Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 2 de julio de 2011

Capitulo 113, Retorno a la prision , part 4

La noche había llegado. Eva y yo seguíamos en la casa resguardados. Fuera la tormenta seguía. Era terriblemente violenta. El viento, la lluvia y los truenos hacían vibrar toda la casa. Eva estaba junto a la ventana con el rifle preparado por si aparecía alguien o algo.

Yo estaba en el piso de arriba sentado en un sillón. Seguía maldiciéndome por todo. Había metido la pata. Quizás si no hubiese aparecido por allí, habrían logrado escapar y Zapico seguiría vivo.

Me lleve las manos a la cabeza y volví a llorar mientras me daba golpes en la cabeza.

-¿Por que? ¿Por que? ¿Por que?-

En ese momento escuche la voz de Eva. Me estaba llamando. Yo me puse en pie y baje hasta el piso de abajo. Eva estaba junto a la ventana y señalaba al exterior.

-¿Que pasa?-pregunte yo

-Acabo de ver los faros de un coche. Creo que tenemos visita-contesto Eva

Yo me acerque a la ventana y Eva me señaló donde había visto los faros. No tardamos en ver cuatro siluetas que avanzaban en dirección a la casa. Sin duda eran cuatro de los militares. Finalmente nos habían seguido.

-Si les disparamos ahora fallaremos y si fallamos revelaremos nuestra posición. Eso les haría pedir refuerzos. Debemos dejar que entren en la casa-dije yo

-Si. Lo había pensado-contesto Eva

Las cuatro siluetas avanzaron bajo la lluvia y llegaron a la casa. Dos de ellos hablaban en Francés y eso confirmo finalmente que eran los militares y no otros. Eva y yo nos habíamos ocultado por la casa. Acabaríamos con ellos de uno en uno y en silencio.

Como teníamos previsto. Nada más entrar en la casa. Los soldados se separaron. Estaban confiados y eso nos daba ventaja.

Me encontraba escondido detrás de un pilar cuando el primer soldado paso por al lado. Con un rápido movimiento y con el machete en la mano salte sobre el y hundí el machete en la garganta del soldado. Se trataba de un chico joven. Pero aun asi. No me importo. Estaba rabioso con el y con los suyos. El soldado no pudo emitir ni siquiera un grito. No tardo en desplomarse y empezar a formar un charco se sangre debajo de el.

Me aleje del cadáver y note que se me acercaba alguien por las espaldas. Me di la vuelta y le aseste un golpe a mi agresor. Este lanzo un grito en Francés y cayo de bruces al suelo.

Me lance sobre el y comencé a golpearle una y otra vez. De pronto escuche pasos que avanzaban a la carrera hacia mí.

El plan de matarlos en silencio se había ido al traste.

*********************************

Roache descansaba sobre una camilla y Harold Leslie terminaba de aplicarle la cura a las heridas de bala. Lazarevick estaba allí con los brazos cruzados.

Lazarevick había estado torturando cruelmente a Paco. Pero no lo había matado.

-Doctor. Vaya a curar al herido del cobertizo. Lo quiero sano y vivo para seguir mañana-dijo Lazarevick

Harold Leslie salió de la tienda de lona y fue conducido hacia el cobertizo donde estaba Paco. Una vez dentro comenzó a examinarlo.

-Le dieron una buena paliza. ¿Eh joven?-pregunto Leslie

-¿Quien es usted?-pregunto Paco con una mueca de dolor cuando levanto la cabeza.

-Soy el Dr. Harold Leslie-se presento Leslie

-Me encantaría estrecharle la mano. Pero creo que la tengo rota-contesto Paco

Leslie le examino el rostro y vio que Paco apenas podía abrir los ojos. Los tenía completamente amoratados e hinchados.

-Siento lo que te ha pasado muchacho. Lazarevick es un lunático-dijo Leslie

-Usted esta preso también.¿ Verdad doc?-pregunto Paco

-Si .Como vosotros-contesto Leslie

-¿Y los demás presos?. ¿Escapo alguno?-pregunto Paco

-No. Se tuvieron que lamentar bajas. Lazarevick asesino al chico alto-confeso Leslie

-¿Chico alto?. Joder....Zapico- murmuro Paco

-Lo siento-contesto Leslie

En ese momento escucharon jaleo en el exterior y Leslie se apresuro para salir para enterarse de que ocurría. Cuando salió escucho que el equipo de caza había dado con los dos asaltantes, el chico y la chica que trataron de liberar a los prisioneros desde fuera.

****************************

Los soldados habían pedido refuerzos. Todo se había complicado. Golpee otra vez a mi agresor y lo levante detrás de mí. En ese momento vi como una silueta avanzaba hacia mí con el fusil en alto.

-¡¡¡Suéltalo!!!-grito el soldado

En ese momento vi que también Eva hacia aparición y disparaba contra el que me apuntaba. Yo le corte el cuello a mi rehén y mire a Eva.

-Falta uno-dije yo

Los dos miramos por la ventana del pasillo y vimos una silueta correr bajo la lluvia tratando de alejarse. Eva rompió el cristal y apunto con el rifle. Seguidamente disparo abatiendo al que escapaba.

-Ya esta. Seguramente hayan pedido refuerzos. Salgamos de aquí-dije yo

En ese momento crepito el walkie del soldado al que Eva le había disparado dentro de la casa.

-Garrido. Aquí el coronel Roache. Informe...-

Yo cogí el walkie y me lo acerque a la boca.

-¿Roache?..El que manda-dije yo mirando a Eva

-¿Quien habla?-

-Quédate con mi nombre pedazo de cabron. Me llamo Juanma y voy a ir a por ti cuando menos te lo esperes. Te voy a matar-dije yo apretando el walkie talkie con fuerza.

-Ya lo veremos-contesto Roache

Corte la transmisión y tire el walkie al suelo.

-Vámonos de aquí-dije yo

******************************

Tras finalizar la conversación. Roache maldijo en Francés y tiro el walkie contra la cabeza de uno de los militares. Roache estaba furioso.

Jorge estaba allí y lo había escuchado todo.

-Juanma...¿Que coño pretendes?-se pregunto Jorge

*********************************

La noche había pasado. Había estado conduciendo toda la noche bajo la tormenta. Finalmente al amanecer llegamos a las puertas de la prisión. Nada mas llegar fuimos recibidos por Luci. Esta descendió por la torreta y se acerco a mí.

-Lo traes intacto. Increíble-dijo Luci observando el kuad

Después de eso.Luci miro a Eva y se presento estrechándole la mano. Luego me miro a mí y vio mi expresión.

-¿Ha pasado algo?-pregunto Luci

-Te lo contare. Estuve en el campamento Francés y....-

Me quede callado cuando vi que todos los demás venían a recibirnos. Cuando llegaron pude ver que Iván y David se habían rapado el pelo.

-¿Como ha ido?-pregunto Iván

-Bien....-conteste yo

Eva noto que empezaba a estar incomodo y comenzó a presentarse a los allí presentes. Incluida Lidia.

-Al fin te conozco. Juanma solo habla maravillas de ti-dijo Eva estrechándole la mano a Lidia.

Entonces Vicky apareció de entre la multitud de la mano de Sandra. Al verme se soltó y corrió a abrazarme. Luego abrazo a Eva.

-Te echaba de menos papa-dijo Vicky

-Y yo a ti cariño-conteste yo

Poco después entre dentro de la prisión y acompañe a Lidia a la enfermería. Me asegure de que nos quedáramos a solas.

-Es muy guapa esa chica-dijo Lidia con una sonrisa irónica.

Yo no conteste. Me senté en la camilla y Lidia vio como los ojos se me humedecían y las primeras lágrimas surgían de mis ojos. Al verlo ella se me acerco y me cogió de las manos y luego puso una mano en mi cara.

-¿Que ha pasado? ¿Por que lloras?-

Yo no podía hablar apenas. Mi voz era temblorosa y las manos me temblaban.

-Por dios. ¿Que te pasa? Trata de calmarte-

-Vi morir a Zapico....-conteste yo rompiendo a llorar.

-¿Que?....-pregunto Lidia totalmente desconcertada.

-Lo mataron. Lo cosieron a balazos y yo no pude hacer nada ni por el ni por los demás prisioneros-conteste yo hecho un mar de lagrimas.- La cague Lidia-

-No...No fue tu culpa...-contesto Lidia

-Si lo fue. ¿Que voy a hacer ahora?..¿Como se lo diré a Ana?-pregunte yo

En ese momento escuchamos un ruido en la puerta. Al mirar vimos a Ana de pie. La bandeja que traía se le había caído y cuando yo la mire y rompí a llorar de nuevo. Esta cayó de rodillas al suelo.

-No puede ser...No...No...No...¿Por que? Noooo-decia Ana entre llantos.

Lidia trato de calmarla mientras yo no podía evitar las lágrimas. Ahora no sabia que hacer. Me sentía totalmente culpable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario