Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 23 de julio de 2011

Capitulo 116 , Infiltrado , part 1

Paco caminaba todo lo deprisa que le permitía su castigado cuerpo. Las palizas que había recibido por parte de Lazarevick y otros lo habían dejado totalmente magullado. En más de una ocasión pensó que lo matarían así y casi había ocurrido. La intervención de Jorge había sido crucial. Ahora sabía lo que pretendía Jorge. No los había traicionado. Jorge estaba infiltrado en el enemigo para ganarles desde dentro. Paco se sintió estúpido. Había desconfiado de su amigo, cuando este solo pretendía ayudar de la única manera posible.

Paco llego a Picassent al anochecer y se refugio en una tienda. Los muertos no habian reparado en su presencia. Una buena señal.

La tienda donde se había refugiado Paco era una zapatería. Esta estaba completamente desvalijada y tan solo había cajas de cartón tiradas por el suelo y algunos zapatos rotos. La caja registradora también había desaparecido. Probablemente alguien se la había llevado pensando que el dinero de esta le serviría.

Paco sabia que el olor de su sangre llegaría a los infectados y eso rebelaría su posición. Eso le traería muchos problemas, ya que la tienda solo tenia una entrada y si esta se llenaba de infectados seria imposible escapar. Quizás si cerraba la persiana metálica del todo estos no podrían entrar. Pero el no podría salir ni por casualidad.

Paco exploro la tienda a conciencia. Tenia que haber algo allí . Una vía de escape en caso de que las cosas se complicaran.

-La trastienda....las tiendas estas suelen tener la salida a un patio-pensó

En efecto. Paco encontró la trastienda y una puerta que daba a una especie de terraza comunitaria. Desde allí podía ver los tendederos de las viviendas y las ropas sucias ondeando con el viento.

Paco siguió observando y vio que los muros que separaban el patio de la tienda con el los demás patios no eran demasiado altos. Podría saltarlos quizás sin muchos problemas.

Mientras pensaba como saltarlos escucho un ruido. Algo golpeaba la persiana metálica y Paco no necesito mucho tiempo para saber de que se trataba. Era más que obvio que su olor ya había sido detectado por los infectados. Paco se asomo un poco y vio a uno. Se trataba de una mujer con el pelo corto y una camisa de tirantes de indistinguible color. Paco también sintió su olor. Ese olor ha podrido que caracterizaba a los infectados. Aunque solo había uno era cuestión de tiempo que mas se unieran al primero.

Paco tenía que pensar como darles esquinazo antes de que fuera demasiado tarde. Los golpes eran cada vez más fuertes. Quizás ni uno, ni diez, ni veinte pudiesen hacer nada en esa persiana. Pero si había cien y con el tiempo venían más y más. Esa persiana terminaría cediendo y entrarían.

Paco volvió a salir a la tienda y busco un taburete, lo necesitaba para poder auparse y pasar por encima del muro. Si no hubiese estado tan herido un simple impulso habría bastado para cruzarlo. Pero estaba demasiado herido y cansado.

Cuando Paco encontró el taburete volvió a salir al patio y lo acerco a la pared. Luego se subió y miro por encima del muro. El patio que diviso en ese momento estaba lleno de plantas muertas.

Paco hizo un pequeño es fuerzo y se impulso. Una vez encima del muro se dejo caer al otro lado con cuidado. Al tocar el suelo, Paco perdió el equilibrio y cayo al suelo torciéndose un tobillo. Paco lanzo un grito y se apoyo en la pared mientras se frotaba el tobillo dolorido.

Ahora Paco se encontraba en el patio de una casa y esperaba que dentro no hubiese nada ni nadie. De ser así, el grito lo habría alertado de su presencia.

La puerta que daba al patio estaba abierta y Paco vio que daba a una cocina. Paco no lo pensó mas, alzo la pistola que llevaba y apunto en dirección al interior de la casa. Si algo aparecía de improviso. Lo haría por ahí.

Paco espero y espero con el arma en alto dispuesto a disparar. Pero nada apareció. Al poco rato bajo el arma y cerro los ojos quedándose dormido.

**************************

Jorge se despertó con un ruido. Alguien había entrado en su tienda y había golpeado algo que sonó como si golpearan una lata. Los demás que dormían en esa tienda también se despertaron y vieron a Lazarevick .

-¿Que ocurre?-pregunto Jorge

-¡¡¡A formar!!!,¡¡¡Ordenes de Roache!!!-contesto Lazarevick gritando

Jorge y los demas salieron de la tienda al exterior y vieron a Roache junto a su interprete.

Roache parecía estar mejor después de los disparos. Aun así seguía usando un bastón para poder mantenerse en pie.

El interprete de Roache comenzó a hablar siguiendo las ordenes del coronel.

-Esta madrugada abatimos un helicóptero de procedencia desconocida. El helicóptero debe haber aterrizado en alguna parte. Se mandara a los siguientes soldados a una expedición de búsqueda del helicóptero-

El anuncio sorprendió a Jorge y se pregunto que para que querían ese helicóptero de procedencia desconocida. Entonces cayó en la cuenta de que quería Roache exactamente. Quería a los ocupantes del helicóptero para interrogarlos. Nadie volaba desde hacia tiempo. Salvo ese helicóptero que tenían en su poder y que el mismo había saboteado. No se habían vuelto a ver más helicópteros ni aviones. Era obvio que ese helicóptero procedía de algún lugar como un refugio o una ciudad protegida. Roache había llegado seguramente a esa conclusión y como era un hombre sediento de poder , había visto un enorme filón en todo eso.

El intérprete comenzó a decir los nombres. Entre ellos estaba el de Jorge.

Jorge maldijo a Roache por incluirlo en la lista. Si Jorge se iba ahora no podría hacer nada por sus compañeros que seguían presos y la expedición era un contratiempo que dificultaría cualquier plan que tuviese.

El grupo de expedición estaba compuesto por ocho hombres incluido Jorge. A la una de la madrugada se pusieron en marcha en dirección el que se había alejado el helicóptero.

Jorge deseaba que no encontraran ese helicóptero. Aunque las ordenes de Roache habían sido ." No volváis hasta que no lo encontréis, aunque tengáis que buscar por toda España".

***********************************

Habíamos acampado en una cueva que habíamos encontrado. Todos dormían salvo Iván, Philip y yo. Yo no podía dejar de pensar en el helicóptero que andábamos buscando. ¿Quienes eran en realidad?,¿De donde procedían realmente?. Me plantee la posibilidad de que en alguna parte hubiese alguna ciudad o pueblo fortificados y con grandes defensas contra los infectados. Una comunidad donde la gente empezaba de cero. Esa era una idea que a mi no me atraía demasiado. Pero no podía pensar solo en mi. La opinión de los demás también contaba.

La voz de Philip me saco de mis pensamientos.

-¡¡Carceleros!!, tengo que ir a mear-

-Meate encima y cállate-contesto Iván

-No seas así y déjame ir a mear en condiciones-dijo Philip

Yo me puse en pie y avance hasta Philip, luego lo obligue a ponerse en pie y le ate una cuerda a la cintura lo bastante fuerte como para que no pudiese soltarse.

-¿Donde vas?-pregunto Iván

-A sacar a pasear al perro. Se mea-dije yo sonriendo

-Perro lo será tu puta madre-contesto Philip

-Hare como que no escuche eso-dije yo dándole un golpe en la espalda.

-¿Te acompaño?-pregunto Iván

-No. Ve a dormir y ya me quedo yo vigilando a este-conteste yo

-Bien. Buenas noches-contesto Iván

Philip y yo nos adentramos entre los arboles y comenzamos a alejarnos de la cueva.

-Oye. Lo de la chica no fue nada personal. Tenia que quitarle el arma-dijo Philip

-Me trae sin cuidado lo que quisieras hacer. Te escapaste y te cogimos otra vez. Pretendías volver al campamento-conteste yo

-¿Campamento?. No seas idiota. Falle en mi misión y a Roache no le gustan los fracasos. Si vuelvo me ejecutarían-dijo Philip

-Nosotros no pretendíamos ejecutarte. Solo dejarte encerrado-dije yo

-Claro....me lo tengo que creer.....¿no?. ¿Piensas que soy gilipollas o que?-pregunto Philip

-Al menos soy sincero. Nadie pretendía matarte. Nosotros no somos asesinos-conteste yo

-Todos somos asesinos te guste o no. Aunque lo hagas en defensa propia-dijo Philip

No conteste a las provocaciones de Philip. Llegamos a una arboleda y mire a Philip.

-Fin del trayecto. Cámbiale el agua al canario aquí-

-Con las manos esposadas no puedo hacer nada. ¿Quieres sacármela y sacudírmela tu?-pregunto Philip con ironía

Me acerque a Philip y lo mire de frente. Luego saque la llave de las esposas y se las quite. Luego le apunte directamente a la cabeza con mi arma.

-Ahora tienes las manos libres y puedes mear...Pero. Intenta algo y no dudare en meterte una bala en la cabeza-

-Me necesitas para reparar el helicóptero. No tienes huevos a disparar-

Yo solté el seguro del arma y sonreí.

-Pruébame otra vez a ver que ocurre-

Philip no dijo nada y dio la vuelta para orinar mientras yo dejaba el cañón del arma apuntando a su nuca. Tenia por seguro que si intentaba algo ,yo no dudaría en disparar.

Una vez Philip acabo volví a esposarlo y me lo lleve de vuelta al campamento. Una vez allí se apoyo en un tronco caído mientras yo me acomodaba junto a una roca.

-No te quitare ojo de encima. Que lo sepas-amenace yo

No confiaba en Philip. Era obvio. Ese hombre podía ser muy peligroso y si lo dejábamos suelto podría volver al campamento y revelar donde estábamos .No me fiaba. Aunque el dijera que volver al campamento significaría la muerte para el .

No hay comentarios:

Publicar un comentario