Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 2 de diciembre de 2011

Capitulo 131: Avaricia , part 4


Luci miraba con odio al muchacho que se masajeaba los genitales mientras la miraba. De vez en cuando, este se pasaba la lengua por los labios de forma obscena. Luci sintió en esos momentos la necesidad de tener su katana en las manos, atravesar el cristal y cercenarle los genitales a aquel niñato repelente. Luci apartó la mirada de el y le levanto el dedo central mientras por lo bajo murmuraba.
-Que te den puto criajo-
Los demás estaban tratando de mantener la calma en aquella pequeña habitación donde el calor de la tarde comenzaba a ser totalmente asfixiante.
-¡¡¡Voici plus chaud que d'un sauna putain!!!- exclamó Philip en Francés.
Uno de los chicos golpeo el cristal.- ¡¡¡Tu!!!, el gabacho. ¿Qué has dicho?, o hablas en un idioma que todos entendamos o te callas-
Philip se puso en pie y movió la mano para que el chico se acercara al cristal.
-¿Qué?, ¿Qué quieres?-
-Decía que : Chupondole Ta mère est la queue du diable en enfer o lo que es lo mismo, que tu madre se la esta chupando al diablo en el infierno-
La cara del muchacho se puso roja de ira y corrió hacia la puerta con intención de abrirla y golpear a Philip. Era el momento que el francés había estado esperando, rápidamente hizo lo mismo y cuando la puerta se abrió, el alargo el brazo y agarró al chico con una fuerte llave y seguidamente le arrebato el AK-47, luego le puso el cañón del fusil en la cabeza al muchacho, los otros no tardaron en apuntarle.
-¿Qué coño estas haciendo?, vas a estropearlo todo-dijo Iván
-Suéltalo y cálmate-dijo David tratando de evitar que Philip disparara el arma y los condenara a todos.
-Juanma no va a volver. Estará muerto, si no salimos por nuestra cuenta, no saldremos nunca-
En ese momento escucharon un disparo y cuando todos se giraron vieron a Rey con una pistola en las manos. Este había disparado al aire y ahora apuntaba a Philip.
-Que todos salgan de ahí. Esto esta durando demasiado- ordenó Rey haciendo un gesto con la pistola.
Todos salieron de la sala y se quedaron de pie en mitad del pasillo, allí les apuntaban con los AK-47. Philip había soltado al chico y se había apartado a un lado mientras dos chicos más le apuntaban.
-¿Dónde nos llevan?-preguntó Héctor.
-¿No es evidente?, esto es como los campos de exterminio de Auschwitz. Cuando estaban apunto de perder se deshacían de los judíos. Nos van a fusilar- dijo Hawkins.
-Dudo que estos niñatos sepan quienes eran los nazis o donde esta Auschwitz- contestó Iván.
Los chicos los obligaron a caminar por el pasillo hasta un hall, allí los separaron chicos de chicas. Mientras que a las chicas les ponían unas esposas, a las chicos se los llevaron al exterior. David miró a Andrea mientras se alejaban mientras se preguntaba a que venía todo aquello.
**************
Estaba agotado. Había dejado atrás a la horda, pero estos me seguían todavía. No tardarían en llegar hasta donde yo estaba. El calor era sofocante y mis gemelos estaban cargadísimos. Me deje caer de rodillas en el asfalto jadeando. No podía quedarme ahí a la vista, pero necesitaba descansar. Con paso rápido me lance al interior de una tienda y alcé el arma por si aparecía algún no muerto. Pero nada de eso ocurrió. Se trataba de una ferretería, había cristales y tornillos por el suelo, probablemente la habían saqueado con anterioridad, aunque no estaba seguro que podrían estar buscando en la ferretería que pudiera servirles en el apocalipsis, no quise pararme a indagar sobre el pasado de aquella tienda, no había tiempo, el primer grupo de no muertos ya había llegado a la entrada de la ferretería y me buscaban.
No sabia si me olían o no. Estos permanecían fuera y yo los observaba escondido detrás del mostrador deseando que no dieran conmigo. El primer grupo paso de largo y los siguientes comenzaron a pasar por delante de la ferretería. Aquello parecía un festival del horror. Algunos estaban quemados y otros estaban completamente deformes. Algo que me hacía pensar que se habían acercado demasiado a un incendio o algún deposito del que brotaba algún tipo de acido. Pude ver una mujer que se paro justo delante del cristal y comenzó a husmear buscando algo de vida en el interior, a mí. Otro no muerto mas se unió a la mujer y ambos comenzaron a mirar en el interior, luego se sumo otro más. Era innegable que sabían que en el interior de la ferretería había vida, pero por algún motivo no se acercaban a la puerta, después de un rato estos parecieron perder el interés y siguieron adelante.
La procesión de no muertos parecía que no se iba a acabar nunca, era increíble como pasaban y pasaban cada vez más. Alguno se quedaba mirando hacia la ferretería, pero no hacía nada, simplemente pasaban de largo. Comencé a relajarme y me quede detrás del mostrador. Fue entonces cuando escuche el sonido de un motor acercándose, algunos no muertos cambiaron su dirección y fueron directos al origen del ruido. Escuche una frenada y varios golpes, vi entonces un camión de SEUR irrumpir en la calle, cuando vi a Cayetano al volante me alegre, se habían percatado de la dirección que había tomado gracias a la horda.
Salí de un salto de detrás del mostrador y Salí corriendo hacia el exterior, aun a sabiendas del peligro que corría estando tan expuesto en medio de una horda tan sumamente enorme.
La primera en verme fue Estefanía, esta dio un grito y comenzó a disparar contra los no muertos que me bloqueaban el paso, yo hice lo mismo.
Estábamos montando un jaleo tremendo y los que habían pasado de largo hacia rato, volvían en dirección a nosotros, sumándose a los que venían tras el camión.
-¡¡¡Arranca!!!-grité.
Cayetano piso el acelerador y el motor rugió al tiempo que yo me lanzaba en plancha hacia la parte trasera del camión, me di un fuerte golpe y estuve apunto de caer, pero varias manos me sujetaron.
El camión de SEUR comenzó a recorrer las calles atropellando a los que había por delante mientras que los que estábamos en la parte trasera manteníamos a raya a los que intentaban subir.
-¡¡¡Perdemos velocidad!!!, hay demasiados- escuché como decía Cayetano.
-¡¡¡Písale a fondo!!!, esto puede dar mucho mas de si-
Los no muertos eran cada vez más numerosos. Uno de ellos logro subir medio cuerpo y agarró a uno de los chicos arrastrándolo detrás de el y desapareciendo entre una avalancha de cuerpos que se lanzaron sobre el. No tardamos en escuchar sus gritos, habíamos perdido a otro más. Otro no muerto trato de subir, pero le asesté una fuerte patada en la boca y media mandíbula quedo destrozada al tiempo que aquel ser lanzaba un lastimero gemido. Ya no mordería a nadie.
Note como el vehículo ganaba velocidad mientras avanzaba y eso significaba que delante de nosotros el camino comenzaba a despejarse. Pronto dejamos atrás a la horda y nos alejamos a de las concurridas calles. Habíamos logrado salir de allí de una pieza, aunque habíamos perdido a varios. Quedábamos menos de los que Rey esperaba.
Me acerqué a la ventanilla y le pedí a Cayetano que parara. Ya estábamos fuera de peligro, de momento.
Cayetano detuvo el vehículo aun a regañadientes de sus compañeros, estos no estaban nada de acuerdo con pararse en mitad de ninguna parte, querían  volver a su hogar y tumbarse en las camas. Todos bajamos en mitad de una carretera secundaria.
-¿Por qué nos haces pararnos?. ¿De que vas tío?- preguntó un chico.
En ese momento con un rápido movimiento agarré a Estefanía y la inmovilice al tiempo que apuntaba a su cabeza con el arma. Esta comenzó a temblar de pies a cabeza, yo acerque mis labios a su oído y le susurre.- No temas. No te hare ningún daño, pero necesito tu colaboración-
Los demás, incluido Cayetano me apuntaron con sus armas.
-Confiaba en ti- me espetó el muchacho.
-Regla numero uno de Rey. No confiar en adultos. ¿Lo habéis olvidado?-
-¿Por qué haces esto?-preguntó una chica llamada Raquel.
-Porque al igual que vosotros. Yo tengo compañeros que son mi familia y os necesito para recuperarlos-
-¿Nos vas a canjear?-preguntó Cayetano.
-Eso es…..-respondí  sonriendo.- Ven aquí, tu y yo iremos en la cabina, los demás en la parte trasera y dadme vuestras armas, las quiero a mis pies-
Los chicos obedecieron mis órdenes, no sin antes lanzarme miradas de odio y desprecio. Les entregué a Estefanía y cogí a Cayetano al tiempo que cargaba las armas de los chicos en una mochila que seguidamente puse a mis pies en la cabina.
Cayetano piso el acelerador y yo le quite la pistola de la sien.
-Siento este numerito, pero he perdido a varios de vosotros. Si Rey ve que faltáis no me devolverá  a mis compañeros y los matara, necesito que crean en mi traición y que voy a mataros- dije en voz baja.
-Rey es un cabrón que no dará su brazo a torcer-
-Hay muchas cosas que Rey no puede controlar… y yo soy una de ellas-contesté.
Íbamos a llegar antes del anochecer y del tiempo limite, pero si Rey era tan cerrado como me imaginaba, me iba a costar lidiar con el en igualdad de condiciones, no sabía hasta que punto valoraba la vida de sus compañeros, y tampoco sabía si mis compañeros seguirían vivos, quería pensar que si.

3 comentarios:

  1. bueno esto es todo jo me parezco a buggs bunny jeje lo bueno termina rapido que vamos a hacer esperaremos impacientes, gracias juanma

    ResponderEliminar
  2. Estupendo blog. Mucho nivel (y es tristemente raro en todos los que he leído). Me llevará un par de meses leer tantos capítulos. Te invito al mío.

    ResponderEliminar
  3. Hola In, me alegro que te guste. Sobre tu blog, ponme la direccion y gustosamente te lo anuncio aqui para que lo vea mas gente, un saludo.

    ResponderEliminar