Bienvenido

NOTA IMPORTANTE

Tras el ultimo capitulo de Necroworld (El 200). Este blog permanecerá abierto hasta un nuevo aviso. Cuando este aviso suceda, este blog publicará una entrada nueva donde aparecerá la nueva dirección al nuevo blog (Intentaré que os redireccione) Pasado un tiempo, este blog desaparecerá.
Ya podeis entrar en el siguiente blog, la historia se muda ahi.
juanmanuel-sagazombis.blogspot.com.es

Seguidores

sábado, 18 de junio de 2011

Capitulo 111, La prision , part 2

Llegamos a una entrada que enseguida reconocimos como la entrada por donde entran los autobuses cargados de nuevos reclusos.La puerta estaba cerrada y lo que podiamos ver del interior tras las vallas de seguridad era un patio vacio. Sin infectados.
En ese mismo momento vimos tres siluetas que avanzaban hacia nosotros y cuando estuvieron al otro lado de la puerta vimos que llevaban ropas de preso.
Eran tres hombres, uno tenía el pelo casi canoso y era el más mayor, los otros dos eran más jóvenes de entre veinticinco y treinta años. El mas mayor fue el que comenzo a hablar con una voz serena.
-Buenas.....¿Que les trae por aquí?-
-Vinimos aquí con la intención de refugiarnos-conteste yo dando unos pasos al frente.
-¿Eres el líder de tu grupo?, ¿No eres un poco joven para eso?-pregunto el hombre.
-¿Que te hace pensar que esto es un buen refugio?-pregunto uno de los jóvenes.
-Los muros y las alambradas construidas para que nadie salga. En este caso para que nadie entre. Es el mejor refugio que podemos encontrar-dijo Iván situándose a mi lado.
-Sois un grupo bastante grande-dijo el hombre recorriéndonos con la mirada.
Narciso y Cesar también se adelantaron y se pusieron junto a Iván y junto a mí.
-No tenemos intención de tener un enfrentamiento con vosotros ni nada parecido. Solo buscamos un sitio donde quedarnos y empezar una nueva vida, eso es todo-dijo Narciso
El hombre miro a sus dos compañeros y luego se llevó la mano al bolsillo , de el saco un manojo de llaves y comenzo a abrir los cerrojos de la puerta. Cuando la puerta estuvo abierta nos invitó a pasar. No pude evitar mirarlos con cierta desconfianza, aquello era una cárcel y ellos seguramente eran presos, sus ropas los identificaban como tales.
Todos los vehiculos y nosotros comenzamos a pasar y el hombre más mayor se presentó como German. Los otros dos eran Gálvez y Cuchillo. Cuchillo no quiso revelar su nombre y nos dijo que lo llamáramos Cuchillo. Nosotros nos presentamos como era debido y luego aparcamos los vehiculos en una parte del patio frente a un edificio.
Pude echar un rápido vistazo al entorno. Teníamos a nuestro lado una valla que nos separaba de otro patio con dos edificios. En el patio donde estabamos nosotros habia dos edificios , detrás de nosotros habían dos canchas, una de baloncesto y otro de futbol, junto a ellas habia un pequeño gimnasio al aire libre y al lado tras unas vallas habia un cobertizo al que German se refirió como la sala del generador. También vimos lo que era la entrada principal. Cuatro torretas rodeaban el complejo en cuatro puntos. La vigilancia era total.
-¡¡¡Papa!!!,¡¡¡Que sitio más grande!!!-exclamo Vicky mientras me cogía de la mano.
-¿Verdad?, aquí tienes que hacerme caso. No te alejes de mi ni un solo momento, tampoco te alejes de nadie del grupo.
-Vale- contesto Vicky
Todos fuimos conducidos al interior del edificio que teníamos enfrente. Aunque no lo mostrábamos, todos íbamos preparados por si habia alguien para tendernos una emboscada en el interior. Pero no fue asi. Esos tres hombres estaban solos.
-Estos son los bloques de los presos de grado menor. Es aquí donde solemos dormir, tenemos también la enfermería, baños y la sala de guardas. La sala de guardas es la leche. Allí tenemos juegos de mesa como el domino y el poker.Tambien hay televisión y DVD-explico German.
-¿Y la cocina y el comedor?-pregunto Lidia
-Está en el otro edificio en este mismo patio-contesto Cuchillo.
-En ese otro edificio también hay una capilla donde el cura venia los domingos a dar la misa.El otro edificio es la entrada principal con el despacho del alcaide , los dormitorios de los guardas y la centralita. Pero la radio esta escoñada- añadió Gálvez
-¿Y qué hay del otro patio y aquellos dos edificios?-pregunto Cristina.
-Aquellos son el pabellón de los presos de alto grado de peligrosidad y el otro es psiquiatría-contesto German.
-¿No hay más presos?-pregunte yo
-Solo estamos cuatro. Nosotros tres y Marcelo....pero está en el gimnasio que hay al lado de las canchas-contesto Cuchillo
De repente Iván se paró y me agarro por el hombro.
-Disculpa que te haga bajarte de la nube en estos aparentemente felices momentos. Pero estas pasando una cosa por alto. Esto es una cárcel y estos tíos son presos. ¿Te parece una compañía de confianza?-pregunto Iván
German habia escuchado a Iván y se detuvo en seco, acto seguido se dio media vuelta y se plantó ante nosotros dos.
-No podría estar más de acuerdo. Tienes razón muchacho. Empezare por decir que estoy aquí por asesinato al igual que Cuchillo y Gálvez .Yo llevo veinte años en la cárcel y ellos menos tiempo. Pero ya pagamos nuestra deuda con la sociedad y nos arrepentimos profundamente de lo que hicimos en su momento. Jamás volvería a matar. Nosotros tres estamos completamente rehabilitados-contesto German
-Vale ,perfecta confesión. Pero no esperes que de la noche a la mañana me ponga a confiar en ti. ¿Y el cuarto?...Ese tal Marcelo. ¿Porque esta aquí?-pregunto Iván
-Violación.....-susurro una voz desde la puerta por la que habíamos entrado.
Todos nos volvimos hacia el origen de la voz y vimos a un hombre de unos treinta años que entraba detrás de nosotros.
-Pero no temáis..., ya dieron buena cuenta de mi con la castración química y alguna que otra paliza y sodomizacion en las duchas. Os aseguro que me quitaron las ganas de violar a nadie más-dijo Marcelo
-Me niego a dormir sabiendo que esta escoria anda suelta-dijo Iván mirándome y señalando a Marcelo.
-Si queréis para más seguridad podéis encerrarme en una celda. Total. Llevaba dieciséis años tras esos barrotes. Ya me habia acostumbrado. Luego el mundo se fue a la mierda y volví a corretear cual pajarillo en libertad. Trate de marcharme de aquí , pero vi que los barrotes que impedían que escapase , ahora servirían para impedir que esas cosas entraran-dijo Marcelo
Ante nosotros habia cuatro hombres que habían sido presos y tanto yo como muchos de mis compañeros comenzábamos a plantearnos si podríamos fiarnos de su palabra. Donde decían que se arrepentían. O por lo contrario mantenerles vigilados.
*****************************************
Álvaro habia llegado a Alcoy y desde su posición podía ver la cárcel. Habia visto adentrarse los vehiculos del grupo.
Alrededor de la cárcel solo se podían ver dos infectados como mucho, ya que el terreno dificultaba en avance de estos. Aunque estos rodearan la cárcel, los altos muros y las alambradas del interior constituían una fuerte defensa contra ellos.
Los infectados eran demasiado estúpidos y no sabían ni trepar ni trazar planes de asedio.
Álvaro volvió al interior del vehículo y comenzo a conducir en dirección a una arboleda. Allí acamparía a la espera de una oportunidad de colarse dentro. Durante el trayecto habia pensado en entrar allí cargándose a quien hiciera falta y sacar de allí a rastras a Felicia. Al fin y al cabo era su novia y le pertenecía a él.
Una vez en la arboleda aparco el vehículo y lo oculto con ramas, luego comprobó la zona y vio que al igual que los alrededores de la cárcel, los infectados no se acercaban por allí.
Álvaro sabía que tendría que mantenerse oculto si no quería que lo volvieran a atrapar. Tenía que esperar a una oportunidad.
***********************************************
Cuando Cesar y yo sacamos a Philip del furgón le quitamos la venda y los rayos del sol lo cegaron por unos segundos. Cuando pudo ver con claridad vio que avanzábamos por unas canchas en dirección a un edificio.
-Asi que una cárcel. ¿Eh?. Sabía que algún día daría con mis huesos en una celda-dijo Philip con cierta ironía.
Entramos en el edificio y conducimos a Philip al interior de una celda donde le quitamos la ropa que llevaba y le obligamos a ponerse ropa de preso. Luego cerramos la puerta y allí lo dejamos en silencio tumbado en la litera.
Después de encerrar a Philip acudimos a que los cuatro presos acabaran de enseñarnos las instalaciones mientras las chicas se acomodaban en la sala de guardas. Emilio se quedó también en la sala acompañado por Rafa. La pierna de Emilio aún no se habia curado del todo.
Los cuatro presos nos llevaron hasta el edificio principal para mostrarnos que efectivamente la radio no funcionaba nada.
-Como veis no furula. Algún idiota se la cargo el día que todo se fue a la mierda-dijo Gálvez
Héctor se acercó y se sentó delante de la radio y comenzo a echarle un vistazo.
-Creo que podría arreglarla. Pero necesitaría herramientas-
-Yo llevo una caja de herramientas en el autobús. Son las mías. Las que usaba para la instalación eléctrica. Por cierto. Quiero echarle un vistazo a la de aquí si es posible-dijo Eloy situándose al lado de Héctor.
-Pero no vamos a transmitir. Ya sabes lo que hay ahí fuera-dijo Cesar mirando a Héctor
-Si te refieres a los Franceses no temas. Podríamos coger su frecuencia y saber cuáles serán sus movimientos. Eso si es que tienen radio. Podríamos captar muchas frecuencias en varios kilómetros a la redonda y saber si hay cerca saqueadores. No sé. Creo que podría ser un buen avance y defensa en caso de que quieran atacarnos-dijo Héctor
-Juraría que no hay ningún otro grupo cerca. Vosotros confirmasteis mi teoría cuando llegasteis. Este lugar es un reclamo para grupos. Es la defensa perfecta-dijo German alzando los brazos y trazando un circulo
-¿Nadie más salvo nosotros vino por aquí?-pregunte yo
-Absolutamente nadie-contesto Cuchillo
-Claro...y si a venido alguien y os lo cargasteis nos lo vais a decir tan alegremente ¿ no?, decid lo que os dé la gana . Yo no me fiare de vosotros-dijo Iván que seguía en sus trece.
-Oh si, discúlpame por mentir. Lo cierto es que vinieron alrededor de dos mil tíos armados. Pero Gálvez y yo nos los cargamos a todos. Pero...¿ sabes cómo lo logramos?...porque yo soy Hulk y Gálvez es la cosa-contesto Cuchillo con ironía
-No te pases de listo-contesto Iván
-Sigue enseñándonos el lugar-pedí yo a German
-Vamos, ahora os enseñare los edificios de psiquiatría y de los presos peligrosos donde estabamos nosotros-dijo German con una sonrisa.
Todos salimos al exterior y comencé a pensar que esos hombres podrían habernos dicho la verdad y que ya no eran un peligro para nosotros. De todos modos no pensaba relajarme. Mi confianza ya habia sido traicionada antes y ahora ya no era tan confiado

No hay comentarios:

Publicar un comentario