Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

viernes, 15 de julio de 2011

Capitulo 115, El helicoptero , part 1

Los gritos de Eloy no fueron necesarios para que todos nos despertáramos. Basto el estruendo producido por el helicóptero al pasarnos por encima para que todos comenzáramos a salir al patio para ver que habia pasado.

Ivan y yo salimos corriendo y vimos la estela de humo que había ido dejando el helicóptero mientras caía.

-¿Que coño a sido eso?-pregunto Iván

-Sonaba como un helicóptero. Nos ha pasado relativamente cerca-conteste yo

En ese momento apareció Héctor corriendo y se acerco a nosotros.

-Cerca no.. Nos ha pasado justo por encima. Estaban pidiendo ayuda-

-¿Como?-pregunte yo

-¿Recuerdas el mensaje en bucle que trataba de contactar con el nido ochenta y uno?. Eran ellos-contesto Héctor

-¿Como lo sabes?-pregunto Iván

-Escuchad. Montemos una reunión. Esa gente necesita ayuda. Tenemos que ir a buscarles-contesto Héctor

Una hora más tarde montamos una reunión en el comedor. Todos estaban presentes. Todos salvo Ana y Philip. Ana seguía en el pabellón de psiquiatría en una celda preparada para ella.

Todos hablaban de lo ocurrido y de lo que deberíamos hacer.

-Podría ser una trampa de esos Franceses-dijo Eva

-No se. Yo escuche el mensaje en bucle y no parecían ser de ellos. Pero nunca se sabe-conteste yo

-Veamos gente- comenzó Héctor- En el mensaje que Eloy y yo escuchamos mientras trabajábamos arreglando la radio. Decían que trataban de contactar con un refugio llamado "Nido 81". Por ese nombre solo existe una base militar a unos kilómetros de aquí. Por los archivos que vi . Se trata de una base militar que durante la epidemia se habilito como un punto seguro-

-Eso esta muy bien y todo eso. Pero al igual que muchos otros puntos seguros. Ese podría haberse venido abajo-contesto Amparo

-Es una posibilidad. Pero los del helicóptero seguían contactando con ellos. Por lo que parece sigue aguantando-dije yo apoyando a Héctor.

En ese momento Cesar se puso de pie y se puso junto a Héctor. Luego comenzó a hablar.

-El caso es que son personas que necesitan ayuda. Independientemente de si el punto seguro ha caído o no. Deberíamos montar una expedición para ir en busca del helicóptero. Pensadlo bien. Ese pájaro podría servirnos para reconocimientos aéreos . Lo que nos vendría perfecto para viajes-

-El helicóptero tenía dañado el motor-contesto Héctor

-Narciso es mecánico. Podría repararlo-dijo Gregorio mirando a Narciso.

-Pero soy mecánico de vehículos. Puedo arreglar vehículos de dos a cuatro ruedas. Pero no toque en mi vida el motor de un helicóptero-contesto Narciso.

-A ver. Lo importante es dar con el helicóptero. Comprobar su estado y ver si las personas que lo tripulan son de fiar y luego ver si el nido ochenta y uno sigue en pie. Creo que es nuestra prioridad-conteste yo

-Estoy de acuerdo con Juanma-contesto Luci- Andrea y yo vimos el helicóptero cuando nos paso por encima. Le vimos los colores. Se trataba de un helicóptero del ejercito español. Y por lo que sabemos los Franceses solo tienen uno y es del ejercito Francés-

-¿Y como sabemos que solo tienen uno?. Podrían tener mas-dijo Cristina.

-Yo cuando estuve en su campamento solo pude ver uno. Es el único que tienen-dijo Zulema entrando en la conversación.

-Joder.¡¡¡Es cierto!!!. Ella estuvo allí-dijo Andrea

-Me se de otro que también ha estado allí-dijo Iván poniéndose de pie.

-¿Te refieres a......?-pregunte yo

-Exacto-contesto Iván mientras caminaba hasta la puerta del comedor.

-Espera-dije yo saliendo detrás de el.

Algunos nos siguieron hasta que llegamos hasta la celda de Philip. Al llegar vimos que este estaba tumbado boca abajo en su cama.

-¡¡¡Eh gabacho!!!. Levanta-dijo Iván dando un golpe en los barrotes.

Philip se incorporo y nos miro a todos los que estábamos allí observándolo. Al vernos sonrió.

-¿Es mi cumpleaños y no me entere?.¿O es una fiesta sorpresa por ser un preso modelo?-pregunto con ironía.

-Déjate de coñas gilipollas. ¿Cuantos helicópteros tenéis en tu campamento?. Di cuantos exactamente-dijo Iván

-Sesenta....no espera. Noventa....Es que no me aclaro con vuestro jodido idioma. Me cuesta contar-contesto Philip.

-¿Quieres ver como entro ahí y te enseño a contar de carrerilla?. Te va a hacer falta para contar el número de hostias que te voy a pegar-amenazo Iván

-Calma machote. Solo tenemos uno-contesto Philip- Pero me intriga el porque tanto interés. ¿Sera acaso por el helicóptero que paso sobre nosotros hace unas horas?. No era el de mi campamento. Ese esta estropeado. Alguien jodio el motor deliberadamente y el que sabe arreglar el motor soy yo. Y yo no estoy allí. Así que sigue jodido-contesto Philip

-¿Sabes arreglar motores de helicóptero?-pregunto Narciso

-Entre otras cosas-contesto Philip

Yo me quede mirando a todos y luego mire a Philip.

-Vamos a partir algunos en una expedición para encontrar ese helicóptero que se estrello. Te llevaremos con nosotros para que lo arregles si es necesario-

-¿Hablas en serio?. ¿Te vas a fiar de este cabronazo?-pregunto Iván

-Sabe arreglar el motor. Nos guste o no. Lo necesitamos-conteste yo

-A mi me parece bien. Pero no le quitare ojo de encima. Y si se mueve le rebanare el cuello-dijo Luci

-Entonces esta claro. Venga. Preparemos la expedición y el grupo que la formara-dije yo

************************************

Como cada mañana. Álvaro se despertó sobre saltado. Había encontrado un refugio perfecto en Ibi. Un refugio al que los muertos era imposible que llegaran. Se trataba de un antiguo refugio de guerra hecho en la roca. Quizás los Maquis lo usaban también como refugio en épocas de guerra. Pero esa mañana el sonido de unas pisadas lo habían sobresaltado. Algo ocurría fuera. Álvaro salió con cautela y lo primero que vio fue algo que parecía un paracaídas enredado en un árbol.

Álvaro se acerco y vio a alguien colgando de las cuerdas. Fuese quien fuese no se movía.

-¡¡¡Eh!!!.¿Estas vivo?-pregunto Álvaro

Álvaro se situó debajo del cuerpo y trato de ver de quien se trataba. Debajo del casco pudo ver que se trataba de un hombre. Su barba de una semana lo delataba.

El hombre parecía muerto. Álvaro escudriño con la mirada al extraño y vio algo que le intereso. Dentro de la bolsa que llevaba se podía ver la culata de lo que parecía un fusil.

Álvaro sin pensárselo dos veces comenzó a trepar por el árbol hasta que se situó en la rama de la que colgaba aquel individuo. Estiro el brazo para coger la bolsa. Pero le fue imposible. Tenia que cortar las cuerdas. Álvaro se llevo una mano al bolsillo y saco una navaja. Luego comenzó a cortar las cuerdas.

Cuando Álvaro termino de cortar las cuerdas. El desconocido se precipito hacia el suelo y el golpe fue seco. Esto hizo que aquel hombre despertase y lanzase un sonoro grito y comenzara a quejarse de un dolor agudo en la pierna que se había fracturado en la caída.

Álvaro se dejo caer y se lanzo sobre el tapándole la boca con una mano y poniéndole la navaja en el cuello.

-¡¡¡¡Calla!!!!. Atraerás a los muertos-

El hombre no parecía entender lo que Álvaro le decía y continúo gritando. Álvaro estaba cada vez mas nervioso por el jaleo que el desconocido estaba montando. Puede que los muertos no se acercaran por allí al no haber nada que los atrajese. Pero con el escandalo que estaba montando aquel tipo, frente al silencio sepulcral de la zona. Eso era evidente que todo muerto cercano escucharía y pondría rumbo hacia allí.

Alvaro quito la navaja del cuello del hombre y se la acerco a un ojo.

-Deja de gritar o te sacare los ojos. No me importa hacerlo. Ya mate antes y esto no me supone un problema. Asiente si me entiendes-

El hombre se quedo callado y luego asintió. Luego Álvaro se incorporo un poco y miro la pierna de aquel hombre. La caída había hecho que el hueso se le saliese del sitio y atravesara piel y carne hasta quedar a la vista.

-Eso tiene mala pinta amigo-le susurro Álvaro casi con disfrute.

Alvaro apenas se reconocía. ¿Tanto le había cambiado el hecho de matar a su hermano y dejar morir a dos personas?. Aun así. Por extraño que aun le pareciese. No sentía remordimientos. Se sentía bien. El estaba vivo gracias a esos actos. Quizás no fueran los correctos antes. Cuando el mundo era un lugar donde la gente pagaba por sus crímenes. ¿Pero ahora?. Ahora no había ley ni nada que pudiese juzgarle por matar para vivir. Para el. Sus actos estaban justificados. Definitivamente. Matar era ahora una nueva ley para sobrevivir. Si querías vivir tenias que matar. Así lo veía Álvaro.

-Ahora te vas a incorporar y me vas a dar todo lo que lleves-dijo Álvaro sin dejar de amenazar con la navaja.

-Yo...yo....Thomas....my name is Thomas. Yo...-decía el hombre dándose palmadas en el pecho tratando de presentarse.

Álvaro interrumpió al hombre.- Me importa un huevo como te llames, de donde vengas o a donde quiera que fueras. No me importa. Solo quiero que te quites esa ropa tan chula que llevas del ejército y me entregues las armas-

El hombre se incorporo y saco una foto donde se veía a una mujer y dos niños sujetando una tarta de cumpleaños con el numero cuarenta en ella.

-She´s my wife and my sons.....-balbuceo el hombre.

-Mira puto ingles. Acabo de decirte que me des todo lo que lleves si no quieres que te mate. No me importa si tienes mujer e hijos. Me importa una mierda si quieres volver o no con ellos. No me importa tu vida. Ya te dije lo que quiero-

El hombre se quedo callado y comenzó a quitarse el uniforme. Luego se quedo semidesnudo mientras Álvaro tanteaba todo lo que llevaba el hombre encima.

-Vaya...Vas bien preparado. Un fusil y una pistola. Cargadores para ambas armas. Incluso un estupendo machete-dijo Álvaro mirando al hombre con una sonrisa. Luego miro la pierna de este.

-¿Poder...irme?-pregunto el hombre con un gesto de preocupación.

-¿Irte?. No iras muy lejos con esa herida amigo-contesto Álvaro con una sonrisa.

En ese momento a Álvaro le llego un olor a sus fosas nasales. Un olor que ya conocía muy bien. Miro al hombre y por la expresión de este. También había notado el olor y sabia que significaba.

-Ya dije que tus gritos atraerían a esos indeseables. Creo que tardaran en llegar. Mejor voy a divertirme un rato contigo. Luego te dejare aqui para que se entretengan-dijo Álvaro acercándose al hombre con el machete en la mano.

El hombre comenzó a alejarse reculando a medida que Álvaro se acercaba a el. Álvaro sonreía con una mirada sádica en su rostro. Cuando estuvo junto al hombre. Álvaro dejo caer el machete sobre la pierna sana del hombre y se la corto por debajo de la rodilla. La sangre le salpico y el hombre grito de dolor. Un grito desgarrador que en lugar de helarle la sangre, excito a Álvaro. Este sintió un hormigueo en la entrepierna y noto como iba teniendo una erección. Estaba torturando a un hombre y eso lo excitaba. Álvaro se sintió como un enfermo por eso. Pero al mismo tiempo lo estaba disfrutando. Se había convertido en un asesino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario