Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 19 de agosto de 2011

Capitulo 120 , Vidas perdidas , part 4

El punto rojo que venia hacia nosotros se había parado hacia más de media hora. No se movía. Nos encontrábamos estupefactos. En ese momento mire a los demás y le cogí el rastreador a Héctor.
-¡¡Quedaros aquí!!-grite mientras echaba a correr.
-Espera...., no vayas so...-
Yo interrumpí la frase de Iván.
-Puede que este asustado, si vamos muchos se asustara, iré yo solo , si pasa algo disparare al aire-
Corrí todo lo deprisa que pude y me adentre entre la maleza buscando desde donde provenía la señal. Me estaba aproximando y el corazón se me acelero. No sabía lo que me iba a encontrar. Llegue hasta un pequeño riachuelo y allí colgado de un árbol vi un chaleco militar. Me acerque a observarlo y cuando lo cogí vi el señalizador que lanzaba las señales. Alguien lo había dejado ahí deliberadamente, mire a mi alrededor buscando a quien quiera que fuese el que había dejado aquello allí, seguramente me estaba vigilando. Pensé en disparar al aire como había prometido, pero no lo hice, simplemente comencé a hablar.
-No quiero hacerte daño, soy buena persona-
De repente note el caños de un arma en mi espalda, había salido de repente quien quisiese que fuese y ahora me estaba apuntando con un arma.
-No voy a hacerte ningún daño, deja de apuntarme con eso-
El individuo no contesto, seguía apuntándome.
Rápidamente me gire y trate de arrebatarle el arma, forcejeamos y su arma se disparo seis veces, trate de inmovilizarle, pero el individuo se movía con gran rapidez y me asesto una patada en el estomago que me mando de espaldas contra un árbol, era muy fuerte.
Perdí mi fusil y solo tenia mis manos para defenderme, cuando mire al desconocido tan solo pude ver sus ojos, el resto de su cara estaba tapada con un pasamontañas, pero esos ojos no me engañaban.
-¿Una chica?-pregunte
La supuesta chica comenzó a propinarme puñetazos consecutivos, era una experta boxeadora y yo trataba de defenderme. Trate de golpearla pero ella agarro mi brazo y me lanzo por los aires sobre ella, acabando con mi espalda crujiendo al chocar contra el suelo.
Fuese quien fuese estaba bien entrenada, luego agarro mi brazo y me lo doblo dislocándome el hombro. Sentí un fuerte dolor y lance un grito. Seguidamente me pateo la cara y luego vi el cañón de mi propio fusil apuntando a mi frente.
-Si te levantas....- la chica se quito el pasamontañas- .....te agujereo la cara-
Vi sus rasgos, se trataba de una chica joven de unos treinta y pocos, castaña y con ojos verde oscuro.
-¿Quien eres tu?-pregunte con una mueca de dolor.
-Aquí soy yo quien hace las preguntas. ¿Cuantos sois y que hacéis en mi helicóptero?-pregunto la chica.
- Vinimos buscándolo y ....-
La chica me golpeo y me mando silencio, en ese instante vi aparecer a Iván, a Luci, a David y a Andrea, los cuatro apuntaban a la chica.
-Suéltale zorra- gruño Luci
La chica me lanzo una mirada y luego se retiro tirando mi fusil al suelo, luego levanto las manos en señal de rendición.
-¿Quien coño eres tu?-pregunto Iván sin dejar de apuntarle.
-Soy la piloto de ese helicóptero que andáis toqueteando-contesto la chica
Yo trate de incorporarme pero mi hombro me dolía demasiado, tuvieron que acercarse David y Andrea para levantarme del suelo y alejarme de la chica.
-Te ha dislocado el hombro...que bruta-susurro Andrea
-Sobreviviré...-conteste yo
-No ganas para heridas tío, te ha pasado ya de todo-dijo David con cierta ironía.
-Escúchame..-dijo Iván - Vas a acompañarnos, estamos buscando el nido 81, y sabemos que vienes de alli o ibas, sea como sea, sabes donde esta-
-¡¡¡Que os follen, no dire una mierda!!!-grito la chica- Prefiero que me vueles la cabeza-
-No lo entiendes, no queremos haceros daño-dijo Luci bajando el arma.
-Ya no me importa, todos estamos muertos, no somos mas que unos cadáveres en vida, somos almas en pena que han perdido sus vidas-contesto la chica.
Todos nos quedamos mirando a esa chica, la desconocida que casi me había matado. Era la que pilotaba el helicóptero, pero no parecía dispuesta a ayudar. No confiaba en nosotros, y la verdad, no me extrañaba.
Philip seguía tratando de arreglar el helicóptero vigilado por Eder y Santi. Cuando Philip levanto la vista miro a los dos militares que lo custodiaban.
-El motor esta jodido, no podremos hacerlo volar a menos que lo cambiemos y no tenemos ningún motor a mano-
En ese momento escucharon un ruido por debajo del helicóptero, cuando los tres miraron pudieron ver algo de color gris que rodaba por debajo. Era una granada.
Con gran rapidez se alejaron y se tiraron al suelo, en ese momento la granada exploto y el helicóptero salto por los aires.
Cuando escuchamos la explosión nos quedamos petrificados, venia de donde estaba el helicóptero. La sangre se me helo cuando me di cuenta de que perfectamente podrían ser Jorge y su grupo que habían dado con nosotros, comencé a temer por las vidas de los que estaban allí esperándonos.
La chica también tenía una expresión de miedo en el rostro. No tardamos en ver la nube de humo que se elevaba sobre los arboles y no tardamos en escuchar los disparos.
-¡¡¡¡Joder!!!!-exclamo Iván temiéndose lo peor.
Estábamos jodidos.
*****************************
Sandra trataba de ocultarse del olfato de los perros, pero la tenían localizada en todo momento, corría entre las rocas y a sus espaldas los escuchaba ladrar, la seguían de cerca, en su huida había perdido las pocas armas que tenia. No tardo en comenzar a escuchar también la voz de aquel tipo que revotaba en las montañas como un eco que presagiaba la muerte.
-No te escondas....ven con papa....no te escondas-
Sandra comenzó a trepar por una pared cubierta de rocas afiladas como cuchillos provocándose cortes y haciéndose un daño terrible en las manos. No tardo en ver a los dos perros, pudo notar en ellos la voracidad con que la perseguían, sabia que si la cogían la harían pedazos. Llego a lo mas alto y desde allí vio al hombre con la escopeta de caza en las manos, este la miro y pareció sonreírle.
Sandra aparto la mirada de aquel tipo y corrió, mientras corría vio a sus espaldas a uno de los perros surgir como una sombra de entre la maleza, le estaba dando alcance.
Sandra corría por el borde de la montaña cuando el perro se abalanzó sobre ella propinándole un golpe en la espalda, esta perdió equilibrio y cayo rodando por la montaña golpeándose con rocas y ramas, sintió un fuerte dolor en el costado y al final se golpeo la cabeza, lo siguiente que vio fue oscuridad, se desmayo a consecuencia del golpe.
Ramiro siguió a sus perros, había perdido de vista a la chica, pero sabia que no andaba lejos, sus perros fieles lo llevarían hasta ella. Continua andando hasta lo mas alto y allí vio a uno de sus perros al borde de la montaña a la que por debajo se extendía una buena ladera cubierta de rocas y plantas, entonces su perro comenzó a ladrar hacia abajo, cuando llego y miro, vio a la chica inmóvil entre unos matorrales, podía ver la sangre. Parecía que estaba muerta.
Ramiro no perdió tiempo, saco de su mochila una cuerda y se la ato a la cintura, el otro extremo lo ato fuertemente al tronco de un árbol, luego comenzó el descenso hacia el cuerpo de aquella chica.
Cuando llego se puso a su lado y lo primero que hizo fue tomarle el pulso, estaba viva, muy magullada pero viva. Ramiro sonrió aliviado, con sumo cuidado la cargo sobre sus hombros y poco a poco comenzó a ascender.
Un rato después, Ramiro llego a su coche con la chica en brazos y la deposito en el asiento del copiloto, luego le observo el rostro y le acaricio una mejilla.
-No temas hija mía, papa te volvió a encontrar, te llevare a casa y allí viviéremos por siempre jamás-dijo Ramiro a medida que sonreía.
Ramiro se subió al vehículo y puso en marcha el motor , luego piso el acelerador y puso rumbo a su casa contento por el trofeo que había logrado.
CONTINUARA
--------------------------------------------------------
FIN DE LA SEXTA PARTE DE ZOMBIES

No hay comentarios:

Publicar un comentario