Estaba indefenso ante aquél ser y sin ver donde se había metido Antonio. Flexione una rodilla entre mi y el monstruo e hice toda la fuerza que pude para lanzarlo lejos de mi. Con las pocas fuerzas que tenía y la poca visión que tenía, hice un esfuerzo y empujé al ser hacia arriba. Este se estrelló contra un árbol, con gran rapidez rodé sobre mi mismo y me aparté. Al alzar la vista vi otras tantas siluetas tambaleándose en entre los arboles y en la oscuridad.
-Joder…-
Fue en ese momento cuando escuché los gritos de Antonio. Corrí hacia ellos y llegué a una zona donde había varios de esos seres sobre unas piernas que se movían frenéticamente. Ya era tarde para el muchacho. Me di media vuelta y comencé a correr hacia el camión. Cuando me vieron aparecer como alma que llevaba el diablo se me quedaron mirando atónitos.
-¿Qué ocurre?-preguntó Cayetano.
-Todo el mundo en marcha…- me detuve jadeando- Hay podridos que se nos acercan, vamos moveos-
-¿Y Antonio?- preguntó uno de los chicos agarrándome del hombro.
-Muerto. Corred ya. Maldita sea –
Todos comenzamos ha correr a medida que No Muertos salían de entre los arboles. Correr por allí en medio de la oscuridad no me gustaba nada. Era peligroso, extremadamente peligroso. Mientras corríamos me estaba preocupando de no perder a ninguno mas. Vi como Estefanía tropezaba y yo retrocedí para ayudarla a ponerse de pie.
-No te quedes atrás-
**********
Los ojos de Jorge se quedaron abiertos de par en par cuando vio lo que quedaba del campamento, no había ni rastro de nadie. Solo había cadáveres de infectados y soldados.
-¿Qué demonios ha pasado aquí? ¿Y quienes son estos tíos?- preguntó Hanzo mirando el cuerpo de alguien al que no conocía.
Jorge se puso en cuclillas al lado e inspecciono el cuerpo. No era un hombre de Roache, pero tampoco era un No Muerto. Jorge miró a Hanzo.- Creo que los asaltaron-
-¿Te refieres a que estos tipos atacaron a Roache?, que huevos le echaron… A todo esto.¿ Donde esta Roache?-
-Ni idea. Pero no parece que este por aquí- dijo Jorge poniéndose de pie y mirando a su alrededor.- Puede que este muerto, lo que para mi seria un favor. Pero… ¿Y mis amigos?. Aquí no veo sus cadáveres. Es muy posible que Roache se los haya llevado, aunque lo dudo-
-No lo se. Pero aquí ya no hacemos nada. Propongo que nos larguemos y nos busquemos la vida-
-Busquemos a Roache- dijo Jorge.
-¿Estas loco?- Hanzo estaba sorprendido por la decisión de su compañero.
-No. Pero ese loco tiene en sus manos una bomba nuclear. Hay que quitársela de las manos y por supuesto agujerearle la cara-
Hanzo sonrió- Se la tienes jurada. ¿No?-
-Muy jurada-

No hay comentarios:

Publicar un comentario