Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 18 de noviembre de 2011

Capitulo 129 : Juego de niños , part 4


10 de Mayo de 2009
6:23 horas
Día 332 del Apocalipsis
Prisión.

Lidia abrió los ojos después de escuchar la voz de Eva que la llamaba en la oscuridad. El dolor que Lidia sentía era comparable al que se siente cuando el filo de un cuchillo traspasa y corta la piel. Lidia sentía ese dolor en el vientre, se palpó la zona dolorida y toco algo frio, duro y húmedo. Un hierro estaba clavado en su vientre, tosió y entonces escucho de nuevo la voz de Eva.
-Lidia. ¿Estas bien?-
-No, tengo un hierro clavado en el vientre y me siento mareada. Estoy perdiendo sangre-
-¿Puedes moverte?-quiso saber Eva.
Lidia trató de moverse, pero el dolor que seguía al intento de moverse era terrible. No se podía mover.
-Estoy jodida….-murmuro Lidia.-¿Dónde estas?, no te veo-  
-Ni yo a ti, nos separan los escombros, tienes que quitarte el hierro ese y luego taponarlo-
-No creo que pueda cauterizar la herida, esta vez no-contestó Lidia temiendo por su vida.
-Tienes que hacerlo, tienes que salir de esta. No morirás aquí- dijo Eva tratando de animarla.
Lidia tosió de nuevo, Eva sabia que las cosas no marchaban nada bien. Al menos sabía que Lidia seguía viva, aun tenían una posibilidad de salir de allí con vida.
Eva tampoco se sentía demasiado bien, en medio de aquella oscuridad y atrapadas, no tardarían mucho en comenzar a verse asfixiadas por la claustrofobia, estaban enterradas vivas y eso no era nada alentador.

Narciso estaba sedado y con su brazo derecho en muy mal estado. Muy probablemente lo perdería. Amparo entró portando unos paquetes de vendas, pronto habría que cambiárselas a Narciso, el cual deliraba tumbado en la camilla.
-El sedante se nos ha acabado, cuando se le pasen los efectos va ha suplicar morir-confesó Nuria cogiendo el paquete que Amparo le pasaba.
-Ahora mismo Gorka, Darío, Gálvez y Cuchillo están trabajando duramente en la misma zona, según Gorka, hace un rato que se escuchó lo que parecía la voz de Eva. Están dándolo todo por sacarlas de allí- dijo Amparo con una voz en la que se notaba cierta esperanza.
-No somos suficientes, la mayoría no están aquí. El grupo de Cesar están desaparecidos, el grupo de Dennis aun no volvió, Sandra y la chavala desaparecidas, no queda nadie, solo estamos nosotras. La situación es complicada a más no poder-
-Podéis ir a ayudar, yo se cuidarme solo-la voz entrecortada de Narciso las sobresalto.
Las dos chicas lo miraron y vieron que este miraba hacia el techo con los ojos abiertos de par en par. O estaba teniendo un momento de lucidez o estaba delirando.
-Narciso…¿ Estas bien?-preguntó Nuria.
-De momento si, id a ayudar y ya me las apañare yo solo-
-¿Estas seguro?-preguntó Nuria.
-Si, iros-contestó Narciso.
Amparo y Nuria abandonaron la enfermería tal y como les había dicho Narciso. Cuando llegaron al exterior, era ya de día, la lluvia era torrencial y estaba totalmente nublado, justo en el socavón, todos los que había en la cárcel en ese momento a excepción de Narciso y de la niña, todos estaban trabajando quitando escombros. Nuria miro hacia una de las ventanas con barrotes y allí vio a Álvaro observándoles, todo era culpa suya.
Ángela se les acerco en ese momento totalmente empapada.
-Hemos escuchado voces, era Eva, estamos seguros-
Las tres avanzaron hasta el socavón y comenzaron a levantar cascotes.

Eva escuchaba las voces de los demás sobre ella, estaban cercanos, estaban quitando escombros que había sobre ella y sobre Lidia. Pudo ver algo de luz que se filtraba y el agua de lluvia la estaba manteniendo hidratada.
-Lidia… ¿Oyes eso?. Nos han localizado parece. ¿Lidia?-
Lidia no contestaba, eso comenzó a alarmar a Eva. Fue entonces cuando Eva comenzó a gritar todo lo alto que le permitían sus pulmones. Escuchó como los demás guardaban silencio y enseguida volvían al trabajo. Iban rápido y eso podría provocar otro desprendimiento y quedar aplastada, pero en esos momentos ni lo pensaba, solo quería salir de allí como fuese. De repente una roca de arriba fue retirada y fue entonces cuando vio el rostro de Gorka, este la contemplaba desde una altura de dos metros.
-¡¡¡Es Eva!!!, esta aquí-
Eva vio a los demás que se situaban donde Gorka y entre todos quitaban los cascotes mas grandes, dejando una abertura bastante grande por la que comenzó a descender Alicia. Esta se abalanzo sobre Eva y le cogió por las mejillas. 
-No sabes lo que me alegro de verte-dijo Eva con lagrimas en los ojos.
Alicia miro a su alrededor y no veía a Lidia.
-¿Dónde esta Lidia?-preguntó Alicia.
-Debe estar a mi lado, al otro lado de unos cascotes, no la escucho desde hace rato-
Alicia volvió a mirar a Eva y vio algo que le aprisionaba los pies, era un cascote sujeto a una viga. El cual solo podrían levantar haciendo palanca. Sobre la viga no había más cascotes, lo cual había sido un milagro.
-Necesito ayuda aquí-dijo Alicia mirando hacia arriba.- Hay que hacer palanca para poder sacar a Eva-
No pasaron ni dos minutos cuando Gorka y Ángela, los únicos aparte de Alicia que podían pasar por la obertura, descendieron con tres palancas de hierro.
-Necesitamos que nos ayudes-dijo Gorka pasándole a Alicia una de las palancas.
-Cuenta con ello- Alicia cogió la palanca.
Gorka miro a Eva. –Escucha, no podemos levantarlo mucho por si se nos viene encima esto, en el momento que dejes de sentir la presión, saca los pies tan rápido como puedas. ¿Podrás?-
-S…si. Si, podre…- jadeo Eva.
-Bien, a la de tres-
Alicia, Gorka y Ángela se pusieron en posición. Enseguida comenzaron a hacer palanca, los escombros que aprisionaban los pies de Eva comenzaron a alzarse mientras esta lanzaba un grito de dolor, cuando estuvo libre, haciendo acopio de las fuerzas que le quedaban, saco los pies de debajo, por fin estaba libre.
Alicia y Ángela se abalanzaron sobre ella. Eva se había quedado completamente quieta.
-¿Estas bien?-preguntó Alicia.
Eva la miró y sonrió.-Si, estoy bien-
Poco a poco comenzaron a sacar a Eva del agujero, cuando estuvo fuera, Darío la llevo en brazos hasta la enfermería, donde la tumbo en una camilla y Nuria se acercó a ella para comprobar las lesiones que había sufrido.
Eva presentaba magulladuras y arañazos por todo el cuerpo. Los pies estaban algo hinchados a consecuencia de haber estado aprisionados, por lo demás estaba bien, solo necesitaba guardar reposo.
-Tenéis que sacar a Lidia de ahí-suplicó Eva- Por favor, sacadla viva de ahí-
Nuria asintió con la cabeza y luego miró por la ventana, desde allí, a través de las gotas de agua que resbalaban por el cristal podía ver a los demás dejándose la piel para sacar a Lidia. Nuria pudo distinguir las caras de preocupación de los demás, parecía que la habían encontrado, pero por alguna razón les iba a costar sacarla.

Eva miró a Narciso que descansaba en la camilla de al lado, se preguntaba que le había pasado a aquel hombre y porque.
********
Andrea se paseaba de un lado a otro de la sala de detención donde estaban enclaustrados, no podía dejar de mirar a esos niños que empuñaban armas de fuego y los cuales los miraban entre risas y hacían como que les apuntaban.
-¡¡Eh rubia!!, enséñame las tetas- gritó un chaval que no tendría mas de doce años.
Andrea le levanto un dedo y luego se sentó al lado de David.
-Te juro que le pegare una hostia a ese niñato de ahí cuando salga-
-Es solo un crio-contestó David lanzando un suspiro.
-Pero es un crio armado. Y lo de manténgalo lejos del alcance de los niños lo dicen por algo, en cualquier momento se les puede disparar por accidente y jodernos- aseguró Abel que permanecía apoyado en un escritorio con un viejo ordenador.
-¿Qué me dices grandullón?, ¿Nos la jugamos y salimos de aquí repartiendo hostias?-preguntó Iván.
-Me encantaría, pero no llegaríamos muy lejos-contesto Abel.
Un niño rubio de ojos verdes se puso delante del cristal y comenzó a hacerle burla a Philip que permanecía apoyado al otro lado alejado de los demás, cuando el niño le enseño los genitales, Philip le lanzó una mirada de furia y le hizo la señal de un cuchillo cortando la garganta, cosa que hizo que el niño dejara de mofarse de golpe.
-Si vamos a salir que sea ya-dijo Philip señalando a la puerta y caminando hacia ella.
Hawkins trató de detenerlo, pero Philip lo aparto de un empujón.
-Si me tocas, te quedaras sin dientes-
Philip comenzó a dar patadas a la puerta. Esa acción hizo que los chicos que vigilaban la sala desde todos sus ángulos se concentraran en ese punto y apuntaron con sus armas por si el francés salía.
-¡¡¡¡Quieto puto gabacho!!!!!-exclamó un chico que llevaba un pañuelo en la cabeza.
-¿Y que harás?, ¿dispararme?-Philip puso los brazos a los lados en señal de cruz.-Venga, hazlo niño de papa, cóseme a tiros, hazlo si tienes huevos-
El chico del pañuelo le quito el seguro al fusil y le apunto justo en el centro del pecho.
Philip no se acobardo a pesar de que tenía las de perder si aquel chico disparaba sobre el. En ese momento alguien agarró a Philip por la espalda y lo empujó a un lado de la sala, cuando Philip se dio la vuelta vio a Luci. Esta lo miró con desprecio.
-Sigue así y te moleré a palos-
Philip la insultó en francés y luego se fue a una esquina de la sala. Luci se fue a la otra parte de la sala y se sentó en el suelo junto a Vanesa y Iván.
-Esperemos que Juanma vuelva pronto y nos saque de esta. Algo me da mala espina-
***********
Desde donde me encontraba observaba las calles de Ibi con los prismáticos. Las calles estaban desiertas y no se veía a ningún no muerto por ellas. Solo se veían los restos de la batalla y algunos cadáveres en avanzado estado de descomposición, probablemente recientes, y algunos esqueletos amarillentos que demostraban que llevaban tiempo allí. Quizás desde el principio de la pandemia. Aunque no se veían no muertos en las calles, no era alentador, sabía muy bien donde estarían todos los no muertos de la población. Todos estaban en persecución de las mismas personas que yo había ido a buscar.
Volví al interior del Ume y pisé el acelerador en dirección al centro de Ibi. Tendría que ingeniármelas muy bien si quería salir de allí de una pieza y con todos los miembros del grupo de incursión vivos. Tarea nada fácil, era evidente que Rey sabia muy poco o nada de lo mucho que había cambiado el mundo. No tenían ni idea de lo jodido que era todo fuera de los muros de su casa.

1 comentario:

  1. bueno ya llegue hasta el 129, espero los siguientes capitulos con impaciencia

    ResponderEliminar