Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 1 de octubre de 2011

Capitulo 122: Los miembros del grupo , part 1


5 de Mayo de 2009
327 días desde el apocalipsis

Ana estaba muerta, cuando Emilio la vio el alma se le cayo a los pies, se acerco al cuerpo y se negó a creerlo, intento reanimarla tratando de que aquello no fuera cierto y que su amiga siguiese viva, pese a todo, no lo logro, estaba fría y pálida, sus ojos se habían quedado abiertos, estos estaban privados de vida y vitalidad, estaba irremediablemente muerta. Emilio rompió a llorar con el cadáver de Ana en brazos, fue entonces cuando Emilio observo las marcas del cuello, la piel estaba rasgada y podía notarse la marca de un cinturón, luego miro a Alicia, esta seguía petrificada.
-¿Se ha suicidado?-pregunto Emilio
Alicia no contesto, estaba demasiado mareada y perpleja. Ante el silencio de esta, Emilio se puso de pie y le asesto una bofetada, eso hizo que Almudena se lanzase sobre el para detenerlo.
-Según Nuria la durmieron con cloroformo, a ella y a la niña-
Emilio volvió a caer de rodillas e imploro a Alicia que le perdonara por la bofetada, había perdido los papeles por completo, fuera en el exterior, en el patio de la cárcel aquello no iba mejor, Lidia y Eva también podrían haber muerto.

6 de Mayo de 2009
328 días desde el apocalipsis

El cuerpo de Ana había sido enterrado por algunos de los habitantes de la prisión mientras que los otros hacían esfuerzos titánicos por llegar hasta las dos chicas atrapadas. Gorka que aun estaba herido, no dudo en unirse a las tareas de excavación, el tiempo corría en su contra, podría haber nuevos derrumbamientos, o en caso de que siguiesen vivas podrían quedarse sin oxigeno de un momento a otro.
-Vamos, vamos- apremio Gorka a pesar de los fuertes dolores del vientre producidos por las costillas rotas. - No hay tiempo que perder,¡¡¡vamos!!!-
La sensación de que no avanzaban era agobiante, habían estado toda la noche quitando rocas sin descanso y aquello parecía no tener fin, las chicas no aparecían por ningún lado y lo mas probable es que estuvieran muy adentro del túnel, Gorka no recordaba nada después de la explosión, sabia que habían salido corriendo, pero no la dirección, eso complicaba las cosas de manera alarmante y por si fuera poco, el asesino seguía suelto y ya se había cobrado una nueva victima, la chica del bebe.
Todos estaban trabajando sin descanso cuando Narciso desfalleció victima del agotamiento.
-Déjalo y descansa- le sugirió Gorka
El calor de aquella mañana empezaba a ser sofocante y eso no era bueno, sin agua y sin apenas comida, aquello era matarse trabajando. Algunos necesitaban un descanso urgente.
-Descansare cuando las chicas estén a salvo-contesto Narciso poniéndose de nuevo en pie.
Emilio volvió al túnel en ese momento y se unió al trabajo, en sus ojos se notaba que no había dormido todavía.
-¿Que haces aquí?-pregunto Gorka
-Ayudar a que no muera nadie mas-contesto Emilio mientras cogía un cascote y se lo pasaba a Elisa para que lo sacara de allí.
En ese momento vieron como pequeñas partículas de polvo caían sobre ellos.
-¡¡¡Parad, parad!!!-grito Amparo
-¿Por que?-pregunto Emilio furioso por la interrupción.
-Si seguimos a este ritmo solo empeoraremos la situación provocando un nuevo derrumbe-contesto Elisa.
Emilio refunfuño algo, pero Elisa tenia razón, otro derrumbe no solo los podía sepultar a ellos, si no que también haría que lo que habían quitado hasta ahora no sirviera de nada, Emilio se sentía entre la espada y la pared.
-¿Que me sugieres?-pregunto Emilio
-Habría que apuntalar todo esto para evitar derrumbes-contesto Elisa
-¿Como sabes tanto de esto Eli?-pregunto Gorka
-Mi abuelo era minero y me contaba cosas-respondió Elisa

Unos varios metros hacia el interior del túnel derrumbado, Eva abrió los ojos y tosió. Estaba en medio de un charco de agua pestilente que olia como si las heces de todo el planeta hubiesen acabado allí, miro a su alrededor, estaba oscuro, notaba el sabor de la sangre en la boca y la cabeza le dolía como si le hubiesen estado dando constantes martillazos.
Busco en su chaleco a tientas hasta que toco algo. Un mechero. Deseó con todas sus fuerzas que este funcionase, giro la pequeña rueda y este prendió alumbrando la zona.
Eva se vio rodeada de escombros y unos metros por delante de ella vio un cuerpo apoyado en la pared, tenia la cabeza agachada apoyada sobre su pecho , este se movía de forma natural, Lidia solo estaba inconsciente.
Eva se acerco gateando y le toco una mejilla , luego le levanto un poco la cabeza.
-Lidia...Lidia..-
Lidia abrió lentamente los ojos y vio la cara sonriente de Eva tras el destello de la llama que emanaba aquel mechero. Sintió algo de rabia al ver a su " enemiga" mirarla así, estuvo apunto de asestarle una patada, pero un dolor en el muslo se lo impidió.
-¿Donde estamos?-pregunto Lidia con un gruñido mientras dejaba a un lado las diferencias con Eva.
-Se diría que estamos bajo tierra.¿ No recuerdas nada?-pregunto Eva
-Recuerdo a Gorka corriendo y una explosión, poca cosa..-contesto Lidia
-Seguimos en las alcantarillas, eso es seguro, pero no hay ni rastro de Gorka. Ni del cabrón que provoco esto-dijo Eva sentándose delante de ella.-¿ Te puedes mover?-
Lidia asintió y a la que trato de moverse volvió a sentir un dolor en el muslo, esta lanzo un bufido y negó con la cabeza.
-Creo que tengo algo en el muslo-
Lidia recorrió su muslo dolorido hasta que toco algo en el, era como una tubería. Eva acerco el mechero y efectivamente allí había una tubería atravesándole a Lidia la pierna.
-Ufffff, eso tiene mala pinta. ¿Te duele?-pregunto Eva
-Solo si intento mover la pierna...-contesto Lidia con una mueca de dolor.
-Hay que sacarte eso de ahí. Indícame como debo hacerlo-pidió Eva
Lidia miro a Eva como si estuviese loca, aquel tubo de hierro atravesaba su pierna desde abajo y notaba como el extremo que quedaba oculto se había doblado formando una especie de L.
-Ni lo sueñes-contesto Lidia- No eres medico, en manos inexpertas podrías provocarme daños irreparables, no, paso...-
-Oye. Se que no te caigo bien y no es que tu me caigas mejor, al fin y al cabo pienso que eres un poco imbécil. Pero ahora mismo estamos de mierda hasta el cuello, oxigeno aquí no es que nos quede mucho, no se lo que nos va a durar, pueden ser horas o días, pero se nos acabara y entonces si que estaremos mas jodidas de lo que ya estamos. Debemos cooperar te guste o no-
Eva ilumino lo que pudo del pasillo que tenían justo al lado, eran unos ocho metros de largo y en el se veían varios cascotes. Un poco más adelante había un derrumbe bloqueando el camino.
-Si me quitas esa tubería...-Lidia lanzo un gruñido de dolor- Si me la quitas destaponaras la herida y comenzare a sangrar como un cochino, la suciedad de este agujero no hará mas que joderme mas la herida e infectármela, tendré suerte si luego no me tengo que cortar la pierna-
-Oye, la medico eres tu, indícame lo que hay que hacer y lo hare, luego taponare la herida, solo que no será agradable- dijo Eva mostrándole una bala.
-¿Pretendes cauterizármela?-pregunto Lidia con una expresión de miedo.
-¿Se te ocurre algo mejor para taponarla y desinfectar al mismo tiempo?-pregunto Eva
-Eso es una salvajada, no te imaginas lo que duele-contesto Lidia tratando de evadirse de aquella práctica- El dolor será tan fuerte que probablemente entre en estado de shock-
Las dos chicas se miraron desafiantes, ninguna iba a dar su brazo a torcer en aquella situación, pero tarde o temprano debían llegar a un acuerdo, el tiempo se les acababa de forma rápida e inexorable.
***************
Abel era un tipo enorme que caminaba firme delante de nosotros luciendo una espalda mas propia de una especie de luchador de lucha libre, su corpulencia me hacia sentir minúsculo a su lado, era como estar siguiendo a un buldócer con patas. Aquel tipo grande hablaba con Vanesa mientras gesticulaba unos metros por delante de nosotros, de vez en cuando ambos nos miraban de reojo. Enseguida me di cuenta de que aquella mole no confiaba todavía en nosotros. Sus ojos se clavaban siempre en Philip, sabia que era francés y ellos no guardan muy buen recuerdo de cuando les dispararon.
-Vane...., llevan a un francés con ellos...¿seguro que son trigo limpio?-pregunto Abel sin importarle que le escucháramos.
Al fin y al cabo, aunque nosotros éramos más, ni todos juntos podríamos con aquel tipo.
-Sigo viva. ¿No?, es suficiente motivo, tuvieron la oportunidad de matarme y no lo hicieron, ese Francés es solo un rehén-contesto Vanesa
Philip estaba a unos pasos por detrás lanzándole maledicciones por lo bajini a Abel, Iván lo miro y le lanzo una fulminante mirada cargada de advertencia.
-Yo no encabronaria al hombre montaña-
Philip lanzo un improperio en Francés al que Iván no hizo mucho caso, ya se había acostumbrado a las cosas de aquel rehén que ahora parecía formar parte del grupo a la fuerza.
Llegamos a la orilla de una pequeña charca y allí debajo de un poncho vimos a alguien apoyado sobre un par de mochilas, nada mas acercarnos, un tipo alargado y rubio se incorporo apuntándonos con una pistola, en su costado había una venda cubriéndole lo que parecía una herida de bala.
-Calma Basil, soy yo, Abel. Traigo a Vane y a un grupo de ....amigos-
Hawkins bajo el arma cuando Vanesa se le acerco y le dio un abrazo.
-Calma gatita, estoy bien. No es nada-dijo Hawkins con un indudable acento rumano. Luego Hawkins nos miro a nosotros.
-Veo que no éramos los únicos supervivientes. Fuera del refugio había mas gente sobreviviendo, recuérdame que le pida a Thomas lo que me debe-
-Thomas esta muerto-contesto Vanesa con tristeza.
-Ya veo...-contesto Hawkins agachando la cabeza.
-Falta Ray.¿ Alguna idea de donde empezar a buscar?-pregunto Abel
Vanesa le paso el rastreador y Abel lanzo un grito de sorpresa.
-Esta jodidamente lejos, aunque en la dirección que pretendemos ir-
-¿Puedes andar?-pregunto Vanesa mirando a Hawkins.
-Puedo intentarlo, ya no me duele tanto, aunque no esperes que corra una maratón-contesto Hawkins con una sonrisa.
Hawkins de repente se intereso en nosotros, era como si no viese a nadie mas desde hacia días. Aunque probablemente así era, nadie más aparte de sus compañeros o los habitantes del nido.
-La mayoría sois jóvenes. Me impresiona que hayáis sobrevivido tanto tiempo aquí fuera, debéis ser hábiles-
-Hemos pasado lo nuestro, créeme-dijo David adelantándose.
Al poco rato nos presentamos formalmente, todos menos Philip, el Francés mantenía las distancias, no quería acabar con el puño del gigantón incrustado en la cara, en Abel se le notaban las ganas que tenia de darle un buen puñetazo.
Le estuvimos contando como lo habíamos pasado desde que empezó y la situación actual, también el como habíamos dado con ellos y lo que pretendíamos.
-Estamos bastante cerca los unos de los otros, pero hay un problema y es que el que manda en el refugio ahora mismo es un puto chacal que pide oro a cambio de caracoles, no formara una alianza así como así si no puede sacar tajada-dijo Abel con tono resignado.
-Un dictador...que extraño-dijo Iván con ironía mientras recordaba su estancia en la comunidad y como Vicente metió la pata hasta el fondo.
-Ese tipo no llega ni a eso, tendría que ser un palomino primero y tampoco, simplemente después de la muerte de los altos dirigentes, ya fuese por enfermedad o algún que otro trabajo en el exterior, aquel cabrón subió a la cumbre a golpe de talonario-
-¿A golpe de talonario?-pregunto Andrea incrédula.- El dinero ya no sirve, y dudo que vuelva a servir.¿ En que piensa la gente?-
-Escobar, que así se llama ese maldito capullo, da cheques a todos para impedir que lo derroquen y paga a algunos soldados para que le cubran las espaldas. Tiene de su lado también a un pobre diablo que habla de un futuro donde no habrá monstruos y que será cuando cobren sus cheques, los muy ignorantes lo creen a pies juntillas. Se puede vivir bien y os permitirían entrar, pero os harían bailar al toque de flauta de Escobar- argumento Vanesa.
-Si un capullo adinerado se cree que voy a besar por donde pise, lo lleva claro-contesto Luci.
- Con Escobar es someterse o acabar solo, os echarían de allí si no les sois productivos-dijo Vanesa.
-Además, se trae ciertos negocios un tanto turbios-termino de decir Abel.
-Se rumoreaba que tenia contactos con las altas esferas de Madrid. Algunos miembros del gobierno que se habían atrincherado en un bunker junto a otros ricachones y algunos científicos que trataban de obtener una cura para este virus. Luego empleaban a algunos grupos para llevar a cabo sus ambiciones, conseguir objetos de valor, armas...-
No daba crédito a lo que estaba escuchando, todo eso sonaba a una especie de conspiración.
-Pero claro....son solo rumores-dijo Vanesa negando con la cabeza- Se supone que Madrid es una zona completamente infestada y la posibilidad de vivir allí es imposible, los no muertos allí son muy numerosos-
-¿Y a las afueras de Madrid?-pregunto Benito metiéndose en la conversación pese a las miradas de advertencia de su padre- Quiero decir, saliendo de Madrid hay varios sitios donde podría haber un bunker bajo tierra, podrían estar allí refugiados, como esperando a que esto pase..-
-Disculpad a mi hijo...no sabe lo que dice...-
-Papa, los muertos caminan.¿ Y si detrás de todo eso hubiese algo mas grande?,¿que es lo que sabemos?-
-Lo que dice el chico es verdad, no salen virus tan cabrones de la nada, este fue manipulado-contesto Hawkins.
-Pero esto ya entra dentro de la conspiración...., lo que el chico sugiere es que esto es solo una mera avanzadilla para limpiar el mundo, estos seres no pueden ser eternos, algún día desaparecerán,¿ Y si es eso lo que esperan?, el numero de personas y potencias mundiales quedaría erradicado, nadie podría impedir algo así como una dominación del mundo por parte de algunos cabrones podridos de avaricia- explico nuevamente Abel
-Esto....es increíble-balbucee yo
-Siempre lo dije, el ser humano es su peor arma, nos hemos destruido a nosotros mismos-dijo Santi

No hay comentarios:

Publicar un comentario