Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 2 de julio de 2011

Capitulo 113, Retorno a la prision , part 2

Lidia quito la venda de la pierna de Emilio y observo la herida, después miro a Emilio y le sonrió.

-Dime la verdad. Sonríes porque vas ha poder amputármela-dijo Emilio con una sonrisa.

-Aunque podría ser divertido....en realidad sonrió porque estas prácticamente curado. Podrás caminar como antes-contesto Lidia sin dejar de sonreír.

-Eso me alegra-dijo Emilio incorporándose en la camilla y mirando por la ventana.- Menuda tormenta hay liada ahí fuera. ¿Juanma sigue sin volver?-

-Si. Aun no volvió-contesto Lidia

En ese momento entro Luci cogiendo a Rafa del brazo y Lidia se acerco a ella.

-¿Que le pasa?. Esta empapado-

-Estaba de pie debajo de la lluvia-contesto Luci

Lidia cogió a Rafa del brazo y lo llevo hasta una de las camillas para que se sentara. Al darse la vuelta vio como Luci le hacia una señal para que se le acercara.

-¿Que pasa?-pregunto Lidia

-Salgamos fuera-contesto Luci

Las dos salieron de la enfermería y se quedaron en el pasillo. Fue cuando Luci comenzó a hablar en voz baja.

-Tenemos un problema con Rafa. Lo vi debajo de la lluvia y cuando me acerque a el...¿Sabes que me dijo?-

-¿Que dijo?-pregunto Lidia

-Dijo que dios le habla. Que estaba ahí para permitir la entrada de las huestes divinas o algo así-contesto Luci

Lidia miro a través de la ventanilla de la puerta y se quedo mirando a Rafa. Este estaba sentado en la camilla de espaldas a la puerta.

-¿Huestes divinas?-pregunto Lidia

-Con lo de huestes divinas creo que se refiere a los infectados-contesto Luci

-Pero si esta ciego...¿Como va a encontrar las puertas?-pregunto Lidia

-Mira. Eso no lo se. Pero deberíamos dejarlo en alguna parte vigilado. Por lo pronto....deberíamos comentárselo a los otros-contesto Luci

Las dos se quedaron mirando por la ventanilla y vieron a Emilio mirando a Rafa. Por los movimientos de la cabeza y la mandíbula de Rafa. Era como si estuviera hablando con alguien. En ese momento Emilio miro hacia la puerta y las dos chicas vieron que la cara de Emilio mostraba una mueca de desconcierto.

Luci y Lidia entraron en silencio en la enfermería y escucharon hablar a Rafa. Parecía que hablaba consigo mismo. Fue entonces cuando escucharon unas frases que parecían salidas de la boca de otra persona.

-Si lo haces conseguirás la entrada a las cielos y ver el nuevo mundo a mi lado-

-Dios...no es fácil...no puedo ver. Y ellos me vigilaran-

-Ellos...no tienen nada que hacer. Se niegan a la realidad. Se niegan a perecer. Debes seguir mis ordenes. Yo soy dios-

-Rafa...-dijo Lidia interrumpiendo la conversación.

-¿Si doctora?-pregunto Rafa

-¿Hablabas con alguien?-pregunto Lidia acercándose a el.

-Hablaba con dios. Doctora-contesto Rafa con una sonrisa.

Luci, Lidia y Emilio se quedaron mirándose. Los tres sabían que Rafa no estaba bien y que los demás debían saber lo que estaba pasando. Ya que esas conversaciones con el supuesto dios , eran parte de una locura. Una locura que podía poner en peligro al grupo.

*********************************

Paco salió por el agujero seguido por Zapico. El plan era el siguiente. Paco se acercaría sigilosamente a donde guardaban las armas y montaría follón para atraer a los soldados mientras Zapico liberaba a los prisioneros.

-Quédate aquí. Provocare dos explosiones. En la segunda ya debería tener a la mayoría encima de mi. Sera tu momento-dijo Paco

En ese momento vieron a Matthew asomar por el agujero tratando de seguirles.

-Vuelve adentro Matthew-dijo Zapico

-Los dos nos bastamos para hacer esto. Esperad junto a la puerta hasta que os abramos-dijo Paco acercándose a Matthew.

-La gente aquí quiere salir-contesto Matthew

-¡¡¡Que os esperéis coño!!!-exclamo Paco

Paco comenzó a correr a hurtadillas mientras Zapico guardaba en su posición esperando la señal.

Yo seguía tras la roca junto a Eva observando estupefacto lo que ocurría. Paco y Zapico estaban tramando algo. No sabía que estaban haciendo ni que pretendían. Pero no podía quedarme de brazos cruzados. Trate de salir de mi cobertura, pero Eva me paro.

-¿Que pretendes?-pregunto Eva

-Esos de ahi abajo son mis amigos. Debo ayudarles-conteste yo apartando a Eva

-Revelaras nuestra posición y nos mataran-dijo Eva agarrándome del brazo

-¿Y que quieres que haga?-pregunte yo

-Esperar-contesto Eva preparando uno de los rifles que portábamos en la mochila.

-Espero que eso se te de bien-conteste yo

-Ya sabes que si-dijo Eva

Los dos nos quedamos mirando lo que hacían Paco y Zapico. Por mi parte me estaba preparando para intervenir si fuese necesario.

Paco corría agazapado entre los vehículos de los franceses y llego hasta una tienda de lona. En la entrada había un soldado protegiendo la entrada. Paco tenia que deshacerse de el. Avanzo poco a poco y con un rápido movimiento corrió hacia el y se le lanzo encima. Los dos cayeron dentro de la tienda de lona y Paco le golpeo repetidas veces la cabeza contra el suelo hasta que el soldado dejo de moverse. Probablemente muerto.

Paco comenzó a rebuscar entre las armas y cogió un fusil y tres granadas. Luego se preparo para salir nuevamente.

Zapico seguía oculto en su posición. Vio a varios soldados que andaban cerca de la entrada del campamento. Estos reían y hablaban mientras señalaban a un par de infectados que daban golpes en la puerta. Estos soldados no se estaban percatando de lo que estaba ocurriendo a sus espaldas.

A Zapico le asaltaron dudas. ¿Y si no lo conseguían?. Era evidente que tenían muchas cosas en contra y pocas a favor. Pero aun así tendrían que intentarlo. Deseaba volver con su mujer y su hijo. Tenia que escapar de allí.

Paco salió a hurtadillas de la tienda de lona y logro quedarse detrás de un camión. Entonces escucho la voz de dos franceses y rápidamente se tiro al suelo para deslizarse debajo del camión. Desde debajo podía ver los pies alejarse y deseo que no lo vieran. No creyó que pudieran verlo. Pero en ese momento toda precaución era poca. Paco comenzó a untarse barro por la cara y la ropa pretendiendo así confundirse con el entorno.

Cuando los pies se alejaron se deslizo arrastrándose de debajo del camión y siguió así hasta que encontró una nueva cobertura. Ahora desde esa nueva posición debía correr hasta el campo de trabajo y lanzar la primera granada. Esa alertaría a los soldados. Todos o la gran mayoría correrían instintivamente hacia allí. Quizás solo Roache permaneciera en las tiendas de lona oculto.

Paco comenzó a correr todo lo rápido que podía y llego hasta el campo de trabajo. Nada más llegar cogió la primera granada y le quito la anilla.

La primera explosión se escucho tremendamente fuerte y Zapico vio como todas las tiendas de lona se estremecían y de ellas comenzaban a surgir soldados cargados de armas.

Todos los soldados comenzaron a gritar y Zapico vio como Roache comenzó a hacer señas y a dar gritos mandándolos hacia el lugar de la explosión. Como era de esperar. Roache no salió de la tienda. Se quedo dentro.

-Cabron...-murmuro Zapico

Como una enorme horda. Los soldados emprendieron la carrera hacia el campo y en el momento que desaparecieron de la vista de Zapico. Este escucho la segunda explosión. Era su momento.

No comprendía nada de lo que estaba pasando.

¿Porque Paco había atraído a los soldados a su posición?. Fue entonces cuando vi a Zapico salir de su escondrijo y correr a la puerta del granero. Este la abrió y de dentro comenzaron a salir hombres. Entre ellos pude reconocer a Félix y a Toni.

Algunos de los hombres corrieron hacia la casa central y abrieron la puerta entrando en tropel. Seguidamente vi que comenzaban a salir mujeres.

En ese momento lo vi claro. Habían montado una fuga en masa.

-¡¡¡La hostia!!!-exclamo Eva

-Hay que hacer algo ahora mismo-dije yo mirando a Eva

Eva me miro.- Corre hacia la puerta principal. Te cubro desde aquí.¡¡¡Corre!!!-

Corrí todo lo que pude entre las rocas hasta que llegue a la valla. Mientras escuchaba un tiroteo que venia seguramente de donde Paco había provocado la explosión. También escuchaba los gritos de la gente que llegaba hasta la valla. Algunos trataban de trepar y saltar.

Llegue hasta la valla y algunos de los hombres me vieron y comenzaron a pedir ayuda.

-¡¡¡¡Juanma!!!!-

Era la voz de Toni. Al escucharla mire y lo vi junto a Félix y otro hombre junto a dos chicas. Una pelirroja y otra rubia.

-Voy a sacaros de aquí.¡¡¡¡A la puerta principal!!!!-grite yo

En ese momento vi como un grupo de soldados volvía corriendo hacia la multitud.

Les habían avisado que escapaban seguramente y ahora venían a por ellos. ¿Y que había sido de Paco?

Pude ver a un hombre que salía de una tienda de lona. Sin duda era el que mandaba. Este empuñaba un fusil y comenzó a disparar a la multitud.

En ese mismo momento escuche un disparo y vi como la ropa del jefe se sacudia. Alguien le estaba disparando. Pero no era Eva.

Vi a Zapico surgir de detrás de una tienda y este portaba un arma.

Otro disparo. Este impacto en la pierna del jefazo de los franceses y este cayó al suelo apoyándose con una rodilla.

No había tiempo que perder. Corrí hacia la puerta principal y acabe con los infectados que había delante de esta. Cuando me acerque para abrirla escuche un nuevo disparo. Mire en la dirección que lo escuche y vi caer a Zapico de bruces. Detrás de el vi a un hombre calvo que empuñaba una pistola. Luego se acerco a Zapico y descargo todo el cargador sobre el.

Los ojos se me humedecieron y comencé a golpear la puerta principal y luego descargue una ráfaga sobre la cerradura.

La puerta se abrió de par en par y entre dentro mientras disparaba sobre los militares que veía aparecer. No tardaron en contestar con ráfagas de tiros y yo me oculte detrás de un muro bajo.

-Mierda, mierda, mierda-repetía yo una y otra vez.

El grupo de personas estaban siendo apresadas. Algunos eran abatidos.

Mientras el grupo militar se cernía sobre mí. Mis posibilidades de salir de allí empezaban a disminuir de forma frenética. Fue entonces cuando casi agotando el cargador me asome y vi a Jorge entre los militares. De pronto la cabeza de uno de los militares estallo y supe que se trataba de Eva.

Eva había adoptado una nueva posición y ahora estaba disparando desde una distancia cercana para tener mejor ángulo de tiro y mejor precisión. Me había seguido un poco y ahora se encontraba cerca de la entrada tratando de mientras disparaba y me cubría de mantener sanos y salvos a los presos que trataban de huir y que ahora se encontraban agazapados y a cubierto del tiroteo.

Los militares seguían avanzando y dentro de nada los tendría encima. Mire a Toni y a Félix. Ellos estaban atrapados y en sus caras solo pude ver una expresión. Era como si me dijeran que corriera.

-¡¡¡¡Juanma!!!!, salgamos de aquí. Ahora mismo no podemos hacer nada.¡¡¡Vamos!!!-me grito Eva desde su cobertura

Volví a mirar a mis compañeros. Les suplique disculpas y me puse en pie. Comencé a retroceder mientras disparaba y note como una bala pasaba cerca de mi pierna, casi pude sentirla. Había sido Jorge quien la había disparado. Este me miraba con cara de desconcierto, pero aun así vi como volvía a disparar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario