Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 23 de julio de 2011

Capitulo 116 , Infiltrado , part 3

Álvaro se sentía como un león. Un león que vigila y no le quita ojo de encima a su presa. Estaba ansioso por cazar. Pero no era el momento. Aun no....Tenia que esperar. Tenia que esperar al momento oportuno. El momento en que entraría y mataría a todo el que se le cruzara en el camino.

Álvaro se alejo un poco para evitar ser visto. Había vigilantes en las cuatro torretas. Una de ellas la ocupaba Gorka. Álvaro no conocía mucho a Gorka, aunque se había tomado una cerveza junto a el y su hermano en alguna ocasión, pero no lo conocía mucho y ahora no le importaba mucho ya que a el no dudaría en matarlo tampoco.

Álvaro había ocupado un vehículo abandonado. Sabia que allí no lo verían si no pasaban por su lado y era evidente que por allí no iban a pasar ni lo iban a ver.

Álvaro esperaría a la noche para colarse y una vez dentro se ocultaría esperando el momento oportuno de actuar.

**************************

Jorge y su grupo habían llegado a Denia. Era por allí por donde empezarían el rastreo del helicóptero. Las órdenes de Roache eran claras. Para Jorge eran algo más. Eran un obstáculo para salvar a los suyos.

-¡¡Eh!!, ¿En que piensas?-pregunto Ramón interrumpiendo los pensamientos de Jorge.

-En mi pasado-contesto Jorge

-Yo también pienso a veces en mi pasado-dijo Ramón

Jorge no había hablado nunca con Ramón. No lo conocía. Pero allí estaba con el y otros seis hombres. Ellos eran Hanzo, Jaques, Okham, Ellis, Jean y Dannielle. Tan solo Ramón y Hanzo hablaban español y eso incomodaba a Jorge. Podría tratar de darles esquinazo y volver al parque de bomberos y desde allí trazar un plan para sacar a los demás del campamento, buscar a Paco y luego buscar a los demás. Jorge había hecho cosas malas y sabia que debía pagar por ello. Decidió en ese momento que se quitaría la vida. Pero aun no lo haría. No en ese momento, antes tenía algo que hacer.

*******************************************

Paco se despertó , no tenia ni idea de que hora era , pero mas o menos calculaba que eran las diez o las once de la mañana. Miro a su alrededor y recordó donde se encontraba. Estaba en el patio de una casa. Al otro lado de la pared escuchaba gemidos y llego a la conclusión de que los infectados habían entrado en la tienda que había ocupado esa noche y sonrió aliviado por no haber permanecido más tiempo ahí ni haberse quedado dormido allí. Si no, quizás ahora seria el desayuno de esos seres.

Paco se puso en pie apoyándose en la pared de sus espaldas y luego avanzo hacia la puerta que daba a la cocina. Tenía el arma en alto. Aquella noche nada había salido por aquella puerta. Pero en ese nuevo mundo cualquier precaución era poca.

Paco entro en la cocina y se acerco al fregadero. Abrió la llave del agua y un chorro de agua comenzó a caer. Paco se apresuro a beber con ansia. Tenía mucha sed.

Después de beber comió una de las raciones que llevaba y se dirigió al salón de la casa. Este estaba a oscuras debido a que todas las persianas de las ventanas estaban cerradas.

Era una clara señal de que allí había estado sobreviviendo alguien algún tiempo o que habían salido muy deprisa de allí.

Paco se acerco a la primera ventana que vio y por una pequeña obertura pudo ver la calle. Vio a varios infectados que avanzaban hasta la puerta de la tienda.

-Cabrones........-murmuro Paco

Paco pensó rápido. Podría salir por la puerta de la casa. Esta daba al rellano de una portería, con lo cual no estaría a su vista si salía al rellano, pero si lo estaría si pisaba la calle. Definitivamente salir a la calle no era una buena idea.

Paco siguió observando por la obertura y decidió jugársela. Se dio media vuelta y se acerco a la puerta de la casa. Poco a poco cogió el pomo y comenzó a girarlo. Al abrir la puerta un poco se asomo y vio el rellano despejado y la puerta de la portería cerrada y bloqueada por varios muebles.

-Genial...-murmuro Paco

La entrada estaba bloqueada. Lo que indicaba que alguien la había bloqueado desde dentro y los infectados no podrían entrar, pero el tampoco podría salir. Su única opción era ir hacia arriba, rezar por que no hubiese infectados mas arriba y poder ir de terraza en terraza para evitar ser visto. Paco se decidió y comenzó a subir las escaleras poco a poco mientras apretaba los dientes con una mueca de dolor.

******************************

Yako descansaba a los pies de la litera de Sandra mientras esta estaba tumbada pensando en lo que Zulema le había pedido. Era una misión casi suicida y con pocas posibilidades de éxito. Bien mirado era una locura y ella había aceptado. Salir fuera entre millones de muertos vivientes ya era una locura y el hecho de que hubiesen grupos de gente armada y sin muy buenas intenciones no ayudaba.

Sandra se incorporo y se sentó en la cama. Luego acaricio la cabeza de Yako y este la miro. El perro se alzo y comenzó a lamerle en la cara.

Para Sandra, su perro era lo único que le quedaba. El único lazo con su pasado, un pasado donde aun era una chica normal que se preocupaba por tener un trabajo y un sueldo. Ahora esas preocupaciones habían cambiado radicalmente. Las preocupaciones ahora eran sobrevivir un día mas.

Sandra se puso en pie y comenzó a dar vueltas por la celda mientras trataba de asimilar lo que iba a hacer. Sandra se acerco a su mochila y comenzó a rebuscar, al rato saco una hoja de papel y un boli. Seguidamente comenzó a escribir.

"Queridos compañeros"

"No soy buena con estas cosas y la verdad es que no se que poner exactamente en esta carta. No me estoy despidiendo ni nada parecido. Pero Zulema me pidió un favor y le prometí que la ayudaría. No diré a donde voy ni quiero que nadie mas nos siga ni a Zulema ni a mi.

Supongo que será un viaje peligroso.

¿Que no es peligroso en este nuevo mundo?.

Quiero pediros que cuidéis de mi perro hasta que vuelva...Si vuelvo.

Si no volviese os ruego que me perdonéis y que cuidéis de Yako. No se el tiempo que estaré fuera, en realidad no se nada de que me espera ahí fuera.

También quiero pediros perdón por llevarme armas, munición y uno de los furgones. Supongo que lo comprenderéis."

"No quiero terminar esta carta sin deciros lo mucho que os quiero a todos y lo mucho que os debo. Yo no habría logrado sobrevivir mucho tiempo sola y si estoy viva a día de hoy es gracias a vosotros. Desde que me encontrasteis, aunque ha habido momentos malos y peores. También han habido momentos felices para mi. Momentos en los que podía llegar a olvidarme de que nuestro mundo ha llegado a su fin.

Algunos se han marchado para ayudarnos. Y no puedo despedirme de ellos. Hacedlo vosotros por mí. Se que Juanma no me dejaría marcharme o saldría detrás de mi para impedirme hacer una locura como es lo que pretendo hacer. Así que me alegro que el no este aquí ahora para echarme el sermón y se que cuando vuelva y vea que no estoy no se lo tomara demasiado bien. Que me perdone por favor."

" Ya no se que mas decir o escribir y voy a dar por finalizada esta carta, solo espero no traeros problemas por mi decisión y intentar volver lo antes posible junto a vosotros. Mis amigos. Mi familia.

Cuando encontréis esta carta yo ya no estare en la prision. Por favor. No tratéis de seguirme y cuidaros mucho"

Os quiere Sandra

Después de escribir la carta. Sandra la doblo y la escondió debajo de su colchón. Quería salir por la noche mientras los demás dormían. Iba a ser difícil burlar a los vigilantes de las torretas. Pero nada le impediría salir de allí y llevar a cabo su misión.

************************

Dennis había decidido vigilar a Rafa desde que los demás se enteraron de sus conversaciones con dios . El y Rafa se habían ido a uno de los bloques alejados de los demás. Rafa les daba miedo. Les asustaba que perdiera totalmente la cabeza y hiciese alguna locura como dejar las puertas abiertas y que los no muertos entraran en la prisión. Pese a todo eso. Dennis no sentía ese miedo . Rafa era un buen hombre y le tenía un gran aprecio.

Rafa estaba sentado en su celda mientras Dennis le leía uno de los libros que había en la sala de los guardas. Rafa escuchaba atentamente mientras sonreía, entonces este interrumpió a Dennis.

-Los demás me temen-

-No. Lo que pasa es que no comprenden lo de tus charlas con dios-contesto Dennis tratando de que Rafa no se sintiera mal.

-Se lo que dije e hice y por eso me temen. No los culpo-dijo Rafa

-Escucha....No pienses en eso ahora. ¿Te sigo leyendo el libro?-pregunto Dennis

-Mmmmm....no. Prefiero dormir un poco. Sal a dar una vuelta y a tomar el aire-dijo Rafa

-Como quieras...Toma ponte esto en la oreja y si necesitas algo llámame y vendré-dijo Dennis pasándole uno de los comunicadores.

-Gracias amigo-contesto Rafa

Pocos segundos después Dennis salió al patio. Algunos estaban trabajando en el huerto.

Dennis se acerco y vio a Cristina, Ángela, Amparo y Darío. Al verlo acercarse Darío levanto la vista y lo miro.

-¿Que hay muchacho?. ¿Como esta Rafa?-

-Mejor. Aunque le preocupa que la gente le tema-contesto Dennis

-Es normal. Pero se acostumbraran. No es mal hombre y es incapaz de hacer daño a una mosca-contesto Darío.

En ese momento apareció Nuria por allí y se acerco a Darío.

-Darío. Necesito que venga. Lidia quiere hablar con usted-

-Bien. Voy. ¿Vosotras podéis seguir con esto?-pregunto Darío mirando a las chicas.

-Si- contesto Ángela

-Ve tranquilo. Ya me quedo yo-dijo Dennis cogiendo una azada.

Darío y Nuria llegaron a la enfermería y allí estaba Lidia tomando unos apuntes. Cuando Darío entro por la puerta la saludo y Lidia levanto la vista de la libreta.

-¿Deseaba verme doctora?-pregunto Darío

-Por favor...llámame Lidia-contesto ella con una sonrisa.

-Perdón. Lidia. ¿Deseabas verme?-pregunto Darío

-Antes eras dentista ¿no?-pregunto Lidia

-Si....-contesto Darío

-Bien. Estuve revisando en el almacén unas cosas y encontré utensilios de odontología. La verdad es que tenemos que cuidar nuestra higiene dental todos y necesitaríamos pasar todos una revisión para evitarnos problemas. ¿Quisieras tener aquí una consulta?-pregunto Lidia- Puedes seguir desempeñando tu trabajo-

-Me encantaría-contesto Darío

-Bien. Estupendo entonces-contesto Lidia

-Voy a darme una ducha para quitarme la suciedad de encima y vuelvo para ponerme a trabajar con mi consulta-contesto Darío con una sonrisa.

Cuando Darío se fue, Nuria se quedo hablando con Lidia.

-Esta siendo muy duro tratar de recomenzar y volver a algo parecido a lo que eran nuestras vidas antes de todo esto. Aun así. Ya no será lo mismo-dijo Nuria

-Lo se. Pero si nos quedamos quietos y no hacemos nada. Acabaremos volviéndonos locos-contesto Lidia- Tenemos que prosperar por nosotros mismos y empeñarnos en vivir. Si nos resignamos a morir , todo lo que hicimos hasta ahora por vivir no nos servirá de nada. Nosotros estamos vivos-

No hay comentarios:

Publicar un comentario