Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 15 de octubre de 2011

Capitulo 124: El paquete , part 1


El teléfono de Roache comenzó a sonar y este se apresuro a cogerlo. Cuando descolgó enseguida supo que era Collado.
-Roache, ya están mandando un camión para recoger el paquete, tardara una hora o quizás dos en llegar. Téngalo todo listo-
-Como quiera Collado. ¿El camión trae lo mío?-pregunto Roache
-Por supuesto coronel-contesto Collado antes de colgar.
Cuando finalizo la conversación, Roache sonrió satisfecho. Pronto tendría en sus manos la vacuna experimental.

En algún lugar entre Madrid y Valencia.

Berto recorrió el pasillo de la torre de comunicaciones que el y los demás miembros de su grupo habían ocupado hacia un tiempo. En sus manos portaba el informe de una interesante conversación que habían interceptado minutos antes, llego a la sala donde su líder. Cuando llamo a la puerta no tardo en salir su líder, Guillermo Lujan. Detrás de el, su mujer Irina terminaba de vestirse.
-Espero que sea algo bueno, muchacho-replico Lujan
-Lo es, hace un rato interceptamos una conversación, parece ser que en unas horas saldrá un paquete desde Valencia rumbo a Madrid. A uno de ellos lo llamaron Coronel, al mismo al que se referían como Roache-
-Roache...eso suena a Francés. ¿Que coño pinta un coronel Francés en Valencia?-pregunto Lujan mirando a su mujer que se aproximaba a la puerta.
-¿Podrían ser armas?-pregunto Irina
-Es muy probable. Ya que mandan a un camión-contesto Berto.
-Se trate de lo que se trate ira bien vigilado. Es de esperar que nos encontremos resistencia, cariño-dijo Lujan mirando a Irina - Moviliza a los chicos, en menos de cuatro horas tomaremos todas las carreteras que haya entre Valencia y Madrid, no hay muchas que puedan tomar, hay que hacerse con ese camión-
-Bien-contesto Irina
Lujan observo como su mujer se alejaba para cumplir su orden, no pudo evitar sonreír. Había algo gordo en ese asunto y el iba a apropiarse de ello. Era un asaltante de caminos y tenia a mas de cuarenta hombres a sus ordenes, aquello podría ser muy fácil y un interesante botín.
********************************
Llegamos hasta la sala donde marcaba el rastreador, pero allí no estaba Ray, tan solo encontramos su chaleco con el localizador puesto, cuando lo vimos, Vanesa lanzo un grito de rabia.
-¿Donde se habrá metido?-pregunto Hawkins
-Ni idea, pero aquí no esta. Sera mejor que volvamos al nido, desde allí saldremos a buscarlo mas preparados, además, a Basil debe verle un medico-contesto Abel
-Esta bien-contesto Vanesa dándose por vencida.
La mirada de la piloto demostraba que estaba completamente abatida. Se había hecho ilusiones con encontrar a Ray y el destino los volvía a separar, en ese momento escuche la voz de Santi a mis espaldas.
-¿Donde esta Eder?-
Todos nos dimos la vuelta y vimos que Eder había desaparecido. No se le veía por ningún lado, había desaparecido.
-Sois un grupo extraño y desorganizado-dijo Philip
-Nadie te pidió que te unieras a nosotros, eres libre de irte a la mierda cuando quieras-contesto Iván señalándole la puerta.
Philip no volvió a hablar.
-Escuchad, no andará muy lejos. Vamos a buscarle-dijo Santi mirándome a mi y luego al gigantón de Abel.

Eder comenzó a agitarse en mitad del pasillo en el que se encontraba, luego poco a poco abrió los ojos, sus ojos estaban blancos, privados de vida. Poco a poco se fue incorporando.
No sentía dolor, ni miedo, no sentía nada. Solo sentía una necesidad. Comer.
No era hambre, era más que nada una necesidad, necesitaba un trozo de carne caliente que llevarse a la boca. Fue cuando escucho algo que hizo que sus ansias de carne se dispararan por completo, estaba oyendo voces. Fue cuando sintió la necesidad de lanzarse a correr por el pasillo en dirección a las voces, a esa carne caliente y palpitante.

Como salido de la nada, vimos la silueta de Eder aparecer corriendo por un pasillo, braceaba como tratando de alcanzarnos, cuando vimos su rostro ensangrentado enseguida supimos que estaba ocurriendo. Ni siquiera nos lo pensamos, alzamos los fusiles y abrimos fuego sobre el. La lluvia de balas cayo sobre el y lo hizo estremecerse en mitad del pasillo hasta que salió despedido hacia atrás y acabo convertido en una masa de carne deforme y sanguinolenta en mitad de aquel pasillo.
Santi no tardo en acercarse a lo que quedaba de su amigo.
-¿Cuando coño se infecto?. Que yo sepa no le habían mordido- Santi nos miro - Lo habríamos visto-
-Creo que yo se cuando fue-dijo Benito de repente
Santi miro al muchacho.- ¿Cuando?-
-En las alcantarillas se le engancho una sanguijuela, es probable que al alimentarse de la sangre de los cuerpos de allí abajo, acabaran contrayendo el virus, es decir, que fueran portadoras-aclaro Benito
-¿Y porque no dijiste nada?-pregunto Santi
-¿ Y yo que sabia?-pregunto Benito
-Santi, fuese como fuese, ya no hay nada que hacer, tenemos que irnos de aquí. Hemos armado mucho jaleo con el tiroteo de antes, lo que habrá atraído la atención de los infectados de fuera-dije yo poniéndole la mano sobre el hombro.
-Chicos....tenemos compañía-dijo Abel acercándose a una de las ventanas.
Cuando yo me asome vi multitud de infectados tomando el jardín, algunos comenzaban a romper los cristales de las ventanas de los pisos de abajo y comenzaban a entrar en el interior del ayuntamiento.
-Perfecto...¿y ahora que?-pregunto David
-Toca salir de aquí ahora mismo-dijo Iván comenzando a correr.
Todos hicimos lo mismo, teníamos que volver sobre nuestros pasos y volver a las alcantarillas evitando el enfrentamiento. Sabíamos que en el silencio sepulcral solo interrumpido por los gemidos de los infectados, nuestros disparos se habían escuchado en casi todo el pueblo y no tardaríamos en tener allí a toda una multitud de cadáveres ansiosos por despedazarnos.
*****************************
Las horas pasaban y parecía que no avanzaban con la excavación, todo aquello era tiempo en contra de las vidas de Eva y Lidia. Emilio estaba cada vez más nervioso y agotado, de vez en cuando tenia que pararse para descansar mientras un también agotado y dolorido Gorka tomaba el relevo. Nelson también comenzaba a desfallecer y a los demás no es que les fuera mejor.
-Esto no pinta nada bien-dijo Gregorio- Puede que nos estemos pegando aquí una panzada a quitar escombros y ni siquiera estén por aquí, hay varias entradas-
Emilio no había pensado en eso. Gregorio tenia razón, había varias entradas de alcantarilla y cuando Gorka apareció estaba aturdido y desorientado, por si fuera poco las tapas de las alcantarillas habían saltado todas con la explosión.
-Quien fuera lleno los túneles de c-4 a conciencia, la explosión fue muy fuerte-contesto Darío
-Dejad de hablar y seguid trabajando- los reprendió Narciso
Narciso estaba sudando a mares y estaba al borde de la extenuación.
Todos volvieron al trabajo, el tiempo era oro y se les estaba acabando, cuando cayese la noche no verían nada, tenían que aprovechar lo que les quedaba de luz.

Eva y Lidia estaban quitando escombros tal como podían. Eva se había quitado la camisa y la había atado a una tubería, luego la había prendido con el mechero, formando una antorcha, aunque esta no duraría mucho.
-Venga, no nos puede quedar mucho-decía Eva mirando a Lidia
-El dolor de la pierna me esta matando-contesto Lidia con una mueca de dolor.
-Entonces descansa, aunque este cerrada lo tienes muy reciente. Yo seguiré-dijo Eva lanzando un cascote hacia un lado.
Lidia se sentó en un lado y miro a su compañera, por unos momentos no pudo evitar sonreír.
-¿Sabes?, creo que me comporte como una capulla antes. Lo siento-
-¿Te disculpas?, eso si que no lo habría imaginado-contesto Eva sin dejar de trabajar.
-No me sentó nada bien que te tiraras a Juanma cuando estaba contigo en aquella casa. A fin de cuentas es mi pareja, y estando yo en otro sitio va y se acuesta contigo. Todos los tíos son iguales-
-Si, la mayoría....la inmensa mayoría- se corrigió Eva- Piensan con la punta de la polla, pero el se sintió atraído por mi porque estaba solo, no estabas y pensó que estabas muerta, y yo digamos que tuve mucho que ver, hacías bien en culparme-
-Si salimos de esta y el vuelve..., que elija con quien quiere estar, si elije estar contigo lo entenderé y me apartare, pero no os guardare rencor a ninguno de los dos-
-Lo mismo digo, pero anímate, saldremos de esta...además, el solo tiene ojos para ti. Te ama, lo se. Conmigo solo fue sexo porque se sentía solo y tampoco le culpo-
Lidia volvió a ponerse de pie y se quito la camisa que llevaba puesta, cogió una tubería rota y hizo otra antorcha, luego volvió a trabajar.
-Que duren lo que tengan que durar-dijo Lidia
Ambas sonrieron ante la ironía, había hecho falta que se vieran atrapadas juntas para que empezara a surgir una amistad entre ellas, algo que pensaron que jamás ocurriría.

Álvaro se despertó sudoroso en medio de la oscuridad, podía escuchar el murmullo de las voces que trabajaban sin descanso, en ese momento se imagino que los habitantes de la cárcel se habían dividido para quitar escombros de las diferentes entradas, tarde o temprano uno de los grupos daría con el y entonces sus problemas se multiplicarían, no había lugar a dudas que se imaginarían que el era el causante de todo, y sabia lo que iban a hacerle.

Los tres presos habían ido a una de las entradas para quitar escombros desde allí, a pesar de que German era el mas viejo, también era el mas hábil a la hora de quitar escombros con cuidado, era evidente que estaba metido en el tema, entonces comenzó a escuchar la conversación de sus dos compañeros.
-La tía a la que se cargaron......., quien lo hizo no pudo ser la misma persona que hizo esto-dijo Cuchillo.
-No, fue otra persona, alguien que se la tenia guardada o algo, por lo que se, el asesino la estrangulo, ella ni se defendió-contesto Gálvez

Unas horas antes

German avanzo por los pasillos de psiquiatría y se encontró con la chica que cuidaba de la niña y el bebe. La chica al principio lo miro con desconfianza, pero enseguida le sonrió.
-Hola German-
-Hola-contesto el.
-¿Que te trae por aquí?-pregunto la chica
-Alicia, ¿verdad?-pregunto German
-Si, ¿Que te trae por aquí?-volvió a preguntar.
-Venia a hablar con la presa, ¿me dejas las llaves?, no es necesario que me acompañes-
La chica pareció pensárselo por un momento, pero finalmente le dio la espalda y comenzó a buscar en unos cajones, momento que German aprovecho para acercarse por detrás de ella y ponerle un pañuelo con cloroformo en la cara, cuando esta dejo de moverse, la tumbo con cuidado en el suelo. Con suerte no recordaría nada cuando despertara.
Seguidamente, German repitió lo mismo con la niña que dormía plácidamente en una de las camas, cuando puso el pañuelo sobre su cara, la niña abrió los ojos y clavo la vista en el, seguidamente quedo dormida.
German cogió las llaves y fue hasta la celda donde estaba retenida la asesina de Marcelo, cuando abrió la puerta de la celda la cerro a sus espaldas, la chica lo miro.
-¿Que haces aquí ?, no quiero visitas-
-¿Porque lo hiciste?-pregunto German- ¿Porque mataste a Marcelo?, ¿Que te hizo el?- los ojos de German se llenaron de lagrimas- El era un buen chico, se había reformado, se arrepentía de todo lo que hizo-
-¿De que me estas hablando?-pregunto la chica.
En ese momento German se lanzo sobre ella y cerro sus manos alrededor de su cuello. German comenzó a apretar con fuerza, la chica ni siquiera se revolvió. Cuando dejo de respirar, German contemplo su cadáver.
¿Porque no se defendió?, ¿Acaso quería morir?
De repente sintió una explosión, algunos cristales reventaron y el cayo al suelo, cuando se asomo por la ventana vio que salía humo de las alcantarillas, algo había pasado allí abajo. German salió de la celda y salió corriendo mientras se arrepentía por dentro de lo que acababa de hacer. Se suponía que era un hombre nuevo, que había dejado atrás su pasado, ahora había vuelto a matar, aunque en un principio lo había planeado todo. La expresión de aquella chica al morir le había hecho darse cuenta de la clase de monstruo que llevaba dentro y que salía de vez en cuando para cobrarse una nueva victima y recordarle de paso el porque estaba en prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario