Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 12 de agosto de 2011

Capitulo 119 , Dolor , part 2

La noche estaba cayéndonos encima y seguíamos sin ver el maldito helicóptero. Decidimos parar a descansar junto a un riachuelo. Nos sentamos y comenzamos a comer unas latas de conservas que llevábamos. Benito se acerco al riachuelo con su cantimplora y comenzó a llenarla. Yo me acerque y le arrebate la cantimplora para seguidamente vaciarla otra vez.

-Pero....¿Que coño haces tío?-pregunto el muchacho clavándome la mirada.

Yo no conteste. Le señale riachuelo hacia arriba y allí había un cadáver putrefacto semi hundido en el agua y atrapado entre unas rocas.

-¿En serio quieres beber de ahí?-pregunte yo.

-Joder..... ¡¡Que puto asco!!-exclamo Benito

Entonces yo me saque una botella de agua de mi mochila y se la ofrecí. El chico la cogió y comenzó a beber, luego me la devolvió.

-Gracias-

-No hay de que-conteste yo

En ese momento Carlos me puso la mano en el hombro y me miro.

-Tenemos que hablar-

Yo seguí ha Carlos hasta donde me pidió y se apoyo en un árbol con los brazos cruzados.

-¿Y bien?-pregunte mientras me sentaba sobre una roca.

-Los huesos que hemos visto...., ya llegamos a la conclusión de que son obra de caníbales. Están por esta zona. Ya había visto algo así anteriormente. ¿Sabes que significa esa pila de huesos?-

-Pues no-conteste echando la cabeza hacia atrás.

-Son una especie de aviso a los demás grupos de caníbales, sirven para marcar el territorio. Este digamos que es su coto de caza-

-Eso no me tranquiliza.-conteste yo con una mueca.

-Por otro lado. No es una buena señal la cantidad de huesos que hemos visto. Representa a un número bastante grande-contesto Carlos

-Eso me tranquiliza todavía menos-conteste yo

-Lo que trato de hacerte entender con todo esto es que los caníbales son peligrosos en extremo. Tienen el instinto de los infectados, el de alimentarse, pero son inteligentes y eso es peor todavía-

-Entiendo..-conteste yo

Eder estaba escuchando la conversación y se acerco a nosotros.

-Escuchad. Voy a inspeccionar la zona. Si es cierto lo de los caníbales, puede que estén por esta zona, según tu este es su territorio. ¿No?- Eder miraba a Carlos esperando su respuesta.

-Así es...su campamento o lo que sea, estará por aquí. O puede que no..., no se. Se de que palo van...pero cada grupo es un mundo.-dijo Carlos con un gesto de preocupación.

-Pensé que controlabas del tema- murmuro Eder

-Y controlo...pero a ver si me entendéis...he visto caníbales solitarios, caníbales que viven como cavernícolas en cuevas y tocan pocas armas de fuego o ninguna. He visto caníbales que pasean por ahí con smoking. Me refiero a eso con lo de que cada grupo es un mundo. Yo mismo he practicado el canibalismo.- concluyo diciendo Carlos.

Eder que hasta ahora no sabía nada de eso, arqueo las cejas y me miro.

-¿Tu lo sabias?-

-Si. Todos lo saben-conteste yo- Pero tanto el como su hijo lo admitieron y solo fue una vez-

-¿Hay posibilidades de recaída?-pregunto Eder

-Eso no es ninguna droga. Además, si me comí carne humana no fue por gusto. No sabemos precisamente bien-contesto Carlos.

-¿Tu no lo harías?-pregunte yo mirando a Eder.

-Hombre, no se..., dependería de la situación....pero no nos desviemos del tema. Lo que se esta tratando aquí es otra cosa. ¿Como nos enfrentamos a ellos o les damos esquinazo?-

-Espera....creo que se a donde quieres llegar....un enfrentamiento podría ser fatal para nosotros si son muchos....¿Que podríamos ofrecerles a cambio de que nos dejen en paz?, es eso,¿ no?-pregunte yo

-Exacto-contesto Eder

-Tenemos armas, pero no creo que estos tipos acepten algo así-dije yo

-Pues les servimos al francés en bandeja de plata-contesto Eder

Carlos y yo miramos a Eder incrédulos y luego el hombre y yo cruzamos una mirada.

-Eso no seria nada bonito, por muy hijo de puta que sea-

-Piénsalo...., vale que lo necesitas para el helicóptero...pero si se lo prometemos y servimos después...quizás podamos sacarles algo. No se...., la cuestión es quitarse posibles marrones de encima-

-Vale, supón que hacemos eso. ¿Quien te asegura que se conformen con eso?-pregunto Carlos.

-Escuchad....nos estamos yendo por las ramas. Ni siquiera nos hemos cruzado con ningún presunto caníbal. Hablar de esto ahora es una perdida de tiempo, lo mejor seria evitarlos-conteste yo

En ese momento escuchamos que alguien se acercaba entre la oscuridad, no tardamos en ver la luz de una linterna. Cuando pude ver quien estaba tras la linterna, avance y le sonreí, era Luci.

-¿Como estas?...,¿que te paso ahí?-dije yo mirándole el pañuelo que envolvía su brazo.

-Nada grave. Un pequeño encontronazo con un samurái-contesto Luci devolviéndome la sonrisa- Bueno, ¿no vas a darme un abrazo?-

Me acerque a Luci y la abrace mientras sonreía.

-Me alegro que estés bien-

Poco mas tarde mientras Eder inspeccionaba la zona, Carlos, Luci y yo volvimos junto a los demás. Luci y Iván se vieron y enseguida se abrazaron.

-Me alegro que estés bien tía-dijo Iván

-Y yo...logre alejarlos, el único que dio conmigo fue un japonés, pero me dejo con vida-

-Aunque te dejo su firma...-termino de decir Iván

-¿Esto?....es solo un rasguño de nada-dijo Luci señalándose el brazo.

Cuando anocheció completamente, Eder no había vuelto. Mientras algunos se acostaron, Cesar y yo nos quedamos vigilando. Philip también estaba despierto, este se acerco a nosotros y enseguida Cesar le lanzo una mirada.

-¿Que quieres?-

-Sentarme con vosotros-contesto Philip alzando los brazos.

-¿Ahora vas de simpático?-pregunto Cesar.

-Ya que voy a pasar tiempo con vosotros. Prefiero llevarme bien. Tenéis mi palabra de que no os la voy a jugar. Roache ya no manda sobre mi, y si volviese a el, acabaría muerto. Soy uno de los vuestros-dijo Philip agachándose a nuestra altura.

-Las palabras son solo palabras amigo...-dijo Cesar mirándole.

- Os demostrare que podéis confiar en mi...-contesto Philip.

No sabía a que se debía ese cambio. Las palabras de Philip parecían sinceras y no había nada raro en ellas, pero obviamente no sabia si fiarme. Confiar en el podría ser fatal y si me equivocaba seria perjudicial no solo para mi, si no para todos.

- Roache esta loco, es un monstruo que disfruta con el dolor de los demás. Pero lo conozco muy bien, se cuales son sus ideas y sus ambiciones. Lo más importante es...-

La voz de Philip se quebró, su mirada se había posado en el bosque que había a nuestras espaldas. Cesar y yo enseguida advertimos numerosos ruidos que avanzaban hacia nosotros. No tardamos en ver varias siluetas entre los arboles. Nos estaban vigilando. No tardo en dejarse ver un hombre.

-¿Quien coño eres?-pregunto Cesar

-Estáis en nuestro territorio...-susurro el hombre

-Solo estamos de paso-conteste yo

En ese momento otros dos hombres aparecieron junto a un tercero que llevaba puesta una capucha de color negro ocultando su cara.

-Creo que esto es vuestro-dijo aquel desconocido.

Seguidamente le quitaron la capucha y pudimos ver a Eder.

-Ayudadme-pidió Eder

-Suéltalo....-dije yo alzando mi arma.

-¡¡¡No!!!, esto no va así amigo. Estáis en nuestro territorio. ¿No visteis los huesos?, los dejamos nosotros para que nadie se acerque-

-Sois caníbales-dije yo

El hombre que había aparecido en primer lugar cambio su expresión y me miro.

-¿Tengo pinta de eso?, esos huesos son de no muertos, los cazamos y los dejamos así, somos un grupo de supervivientes-contesto el hombre.

-No le creáis...-

Uno de los que sujetaba a Eder le golpeo.

-¿Y para que hacéis eso?-pregunto Cesar

-Para demostrar que no somos unos cualquiera, este mundo a cambiado, pero a peor. Nos marchábamos de esta zona cuando descubrimos a vuestro amigo espiándonos. El nos guio hasta vosotros-dijo aquel hombre

En ese momento aparecieron los demás miembros de nuestro grupo apuntándoles con las armas.

-¿Que pasa aquí?-pregunto Iván

En ese momento uno de los desconocidos apunto a Eder a la cabeza en señal de advertencia.

-Un solo movimiento y vuestro amigo tendrá una jaqueca permanente- amenazo el desconocido.

Luci miro a su alrededor y no vio que hubiese nadie, luego se acerco a mi.

-Están solos-afirmo Luci

-Solo estamos nosotros tres. El resto de los nuestros están lejos de aquí. Nos marchamos-

-¿Y si os marcháis que coño hacéis aquí con nuestro compañero como rehén?-pregunto Iván.

-Lo acabo de decir antes de que aparecierais como si fuerais un maldito comando, lo pillamos espiándonos.¿ Porque lo estaba haciendo?-pregunto el desconocido.

-Inspeccionaba la zona....creímos que los huesos significaba la presencia de caníbales por esta zona- explique yo.

-Los hay...-afirmo uno de los que sujetaba a Eder.

-¡¡Cállate Jaime!!-exclamo el desconocido.

-¿Que mas da?, estos no parecen saqueadores y tampoco caníbales, ese ya te hizo la pregunta antes-dijo el tal Jaime señalándome.

En ese momento el tal Jaime empujo a Eder hacia nosotros y luego avanzo unos pasos.

-¿Sabes quienes son?, fíjate en ese de ahí, el que nos apunta, mira a la de la katana.¿ no te suenan?-

El desconocido miro a Iván y a Luci. Luego miro a Jaime.

-No se de que me hablas-

-Míralos bien..., son los que llegaron a la comunidad en Picassent. Estaban allí antes de que Vicente la jodiera-explico Jaime

Todos nos quedamos callados. En especial Luci y Iván. Este ultimo bajo el arma.

-Ahora os recuerdo. Erais de los que estaban a las órdenes de Vicente-

-Estábamos, tu lo has dicho-Jaime se acerco a Iván- Tengo que disculparme por todo lo ocurrido, tuvimos que habernos dado cuenta antes de la locura de Vicente-

Ivan se lo quedo mirando y luego me miro a mi.

-Son de la comunidad, supervivientes-

-Nos dirigíamos hasta el Nido 81, es un refugio, ¿Sabéis como llegar?-pregunto Jaime

-Esta cerca de Alcoy-contesto Cesar

-¿Como sabéis de ese lugar?-pregunto Luci

-Hace unas semanas estábamos en Murcia refugiados, apareció un helicóptero que decían venir de allí, vinieron buscando provisiones, les ofrecimos algunas cosas de las que teníamos y ellos a cambio nos hablaron del refugio, nos dirigimos allí, de camino nos quedamos por aquí acampados para aprovisionarnos cazando, por eso pusimos los huesos, durante este trayecto perdimos a unos cuantos en extrañas circunstancias, supimos que eran presa de los caníbales, los huesos son para ellos una advertencia-explico Jaime

-Cállate Jaime, no es necesario dar mas explicaciones-pidió el extraño.

-Bueno...nosotros nos marchamos. Tened cuidado-dijo Jaime

Jaime y los otros dos desaparecieron tan rápido como habían aparecido ante nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario