Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 15 de julio de 2011

Capitulo 115, El helicoptero , part 3

Después de comer nos reunimos en la centralita. El grupo de búsqueda y rescate estaba formado por Cesar, Andrea, David, Luci, Iván, Héctor, Carlos, Benito, Santi, Eder, Philip y por mi. Benito había logrado convencer a su padre después de una larga discusión donde Benito decía que ya no era ningún niño para quedarse siempre atrás y que quería estar en la expedición. Por otro lado. Philip estaba obligado a venir. Nadie se fiaba de el y habría que tenerlo vigilado en todo momento.

La hora de nuestra partida se acercaba y yo tenia que despedirme de Vicky. Salí al patio y la vi junto a Lidia y Sandra jugando con Yako. Yo me acerque a ellas y al verme. Lidia aparto la vista.

-Ya casi nos vamos-dije yo llegando junto a ellas.

-Tened cuidado. Mucho cuidado-dijo Sandra

-Lo haremos....-dije yo agachándome para ponerme a la altura de Vicky

La pequeña me miro y sonrió.

-Escucha.....tengo que salir a hacer una cosa. Te quedaras aquí con mama y los demás-dije yo acariciándole el pelo.

-¿Donde vas papa?-pregunto Vicky

-Ha salvar a unas personas. Pero volveré pronto. Haz caso de lo que mama te diga. ¿Vale?-dije yo poniéndome en pie, luego mire a Lidia- Necesito hablar contigo antes de partir-

Lidia me miro y después de unos segundos asintió. Seguidamente comenzamos a alejarnos de Vicky y Sandra.

-¿Que quieres?-pregunto Lidia

-No te voy a pedir que me perdones. Ni yo mismo lo hago. Lo único que quiero pedirte es que cuides de la niña. No se cuanto tiempo estaré fuera-dije yo

-¿Y por que no dejas que vayan los demás y tu te quedas?-pregunto Lidia- Siempre tienes que irte a hacer algo. Por una puñetera vez podrías dejar que los demás hagan lo que quieran sin tener que estar metido tú-

-Esto es algo que quiero hacer. En esta búsqueda y rescate puede que se encuentre nuestra salvación-conteste yo

-No eres ningún mesías. Que te entre en la cabeza. ¿Que le diré a la niña si te pasa algo y no vuelves?. Ya he pasado por eso antes y ella ya perdió un padre y una madre. No necesita pasar por lo mismo otra vez-contesto Lidia

-Voy a volver. Como siempre. Y cuando vuelva ya no volveré a irme. Me quedare aquí pase lo que pase-conteste yo

-Quisiera creerte-contesto Lidia

-Créeme que lo hare. Cuando vuelva de esta expedición no volveré a hacer mas-dije yo

En ese momento vi lágrimas en el rostro de Lidia y le acaricie la mejilla.

-Esto no es que te haya perdonado....Pero por favor. Ve con cuidado. Y sobretodo. Ten cuidado con ese francés-dijo Lidia

-No te preocupes-conteste yo acercando mis labios a su frente y besándosela.

Después de eso me dirigí hacia el interior del pabellón y entre .Llegue hasta la celda de Philip y allí vi a Iván. Este estaba mirando a Philip con las esposas en la mano.

-Te estaba esperando. Vamos a esposar a este cabron-dijo Iván

-Ni de coña. No. Si voy a ir quiero un arma-contesto Philip

-Claro...un arma...y un cargador lleno. Luego te daremos las guardias nocturnas para que cuides de nuestra seguridad...¡¡No espera!!. Mejor nos masacramos nosotros mismos-conteste yo con ironía.

Abrí la celda de Philip y entre mientras Iván le apuntaba con el arma.

-Date la vuelta-dije yo

Philip miro primero a Iván y luego se dio la vuelta con las manos en la espalda.

-Míralo por el lado bueno. Vas a salir a que te de el aire y a pasear-dije yo

-Que te jodan-contesto Philip

Después de esposar a Philip salí de la celda tirando de el, entonces Ivan y yo salimos fuera y nos quedamos esperando a los demás miembros del equipo.

Zulema se encontraba en el huerto todavía. Estaba plantando tomates cuando escucho la voz de Benito a sus espaldas. Eso hizo que se sobresaltara.

-Perdona. No quería asustarte-se disculpo Benito

-No pasa nada. Me asusto fácilmente-contesto Zulema

-Perdona. Creo que desde que estoy aquí nunca me presente formalmente. Me llamo Benito-

-Yo Zulema...-

-¿Que estas haciendo?-pregunto Benito

-Planto semillas de tomate. Los demás dicen que como vamos a quedarnos tiempo aquí debemos adaptarnos y empezar a montar huertos-contesto Zulema

-Tienen razón...Yo también voy a contribuir y voy a salir en una expedición a la montaña-contesto Benito

-La del helicóptero....si. Lo se-contesto Zulema

Benito se acerco mas mientras se rascaba la nuca.

-Me preguntaba si....bueno....si tienes...¿Tienes algún novio aquí?-pregunto Benito sonrojándose.

La pregunta sorprendió a Zulema y esta miro al joven. Este estaba totalmente rojo y parecía nervioso.

-No....no tengo novio...-contesto Zulema sonrojándose también.

-Me preguntaba.....me preguntaba si .....si cuando vuelva....serias mi novia-dijo Benito entre balbuceos.

Zulema sonrió y aparto la mirada del joven. Este le parecía atractivo y aunque no había hablado mucho con el , le parecía un chico simpático. Al fin y al cabo. Era la única persona de su edad del lugar. Quizás del mundo.

-Bueno...,se que no puedo invitarte al cine...ni a bailar....pero...-decía Benito mientras su voz temblaba.

-Vale. Pero cuando vuelvas-contesto Zulema

El rostro de Benito cambio y este lanzo un grito de alegría. Luego abrazo a Zulema,

-Cuando vuelva te hare una cena romántica y veremos una peli en la sala de guardas. Ahora me tengo que ir-dijo Benito dándole un beso en los labios. Luego este salió corriendo para encontrarse con los demás mientras Zulema se sentaba en el suelo y sonreía.

Zulema nunca se había esperado algo así. El chico le gustaba, pero no esperaba encontrar el amor después del fin del mundo. Sentía una sensación que la reconfortaba. Volvía a sentirse feliz. Ahora solo faltaba rescatar a su madre y su vida seria completamente feliz.

**************************

Jorge logro entrar en el cobertizo donde tenían a Paco. Este estaba atado a la silla y tenia la cabeza agachada apoyada en el pecho. Su camisa tenía restos de sangre y en el suelo había también manchas. Jorge se acerco y se agacho para verle la cara. Al verla se dio cuenta de que Paco estaba casi irreconocible.

-Joder macho. Te han dejado hecho un cristo-susurro Jorge- Aun así te traigo buenas noticias. Vas a dejar de sufrir. Te sacare de aquí-

En ese momento Jorge saco una navaja y de debajo de su uniforme saco una bolsa de color negro. Era una bolsa para cadáveres.

Paco se agito en la silla y trato de levantar la cabeza y hablar.

-No malgastes energías ahora y escúchame. Tendrás que confiar en mi. Si las palizas siguen no vivirás mucho mas. Anoche paso algo. Nos sobrevoló un helicóptero y dos gilipollas les dispararon. Ahora están muertos. Bueno. Eran cadáveres andantes después pero se los volvieron a cargar. Lo que voy a hacer. Es darles el cambiazo. Hice desaparecer el cadáver de uno y te pondré a ti en su lugar. Van a tirar los cadáveres bien lejos de aquí. Voy a intentar que me lo manden a mí. Tu quédate quieto en la bolsa hasta nueva orden-explico Jorge

-¿Por...porque lo haces?-pregunto Paco a duras penas.

-Ya te lo dije. Estoy de vuestro lado y de momento solo puedo salvarte a ti. En el momento que pueda me ocupare de sacar a todos los demás-contesto Jorge

-Perdóname.....Perdóname por desconfiar de ti-se disculpo Paco con lagrimas en los ojos.

-No debes disculparte de nada ahora-decía Jorge mientras cortaba las cuerdas que mantenían a Paco atado a la silla.

Cuando las cuerdas estaban cortadas. Paco se precipito hacia delante y cayó en los brazos de Jorge.

-Cuando nos hayamos alejado lo suficiente te sacare de la bolsa y te daré un arma y munición. También te daré unas raciones y una botella de agua. Eso es todo lo que puedo hacer por ahora. Luego tendrás que mantenerte oculto y apañártelas. No vayas al parque de bomberos. Alli ya no hay nadie-dijo Jorge

-¿Que harás si te descubren?-pregunto Paco

-Ya lo pensare después. Ahora es mas importante sacarte de aquí-dijo Jorge arrastrando a Paco hasta la bolsa-Ahora no te muevas ni un milímetro-

Jorge cerró la bolsa y se cargo a Paco al hombro. Luego se asomo al exterior y salió en dirección al jeep donde estaba el cadáver. Con sumo cuidado dejo a Paco al lado como si fuese un cadáver más. Luego se dirigió hacia la tienda donde estaba Roache. Al entrar y ver al coronel. Jorge se cuadro y saludo.

-Solicito permiso para transportar a los cadáveres y sacarlos del campamento-

-Concedido. Márchese soldado-contesto Roache

-A la orden-contesto Jorge

Jorge salió de la tienda y monto en el jeep. Luego se alejo del campamento rápidamente. Había conseguido sacar a Paco de allí. Aun así sabia que cuando volviese habría problemas con la repentina desaparición de Paco. Y era evidente que alguien iba a pagar las consecuencias. Hasta ahora había logrado salvarse de todos sus saboteos. Había estropeado el helicóptero, había dejado escapar a la niña hiriéndose el mismo, había abierto las puertas para que los infectados entrasen y así poder crear la confusión necesaria para que los demás pudiesen escapar. Lo había intentado todo y había salido impune hasta ahora. Pero esa suerte no duraría siempre. Aun así ya no le importaba su seguridad. Solo quería sacar con vida de alli a sus amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario