Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 29 de octubre de 2011

Capitulo 126: El chico, part 2

El agua de la lluvia comenzaba a filtrarse por los cascotes de las alcantarillas. En ese momento Eva tuvo una idea, se quito el sujetador, cogió una de las tuberías y puso el sujetador entre uno de los extremos de la tubería y de la boquilla de la botella.
-¿Que haces?-pregunto Lidia dejando de trabajar.
-Nuestras reservas de agua se están acabando, debemos aprovechar que llueve para rellenarlas, quitándome el sujetador y usándolo de este modo es como un colador, la estoy filtrando. Luego lo suyo seria hervir el agua para quitar todas las bacterias-
-¿Donde aprendiste eso?-
-Clases de supervivencia-contesto Eva con una sonrisa.
-Eres una caja de sorpresas-
Eva se volvió a poner el chaleco sobre su torso desnudo y se paso la cremallera.
-Esto es para que cuando nos encuentren no les de un infarto-
El agua se fue colando mientras Eva y Lidia seguían trabajando quitando escombros, mientras trabajaban escucharon ruidos en algún punto alejado. Los demás estaban también trabajando a pesar de las fuertes lluvias que estaban cayendo.

Emilio había vuelto al trabajo, todos estaban codo con codo allí. Cada grupo en un extremo. Las lluvias estaban afectando al trabajo y ahora iban más lentos. Por si sus problemas no fueran pocos, la poca comida que les quedaba se había acabado. Lo que no se habían comido se había podrido. Había que salir a saquear alguna tienda de Alcoy.
Los elegidos fueron Nelson, Emilio, Gregorio, Eloy y Dennis.
Emilio no estaba convencido de eso, el quería seguir ahí trabajando quitando cascotes.
Narciso reunió al grupo de elegidos en la sala de guardias.
-Nosotros podemos ocuparnos de esto, vosotros sois más jóvenes que yo, lo haréis mas rápido-dijo Narciso para convencer a Emilio.
-Pero si probablemente no podamos conseguir nada, los demás grupos no dejan piedra sobre piedra, será como buscar una aguja en un pajar......no, me quedo aquí a seguir-replico Emilio.
-Escucha, nosotros podemos hacerlo, además será ir y volver. Cuanto mas jóvenes y numerosos mejor, yo no soy buen tirador y vosotros si-contesto Narciso.
-No se hable mas, vamos y ya esta. Puede que en las tiendas no quede nada, pero las familias en un principio fueron aconsejadas que se quedaran en sus casas, así que acumularían víveres. Daremos un repaso a los comercios y luego vivienda por vivienda, aunque nos tiremos días-contesto Nelson poniéndole la mano a Emilio en el hombro.
Por fin Emilio accedió, no sin antes pedirle a Narciso que el y los otros se esforzaran por sacar a Lidia y a Eva de allí, diez minutos después el grupo de Emilio partió hacia Alcoy en el blindado de los militares.
********************************
El arsenal de la casa era muy extenso, había toda clase de armas, incluso armas antiguas. Estas eran mas bien decorativas o para presumir. El dueño de aquello no solo era probablemente un traficante de armas si no que también un fanático de estas.
Sole estaba practicando en el exterior bajo la lluvia, le había puesto un silenciador a su arma. Las demás chicas salvo Natacha, dormían en las camas del piso de arriba.
Natacha estaba subida al tejado y  no hacia mas que observar el horizonte en busca de posibles amenazas por parte de los hombres de Roache que podrían haber salido en su busca, de los asalta caminos que interceptaron su convoy y de los infectados, aquel día había visto cerca de una veintena avanzando bajo la lluvia por una de las carreteras. La lluvia caía sobre ella, pero no le importaba, desde hacia mucho tiempo se sentía libre y por momentos ajena al desastre que había convertido el mundo en un enorme vertedero.
-¡¡¡Eh!!!-la voz de Sole la saco de ese pequeño trance en el que estaba.
-Dime-contesto Natacha
-Hora de despertar a las bellas durmientes, es hora de que aprendan a manejarse con armas. Si no aprenden pronto serán cadáveres o cadáveres ambulantes, tienen que espabilar-
Natacha y Sole entraron a la habitación y comenzaron a despertar a las cuatro chicas a gritos.
-¿Que hora es?-pregunto Marina frotándose los ojos.
-Eso no importa, escuchadme y hacedlo atentamente. Ayer encontramos un buen arsenal aquí abajo, es una oportunidad de oro, de prepararnos, aprender a manejarnos, volver a Valencia y atacar a esos cabrones-dijo Sole con un brillo en los ojos que a Natacha le encanto.
-¿De que hablas?-pregunto Blanca
-Hablo de joder a los cabrones de Roache, y en especial a ese cabronazo de Roache-contesto Sole.
-Pero ellos son soldados, están...-
Sole interrumpió a Marina- Contamos con el factor sorpresa. No nos esperan, no nos verán venir y por supuesto les vamos a joder-
-Yo nunca he disparado un arma-dijo Magda
-Ni yo hasta hoy, pero he estado practicando y no es difícil, con empeño le coges el truco enseguida, os quiero abajo en dos minutos-dijo Sole saliendo por la puerta seguida por Natacha.
-Pareces motivada,¿ Que bicho te ha picado?-
-Mientras practicaba, pensaba en Miguel, en como murió. Entonces lo vi claro, podemos con ellos, no se están organizando, han perdido hombres, deben quedar menos de veinte tíos en el campamento, podemos con ellos Natacha-
-Pero estas chicas....no se yo si...-
-Lo estarán..., tendrán dos semanas para practicar, nos quedaremos aquí, cuando ya estén preparadas, saldremos hacia Valencia, asaltaremos ese campamento y acabaremos con todos-dijo Sole
Natacha la miro y sonrió.
-A por ellos-
Las dos chicas se abrazaron, mientras lo hacían, Natacha se dio cuenta de que desde el apocalipsis, Sole era lo mas parecido a una hermana. Y por ella iria hasta el mismo infierno.
********************
Para Lujan había sido todo un acierto pinchar la radio de los franceses. Hacia unas horas había mandado a un grupo de sus hombres allí. Le habían informado del numero de gente armada que había allí y de lo desprotegidos que estaban. Eran un blanco perfecto, la bomba que tanto ansiaba estaba allí, y la quería ya.
Lujan reunió a todos sus hombres y comenzó a dar un discurso.
-Queridos camaradas, como si dios me hubiese hablado. Me siento como si dios me hubiese hablado y no puedo estar mas contento con lo que tenemos delante. Algunos ya sabéis que en Valencia hay un campamento Francés donde guardan una bomba nuclear. Esa gente esta confiada en que no les atacara nadie, se creen los únicos, los dominantes. Pero yo les demostrare que hay alguien por encima de ellos.¡¡¡¡¡Yo!!!!!. Queridos camaradas, subamos a nuestros vehículos y ataquemos, quería esperar, pero la emoción me puede. Quiero esa bomba, quiero esa vacuna que parece que tienen,  lo quiero todo, y cuando lo tengamos todo, seremos como reyes-
Los hombre de Lujan comenzaron a aplaudir y a disparar al aire, estaban terriblemente emocionados y motivados.
-¡¡¡¡¡Todos a los vehículos!!!!!!-
Los hombres de Lujan comenzaron a cargar los vehículos con todo el armamento del que disponían, se iban a poner en marcha cuanto antes, en unas dos o tres horas se plantarían en aquel campamento y arrasarían con todo a su paso.

Lujan volvió a su habitación donde estaba esperándolo Irina tumbada en la cama jugueteando con un puñal.
-¿Ya diste tu discurso?-
-Fue genial-contesto Lujan preparándose su armamento personal, luego cogió una foto por la que Irina mostro interés.
-¿Quienes son los de la foto?-pregunto Irina viendo a un hombre sosteniendo a un bebe.
-El crio soy yo, ese es mi padre. Era Argentino, según mi madre perteneció a una mafia-
-Llevas el gen de la delincuencia en la sangre-dijo Irina con una sonrisa.
-No cariño, no es el gen del delincuente, es el gen del hombre poderoso que lo consigue todo. Ese soy yo-
************************
Roache había cogido a varios de sus hombres y los había atado a unas camillas. Los había convencido de que era por su bien. Estos se habían ofrecido voluntarios para probar esa cura que decía poseer. Harold Leslie muy a su pesar fue obligado a aplicar el procedimiento, hacerles un corte y frotarle la herida con la saliva de un infectado que habían capturado.
-Sois hombres valientes, muy valientes y si sale mal seréis recordados como héroes en el nuevo mundo-les decía Roache.
-Coronel, no estoy seguro de que esto vaya a funcionar...-dijo Leslie con la voz temblorosa.
-Fíjese en el collar de su cuello doctor. Ya sabe lo que ocurrirá si no sigue mis órdenes, su cabeza saltara por los aires- amenazó Roache- Proceda-
Leslie se acerco con una gasa a un chico con un corte en el pecho y le puso la gasa encima. Roache contemplo con una sonrisa como la saliva infectada de mezclaba con la sangre y se filtraba a través de la herida. Ahora solo quedaba esperar.
Según los análisis médicos que había visto sobre aquel maldito virus, este actuaba de forma diferente según el individuo y el tipo de sangre de este. Era algo que había comprobado por si mismo con algunos miembros de su ejercito el día de la pandemia, algunos infectados morían y revivían al instante, algunos habían estado empeorando durante semanas o días antes de morir, Roache esperaba que aquel chico no tardara.
-¿Le inyecto la vacuna?-pregunto Leslie
-No, espere a los primeros síntomas, no tardaran en empezar a manifestarse-contesto Roache con una sonrisa mientras observaba al chico.
Leslie pudo ver la locura en los ojos de Roache, aquel hombre era un lunático peligroso que no se conformaba con poco y ahora tenía la nueva obsesión, la de la vacuna. Parecía que la bomba la había olvidado, la tenia incluso desprotegida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario